Carta abierta a quienes nos rodean. Sepan que seguimos siendo nosotros a pesar de la Fibromialgia

No saber qué decir o qué hacer cuando tu amigo o un miembro de la familia tiene una enfermedad crónica que no es curable, es algo muy difícil. Pero, todavía los queremos con nosotros. Los necesitamos para seguir formando parte  de SU vida, realmente nos beneficia cuando podemos ayudar y acompañar. ¿Por lo tanto, podemos decirles lo que realmente nos ayudaría cuando lo necesitamos?

Cosas simples.

Pasar 30 minutos con nosotros conversando con una taza de café, té o mate. Hablarnos una vez a la semana sólo para ponernos al día. Enviarnos una tarjeta, o un libro que piensen que podríamos disfrutar. Oren por nosotros. Traernos una comida o unas galletitas recién hechas. De verdad: son cosas simples.

Por favor, no se olviden de nosotros, y no se queden fuera de nuestras vidas.

El dolor es una situación complicada y es más doloroso cuanto más solitarios estamos. ¡Es muy difícil sentirse aislados socialmente!

Cuando nos invitan a algún lugar o nos incluyen en sus planes, tal vez tengamos que cancelar a último momento. No lo tomen como algo personal, sólo significa que nuestros niveles de energía o el dolor que sentimos no nos permiten continuar con lo planeado. Igualmente por favor no se ofendan si tenemos que retirarnos antes, quizás por algún dolor o una migraña.

Seguimos siendo ‘nosotros’ 

Pídanos que les recomendemos un buen libro o página web que puedan leer, para entender mejor nuestra enfermedad. Hemos tenido que hacerlo nosotros para poder lograr comprender mejor esta condición. Estaremos encantados de responder cualquier  pregunta que tengan al respecto.

Estén dispuestos a ser flexibles cuando vienen a visitarme. Podemos estar en el sofá o en la cama, pero igualmente disfrutaremos de su compañía. A pesar de que tener gente en nuestra casa nos deja agotados durante varias horas, realmente vale la pena!

Evidencien un interés real.  

Pregunten por nuestro día, cómo hacemos frente a los síntomas. Sean positivos en sus comentarios o preguntas. Consúltenos sobre cómo se nos pueden ayudar. Muéstrenos que están disponibles por si alguna vez necesitamos hablar, ya que escuchar es un don tan precioso para ofrecer.

Para quienes tenemos niños pequeños, ofrecernos llevarlos con ustedes durante unas horas para que podamos tomar un baño relajante o simplemente descansar.  

Recuerden que somos más que nuestra enfermedad.  

Nos gusta hablar de todo tipo de cosas no relacionadas con nuestra condición, los libros que estamos leyendo, programas de televisión, deportes, eventos actuales, nuestros hijos, el trabajo y así sucesivamente.

Ustedes son una parte muy valiosa de nuestra vida y realmente tenemos el deseo de mantener estas relaciones  con nuestros amigos, que son tan importantes para nosotros.  

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario