Fibromialgia, ¿Por qué motivo sientes estos malestares?

La Vulvodinia es el dolor crónico de la vulva (la porción externa de los genitales femeninos). Puede manifestarse como ardor, irritación o cualquier combinación de dolor, puede ocasionar fuertes molestias al hacer ejercicio, tener relaciones sexuales e incluso al sentarse.  El dolor puede variar de moderado a intenso, general o localizado y espontáneo o por contacto.

La Fibromialgia, por su parte, es una enfermedad crónica que ocasiona dolor corporal constante y generalizado, fatiga, trastornos del sueño, entre otros problemas más. Estas condiciones casi siempre mal diagnosticadas, e inclusive se cree que pueden estar relacionadas.

Un estudio publicado en la revista Obstetrics & Gynecology reveló que las mujeres que sufren Vulvodinia tienen de 2 a 3 veces más riesgo de desarrollar también otras condiciones de dolor crónico, como:    

• Síndrome de colon irritable,

• cistitis intersticial y 

• Fibromialgia.

También se cree que las mujeres con dolor vulvar pueden llegar a tener el síndrome de intestino irritable asociado también con la fibromialgia. Se calcula que hasta el 11% de las mujeres que tienen fibromialgia también sufren vulvodinia. Si bien la Vulvodinia es común en la Fibromialgia, cabe resaltar que no es un síntoma, sino una condición independiente que debe ser diagnosticada y tratada por su cuenta en

Ginecología.

Al igual que ocurre en la Fibromialgia, el dolor y molestias de la Vulvodinia no provienen de ninguna fuente obvia: Los tejidos se ven saludables, no hay infección y no hay daños que sean culpables, sin embargo eso no significa que el dolor no sea real. Los expertos no saben al cien por ciento las causas de la Fibromialgia y se tiene incertidumbre sobre las causas de la Vulvodinia, algunos médicos piensan que el dolor vulvar es una manifestación de la fibromialgia.

Los investigadores no saben exactamente por qué la Vulvodinia es común en la Fibromialgia, sin embargo una teoría prominente es que ambas comparten un mecanismo que se encuentra escondido, es decir es algo que no es apreciable de manera evidente, y puede ser común entre ambas: la parte neurológica de sensibilización central. En la sensibilización central el sistema nervioso (cerebro y médula espinal) se vuelven hipersensibles a los estímulos desagradables.

Esto puede incluir la presión atmosférica, ruido, olores y sustancias químicas y a veces la piel también se ve implicada. Un estudio realizado acerca de las condiciones de la Vulvodinia, mostró que los sentimientos de falta de capacidad o aptitud, eran peores en las mujeres que también sufrían de Fibromialgia.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario