Los cambios emocionales de la Fibromialgia, ¡3 sugerencias útiles para superarlos!

Algunas cosas que pueden ser útiles:

1. No seas demasiado duro contigo mismo

¿Te ha pasado que hay ciertos temas que te generan enojo, envidia, culpa o tristeza? O, a diferencia de amigos o seres queridos, ¿te molestan o incomodan ciertos temas más que otros?. Para algunos es el dinero, para otros son las relaciones amorosas, para otros son las noticias de matrimonios y así sucesivamente.


Muchas veces, estos sentimientos de enojo, tristeza o envidia, nos generan un sentimiento de vergüenza. Nos avergüenza admitir que nos sentimos enojadas cuando vemos a un compañero de trabajo recibir una promoción. O cuando vemos que nuestra mejor amiga se va de viaje por la tercera vez este año.

Sea cual sea el ‘tema’ que te genera estas emociones displacenteras, es importante poner la vergüenza a un lado y empezar a entender qué nos remueve tanto sobre alguna temática en particular. Si nos permitimos plantearnos esta pregunta, podemos empezar a entender cuáles son nuestros desencadenantes emocionales. 

2. Evitar desencadenantes emocionales

A veces podemos controlar las situaciones a las que nos exponemos y a veces no. Pero, lo importante de este tipo de información es que: nos advierte sobre nuestra propia salud mental y nos ayuda a estar más conscientes. Cuando somos más conscientes, podemos empezar a tomar responsabilidad de nuestras emociones y, a la vez, dejar de reaccionar con las demás personas.

Es difícil cuando alguien nos habla de un tema que resulta ser un desencadenante emocional. Nos cuesta distanciarnos de nuestras emociones y pensar de manera clara. Pero, es importante que al conocer nuestros desencadenantes, aprendamos a ser más pacientes con quienes nos rodean.

La frase ‘cada persona es un mundo’ es la que mejor aplica a estas situaciones. Así como nosotros no sabemos por qué tipo de crisis están pasando las demás personas, así mismo las demás personas no tienen idea de nuestras luchas. Así que, con estos conocidos seamos más pacientes. Y ¿con las personas allegadas a nosotros? Aprendamos a confiar y apoyarnos en ellas. Compartamos la carga de nuestros desencadenantes emocionales.

3. Explicar la situación a los amigos y la familia 

Incluso si todo el mundo no entiende completamente lo que está pasando, hablando con ellos puede ayudarles a ser un poco más pacientes con usted.  También puede ayudar a evitar sentimientos heridos, si usted está experimentando una falta de emociones frente a una situación que es importante emocionalmente para ellos. Me gustaría poder decir que hay una solución fácil para la montaña rusa emocional en la que estamos los enfermos de fibromialgia.  Pero como con muchos otros aspectos de esta enfermedad, simplemente tenemos que aprender a lidiar con ello, lo mejor que podamos.

Puede que no sea un camino fácil, pero hemos sobrevivido a cosas mucho peores.

Párr. de: Mariana Plata

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario