7 dificultades diarias de los adultos jóvenes con dolor crónico/Fibromialgia

Los adultos jóvenes con dolor crónico tienen varias cargas adicionales, sobre todo cuando su enfermedad es invisible.

Nos centraremos en los adultos jóvenes pero algunos puntos aplican a personas de cualquier edad.

1. Los jóvenes son tratados como si fuera imposible que su problema de salud que sea crónico.  

El común de las personas simplemente no creen que una persona joven pueda sufrir de una condición de salud crónica. Este tipo de actitud es muy contraproducente para la salud mental de la persona enferma.

Llegan a pensar: ¿realmente estoy enfermo, mi dolor es real?

Este cuestionamiento puede conducir a la auto-recriminación y puede erosionar seriamente la autoestima de una persona joven. Hay jóvenes que han sido desafiados abiertamente cuando se estacionan en un lugar para discapacitados, a pesar de que tienen el cartel o etiqueta requerida. Nadie es demasiado joven para sufrir de una discapacidad invisible y todo el mundo debería dar a los demás el beneficio de la duda.  

2. A los jóvenes se les dice en repetidas ocasiones:

Eres demasiado joven para tener dolor. Este es uno de los comentarios más frustrantes y dañinos que escuchan los jóvenes. Debemos crear conciencia sobre el hecho de que el dolor crónico y las enfermedades crónicas pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad. Nunca permitas que su insensibilidad haga que te cuestionas a ti mismo. El problema radica en su ignorancia sobre las enfermedades crónicas. En cuanto a los amigos y la familia que te cuestionan tu problema de salud, debes tratar de educarlos. No todos van a ser receptivos. Cuando nos convertimos en enfermos crónicos, la gran mayoría de los que llamábamos amigos simplemente desaparecen, solo quedan los ‘verdaderos amigos’. ¡A estos amigos debemos atesorarlos!

3. Los jóvenes se preocupan de que nunca encontrarán pareja.

Vivir con una condición médica imprevisible hace que sea difícil de sostener amistades, se hace complejo comenzar una relación romántica. Esta es una preocupación para los jóvenes con enfermedades crónicas. Muchas posibles relaciones no llegan más allá de la primera cita. Puede suceder que una persona paciente y comprensiva entre en la vida de un adulto joven con una enfermedad crónica. Ambos pueden llegar a una relación tan estrecha que finalmente no les importe que uno de ellos tenga una enfermedad crónica.  

4. Los jóvenes a menudo no pueden completar su educación.

La universidad es la perspectiva de un mucho mejor empleo. Pero con una enfermedad  crónica los jóvenes a veces se ven obligados a abandonarla y tienen que pensar en otras alternativas cuando se trata de su educación. Están luchando con su enfermedad así que todo puede ser más difícil. Quizás la Oficina de Servicios de Discapacidad pueden ayudar con ideas y soluciones creativas, como un programa extendido o tomar clases online.  

5. Ven a otros de su edad participar en actividades que están fuera de su alcance. Una persona con espondilitis anquilosante dice, mis padres a esta edad todavía estaban de fiesta y bebiendo cerveza. Nací cuando mi padre tenía mi edad. Muchos jóvenes hablan de su estilo de vida anterior, deportista, jugaban al futbol, eran muy activos. Por ello están frustrados y a veces muy enojados. Siempre están tristes. Tienden a culparse por su incapacidad.  

6. Pueden ser estigmatizados por otros.

En los colegios los niños tienden a discriminar al que tiene algún problema que lo hace diferente. Ciertamente no encuentran manera de encajar. Son estigmatizados.

7. Los jóvenes están agobiados por las preocupaciones sobre el futuro.

Por supuesto, todas las personas se preocupan por el futuro.  Pero los jóvenes con enfermedades crónicas tienen un futuro de preocupaciones relacionadas con la salud. Y sus pensamientos son: ¿qué pasará con mi salud en los próximos años?. ¿Mi condición empeorará?. ¿Voy a estar cada vez más restringido?. ¿Podré mantenerme a mí mismo?. ¿Podré ser independiente?.

La enfermedad crónica es una carga más para los jóvenes. Por ello es primordial hablarlo con los amigos, los médicos y la familia. Cuanto más apoyo tengan, mejor equipados estarán para planificar el futuro.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario