Descubre cómo lograr estar cómodo a pesar de la Fibromialgia

Lo que la mayoría de la gente siente como una leve incomodidad, a nosotros nos resulta muy molesto. Hay muy poco que podamos hacer, desafortunadamente la fibromialgia es un gran amplificador que exagera todo, especialmente el dolor. Por ese motivo siempre trataremos de poner nuestra comodidad en primer lugar.

Mucha de la ropa tiene algo que nos molesta. Lo más molesto de la mayoría de la ropa son sus etiquetas. Antes de usar cualquier prenda nueva, descosemos con cuidado todas las etiquetas. Incluso la pieza más pequeña que quede (especialmente en la parte posterior del cuello), nos hará cosquillas y picará con cada uso hasta que finalmente no la volveremos a usar.     

El dilema del sujetador (brasier, corpiño). 

Realmente odiamos el malestar que provoca esa banda elástica en el centro del tórax.

Por más que agreguemos extensores en la parte de atrás (se compran en mercerías), igual parece que les faltara elasticidad. Tal vez el problema sea que no compramos el talle de sostén adecuado para nuestro cuerpo. 

Un consejo, lee aquí: ‘Cuál es tu talla de sostén adecuada’ (copia y pega en Google).

El calzado: 

Los zapatos bonitos, con tacón son solo un recuerdo agradable del pasado. Actualmente si no se sienten cómodos como zapatillas deportivas no los podemos usar. ¡Cansan y duelen!. Podemos encontrar zapatos que se sienten como zapatillas, ¡por suerte hay cada vez más variedad!.

También nos resulta muy difícil usar lentes de contacto.

Con los ojos secos e irritados casi constantemente es una idea realmente imposible. También, si debemos usar anteojos todo el tiempo, se complica por las marcas molestas, dolorosas y que pican que dejan sobre y a los lados de la nariz, realmente son un castigo, pero cuando no vemos sin ellos no nos queda otra alternativa que usarlos.

Aquí está la peor parte para algunos: 

Incluso si alguien inventara un medicamento totalmente efectivo para disminuir la sensibilidad al dolor, probablemente muchos no podríamos tomarlo. Hay organismos que no toleran la mayoría de los medicamentos, especialmente los analgésicos. Los efectos secundarios son algo que algunos cuerpos no aceptan. Hasta que la investigación médica encuentre una cura para la fibromialgia, debemos resignarnos a tener siempre algún grado de dolor. Trataremos de utilizar las terapias alternativas para manejar el dolor y así generalmente podremos mantenerlo a un nivel tolerable.
Lo que no haremos, en lo posible, es agregarle malestar a nuestro dolor con ropa interior o exterior u otros elementos que resulten incómodos o molestos.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario