La conexión entre la Fibromialgia y el enojo

La ira es una emoción muy común, especialmente para las personas que tienen fibromialgia.  Es una reacción natural y humana, sin embargo no recibe mucha atención como efecto secundario del dolor crónico. Te han tocado una vida que no planeaste y que no habrías elegido. Pero, hay cosas que puedes hacer para calmar la ira y prevenir que invada tu vida.    

Anuncios

La ira va unida generalmente a tensión muscular y a excitación de los sistemas neuroendocrino y nervioso autónomo y, por tanto agudiza los síntomas de la fibromialgia.

La mayoría nos enojamos o molestamos respecto a lo que consideramos importante para nosotros. ¡Y no hay nada de malo con eso!. Saberlo puede quitarnos un peso de los hombros. 

No somos raros o iracundos, es normal y saludable. Hay una gran diferencia entre sentirse enojado y ser una persona enojada. Debemos permitirnos un buen enojo de vez en cuando.

Es necesario entender el motivo de nuestro enojo y frustración. Esto puede parecer bastante simple, pero es importante comprender lo que nos enfurece, para que podamos ver formas de controlarlo o evitarlo en el futuro.

Anuncios

La experiencia nos enseña que muchas veces hay desencadenantes pequeños o grandes que pueden hacer que nos sintamos más enojados de lo normal, identificar de estos desencadenantes puede ser un paso clave para superar la emoción negativa.

Podemos comenzar tomando nota de lo que sentimos y que nos está sucediendo a nosotros o nuestro entorno cada vez que notemos que la ira se está desarrollando, de esta manera encontraremos patrones de comportamiento.

Si el enojo mayormente proviene de tener fibromialgia, hablemos con nuestro médico respecto a adoptar estrategias de afrontamiento y aumentar nuestra calidad de vida en general.

Deja un comentario