5 cosas que agravan los síntomas de la Fibromialgia

Las personas con enfermedades crónicas como diabetes, alergias alimentarias y fibromialgia deben mentalizarse respecto a que ‘hay que portarse bien’.

Exploremos algunas de las cosas que son una amenaza para la salud y el mantenimiento óptimo de la misma en la fibromialgia.

Hábitos que podrían desencadenar síntomas de la fibromialgia e inclusive un episodio agudo:

1. Glutamato monosódico

El glutamato monosódico es un potenciador del sabor que se encuentra dentro de los productos procesados, como algunos embutidos, golosinas, repostería y pastelería industrial, papas fritas, sopa instantánea, aceitunas o incluso en las golosinas infantiles.
Este aditivo alimentario daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, algunas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial. El hecho de que los niveles deglutamato en la sangre sean más altos, contribuye a malestares físicos.

Un estudio demostró que los pacientes con fibromialgia presentan una mayor concentración de glutamato en el cerebro, que afecta el sistema nocioceptivo encargado de recibir la sensación de dolor y áreas responsables del procesamiento emocional, como la amígdala.  

Cuando vaya al supermercado revise las etiquetas en busca de glutamato monosódico y otros aditivos.

Esté atento a estos ingredientes en las etiquetas de los alimentos:

Ácido glutámico (E 620),  Glutamato (E 620), Extracto de levadura, Cualquier cosa hidrolizada, Caseinato, Gelatina.  

2. Cambios en el clima

Muchos pacientes de fibromialgia informan que notan reacciones extremas a los cambios climáticos, temperatura, humedad, baja o demasiado alta presión barométrica, clima lluvioso. También el clima frío causa que sintamos mucho más dolor. Las personas con fibromialgia parecen tener problemas con la homeostasis (Estado de equilibrio entre todos los sistemas del cuerpo que el mismo necesita para sobrevivir y funcionar correctamente), lo que impide al cuerpo regular la temperatura de forma adecuada.

Los fenómenos meteorológicos más comunes asociados con los brotes de la fibromialgia son los extremos de temperatura (demasiado calor o demasiado frío), cambios en la presión barométrica y cambios en el clima por ejemplo tormentas o clima lluvioso y húmedo.

Tome las precauciones necesarias para evitar o compensar estos factores desencadenantes. En condiciones de mucho calor, manténgase bien hidratado, en un lugar fresco, a la sombra, etc. Con clima frío use ropa en capas. 

3. Exceso de esfuerzo

Nos resulta difícil comprender que nuestro ‘valor como persona’ no está relacionado con el nivel de productividad. Tenemos que aprender a mantener el ritmo y a priorizar. Además, cuando estamos pasando un ‘buen día’, pensamos que tenemos que hacer todo lo posible, mientras nos sentimos bien y con energía, desgraciadamente no nos lleva mucho tiempo descubrir que hacerlo puede llevarnos a un episodio agudo. Puede que no suceda al día siguiente, pero finalmente el dolor llegará y pasaremos mucho tiempo recuperándonos. 
Debemos disciplinarnos para aprender a ‘portarnos bien’, respecto a los límites que colocaremos para nosotros mismos para así lograr tener una buena vida.  

4. El azúcar

Comer demasiados carbohidratos con altos contenidos de almidón o azucarados puede llevar a un aumento de peso. También evita que consuma suficiente grasa y proteínas. Cuando una persona padece depresión, ataque de pánico o algún tipo de psicosis, muchas veces se puede comprobar que en su dieta hay una gran cantidad de azúcar refinada.

Limitar los carbohidratos drásticamente puede causar cetosis. Que se produce cuando el cuerpo utiliza la grasa para producir energía debido a que los alimentos no aportan suficientes carbohidratos para que el organismo pueda generar la energía que requiere.

Nuestro cuerpo absorbe rápidamente los azúcares, aumentando bruscamente la glucosa en sangre y liberando insulina en grandes cantidades, lo que estimula el almacenamiento de grasas. Esto, además favorece la hipertensión.

El azúcar se asocia también a los factores de riesgo para la aparición de enfermedades cardiovasculares. Incrementa la síntesis de grasa en el hígado que, de mantenerse puede desembocar en hígado graso.

El exceso de azúcar puede producir daño en los vasos sanguíneos, con más frecuencia en los ojos, corazón, nervios, pies y riñones.

También puede provocar una serie de eventos en nuestro cerebro que provocan antojos, pérdida de control y una mayor tolerancia al azúcar.  

5. El exceso de cafeína

Dada la lucha que muchos enfrentan con la fatiga y el agotamiento, la cafeína es siempre la respuesta para obtener una inyección rápida de energía. La cafeína es un alcaloide estimulante del sistema nervioso central, activa los receptores de dopamina, lo cual que hace que nos sintamos más enérgicos y alerta, alivia la fatiga y la somnolencia.

Demasiada cafeína puede producir los efectos opuestos en nuestros cuerpos, robando el sueño y eliminando la energía al final del día. La cafeína puede retrasar el sueño hasta 40 minutos más de lo normal ya que es psicoactiva y más cuando se consume por la tarde-noche, lo recomendable es beber café a la mañana y hasta las 17 hs.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario