Fibromialgia. Síndrome de sensibilización central, la hipersensibilidad al dolor. ¿Qué lo causa?

¿Qué causa la sensibilización central?  

La sensibilización central implica cambios específicos en el sistema nervioso. Los cambios en la parte dorsal de la médula espinal y en el cerebro, ocurren particularmente a nivel celular, como en los nervios receptores.   

Como se ha indicado anteriormente, se sabe desde hace mucho tiempo que los accidentes cerebrovasculares y lesiones de la médula espinal pueden causar sensibilización central. Es lógico.   

Los accidentes cerebrovasculares y lesiones de la médula espinal causan daño al sistema nervioso central -el cerebro, en el caso de los accidentes cerebrovasculares y la médula espinal, en el caso de lesiones de la médula espinal-.   

Estas lesiones alteran las partes del sistema nervioso que están directamente implicadas en la sensibilización central.          

¿Pero, qué sobresalen más comúnmente, los desórdenes crónicos del dolor, enumerados anteriormente, como dolores de cabeza, dolor de espalda crónico o dolor de las extremidades?.  Las lesiones o condiciones que conducen a estos tipos de dolor crónico, no son lesiones directas en el cerebro o la médula espinal.   

Más bien, implican lesiones o enfermedades del sistema nervioso periférico -la parte del sistema nervioso que se encuentra fuera de la médula espinal y el cerebro-.   

¿Cómo las lesiones y las condiciones asociadas con el sistema nervioso periférico conducen a cambios en el sistema nervioso central, que a su vez conducen a dolor crónico en el área alejada de la lesión original?.      

En resumen, ¿cómo se convierten los dolores de cabeza por migraña aislados, en dolores de cabeza crónicos diarios?. ¿Cómo se convierte una lesión aguda en la parte alta de la espalda, en dolor lumbar crónico?. ¿Cómo una lesión en una mano o un pie se convierte en un síndrome de dolor regional complejo?.    

Existen múltiples factores probables que conducen al desarrollo de la sensibilización central y a estos trastornos llamados ‘periféricos’ del dolor crónico.               

Estos factores pueden dividirse en dos categorías:  

Factores que están asociados con el estado del sistema nervioso central antes de la aparición de la lesión original o de la condición de dolor. Factores que están asociados con el sistema nervioso central después del    inicio de la lesión original o condición de dolor.      

El primer grupo involucra aquellos factores que podrían predisponer a los pacientes a desarrollar una sensibilización central, una vez que ocurra una lesión. 

Y el segundo grupo implica antecedentes, que fomentan la    sensibilización central una vez que el dolor comienza.                

1) Factores predisponentes  

Hay probablemente factores biológicos, psicológicos y ambientales predisponentes. La sensibilidad baja y alta al dolor o umbrales de dolor, es en parte debida a múltiples factores genéticos. Si bien no hay investigación alguna que apoye la relación causal entre los umbrales de dolor preexistentes y el posterior desarrollo de la    sensibilización central después de una lesión, se asume en gran parte que se encontrará uno.

2) Factores psicofisiológicos:   

Como la respuesta al estrés, también son capaces de desempeñar un papel en el desarrollo de la sensibilización central. Pruebas experimentales directas en animales y humanos, así como    estudios en seres humanos, han demostrado una relación entre el estrés y la disminución de los umbrales de dolor. Del mismo modo, los diferentes tipos de ansiedad, o temor a que duela, están constantemente relacionadas con una mayor sensibilidad al dolor.   

Todos estos factores psicofisiológicos sugieren que el estado preexistente del sistema nervioso, es un determinante importante del desarrollo de la sensibilización central después del inicio del dolor. Es lógico. Si la respuesta al estrés ha hecho que el sistema nervioso reaccione antes de la lesión, entonces el sistema nervioso podría ser más propenso a ser centralmente sensibilizado una vez que comience el dolor. Hay evidencia indirecta considerable para esta teoría también.   

Un historial previo de ansiedad, trauma físico y psicológico y depresión, predicen significativamente la aparición de dolor crónico más tarde en la vida.     

El denominador común entre dolor crónico, ansiedad, trauma y depresión es el sistema nervioso. Son todas enfermedades del sistema nervioso, particularmente un sistema nervioso persistentemente alterado o desregulado. No es que estos problemas preexistentes hagan a las personas más    propensas a las lesiones, o a la aparición de la enfermedad, ya que la lesión o la enfermedad, ocurre de manera aleatoria en toda la población.     

Por el contrario, estos problemas preexistentes pueden hacer a las personas propensas al desarrollo de dolor crónico, una vez que una lesión o enfermedad ocurre. El sistema nervioso ya desregulado, en el momento de la lesión, herida, accidente, ACV por ejemplo puede impedir la cicatrización normal y evitar así que el dolor desaparezca, una vez que el daño del tejido se cura.

 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Leave a Reply