¿Qué podemos hacer para mantener nuestro cerebro sano?. Sugerencias alimentarias

Es importante que el cerebro tenga glucosa, porque es el combustible esencial para que ese órgano vital pueda trabajar de forma adecuada.

La mejor glucosa es la que obtenemos de una alimentación equilibrada y del propio organismo humano mediante diversos procesos.

Muchas personas tienen hipoglucemia y desconocen que su nivel de azúcar en la sangre está bajo. Sin tratamiento inmediato puedes desmayarte, experimentar una convulsión o incluso entrar en coma.

La glucosa es el azúcar principal que se encuentra en su sangre. Esta proviene de los alimentos que consumimos y es su principal fuente de energía. La sangre lleva la glucosa a todas las células del cuerpo para ser usada como energía.

El azúcar, las pastas y las gaseosas son alimentos negativos para el órgano más importante del cuerpo humano, ya que se asimilan rápidamente y esto no es bueno para el cerebro. En cambio, la glucosa de absorción lenta libera la energía gradualmente favoreciendo al organismo.

El pan y arroz integrales y las lentejas son algunos de los ejemplos más comunes de glucosa de absorción lenta.
La principal fuente de energía qdel cerebro es la glucosa que proviene de comer como cereales, legumbres, frutas, vegetalesproductos lácteos. Además necesita otros nutrientes esenciales: vitaminas, minerales, ácidos grasos, proteínas.

Productos que ayudan a fortalecer el cerebro y que deben ser indicados por su médico:  Nueces. Ginkgo biloba. Centella asiática. Polen. Romero. Menta. Maca.

¿Cómo mantener un cerebro sano?
Consumir una dieta saludable. Mantenerse en el peso correcto. Practicar actividad física. Mantenerse activo socialmente y en la parte cognitiva. Abandonar hábitos perjudiciales como el cigarrillo, el consumo excesivo de alcohol, entre otros.

La alimentación no debe modificarse de un día para el otro. Los cambios repentinos terminan generando nerviosismo, malestar y trastornos negativos en el cuerpo.

¿Qué podemos hacer?

  1. Sigue una dieta mediterránea.
  2. Controla la hipertensión.
  3. Abandona el tabaco.
  4. Vigila la obesidad, el colesterol y la diabetes.
  5. Haz ejercicio moderado todos los días.
  6. Cuida tu bienestar emocional.
  7. Mantén la actividad intelectual.
  8. Cultiva las buenas relaciones.

Comer con moderación e incluir alimentos variados como frutas y vegetales, pollo, pescado, carne, aumentar el consumo de jugos antioxidantes, lácteos descremados, reducir el consumo de alimentos procesados y con alto nivel de grasas saturadas, disminuir el colesterol, el consumo del azúcar y la sal e ingerir abundante agua durante todo el día.

Párr. de: DGCS, helthline, medlineplus, mejorconsalud.as

Deja un comentario