Fibromialgia. Podemos tener otras enfermedades sin relación con la condición

¿Por qué no debemos dejar de hacer caso a los nuevos síntomas?. ¿Cuántas veces te has sentido mal y asumiste que es un nuevo síntoma de fibromialgia?. ¿Cuántas veces has ignorado las señales potencialmente graves de tu cuerpo llamando la atención respecto a que algo está mal, presumiendo que el médico te va a enviar a casa afirmando que está relacionado a tu dolor crónico?. 

Si sufres de fibromialgia, tal vez te parezca que la lista de síntomas se va alargando poco a poco. Sientes un nuevo dolor, buscas en internet y probablemente te aparezca entre los motivos posibles del mismo la palabra: fibromialgia. Lees rápidamente y continúas con tu vida, convencido de que ‘este dolor’ también está relacionado a la condición. Has terminado auto diagnosticándote respecto a un dolor cuyo motivo puede ser otra enfermedad, tal vez grave.

El peligro de decir: ‘probablemente es mi Fibromialgia’

Hay oportunidades en que nos confiamos en que, por ejemplo, un dolor muy fuerte en el pecho es uno de los síntomas de la fibromialgia, buscamos información al respecto, encontramos que sí ocurre en la condición, y resulta ser cierto porque se va calmando y volvemos a estar normal. Pero, ¿y si no fuera así? Podría ser un problema cardíaco, una neumonía (no siempre presenta fiebre), algún problema en los pulmones, etc…

¿Cuántas veces descartamos síntomas que no están vinculados a nuestro dolor crónico?

Puede que no sea algo grave, pero puede ser algo que se debe tratar rápidamente, o de una manera diferente.

Sea objetivo

Cuando usted nota un dolor que es nuevo o poco común, sea imparcial, pregúntese:

¿Qué tiene este malestar o dolor que lo hace diferente a mis síntomas normales? No es fácil porque los síntomas de la fibromialgia van variando, pero nosotros conocemos nuestro cuerpo y podemos notar si realmente es parte de nuestra condición o es un síntoma que no habíamos tenido anteriormente.

Volver a los viejos tiempos

Antes de que usted fuera diagnosticado con fibromialgia, ¿qué hacía cuando no se sentía bien? Vuelva a esos días y trate de reaccionar de la misma manera.  

No todo es Fibromialgia

Cuando vayamos al médico de familia (o como se lo llame en su zona), expliquémosle el síntoma que tenemos, de qué manera lo sentimos, etc., no nombremos la fibromialgia como una posibilidad. Dejemos que el médico nos revise y en base a lo que note nos de su diagnóstico o quizás un posible diagnóstico, órdenes para análisis o algún otro estudio para corroborar el diagnóstico primario, y luego el tratamiento adecuado.
 

Hablar acerca de sus síntomas

Hablando de su dolor a otras personas puede lograr conseguir una solución. Por ejemplo, si un familiar le pregunta cómo se siente y usted responde: ‘Estoy bien pero me duele la espalda’. Cuando la ve sentada frente a la PC, observa que se sienta en una posición incorrecta, incómoda y que el monitor está demasiado bajo respecto a sus ojos. Y es verdad. Ubica el monitor a la altura correcta, se sienta con la espalda bien apoyada en el respaldo de la silla y al rato ¡el dolor no está!

Mire otras enfermedades comunes

Es normal que los pacientes de fibromialgia sufran de otras condiciones al igual que el común de las personas. Puede tener fibromialgia y síndrome de intestino irritable, o diabetes, insomnio, arritmia cardíaca, hipertensión, hernias discales, etc., etc. Muy probable que casi siempre haya un diagnóstico independiente de la fibromialgia sobre estos otros síntomas o condiciones.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario