Fibromialgia, conoce 3 maneras de aprender a vivir con los síntomas

Tener un problema de salud prolongado como EM o fibromialgia, significa tener que aprender a vivir con síntomas persistentes.  Hay muchas maneras para aliviar los síntomas de ambas enfermedades. Aunque los tratamientos no curan ninguna de estas enfermedades, pueden reducir los efectos de los síntomas y ayudar a avanzar a las personas que están tratando de recuperarse.

Te mostraremos las principales opciones de tratamiento para cuatro de los síntomas más habituales de la EM y la fibromialgia: fatiga, dolor, dormir mal y problemas cognitivos.El manejo de los síntomas se basa en tres principios:

1) Concentrarse en sentirse mejor:

El tratamiento se centraliza en encontrar cosas que pueden ayudar a que te sientas mejor y que tengas un mayor control de tu vida. Las estrategias que describiremos pueden ayudar a reducir el dolor, el malestar, traer más estabilidad y disminuir el sufrimiento psicológico.

2) Múltiples estrategias:

Ya que la mayoría de las personas con EM y fibromialgia tiene más de un síntoma y cada uno puede tener más de una causa, es útil emplear múltiples estrategias de manejo. Estas estrategias incluyen, medicamentos y cambios de estilo de vida.

3) Experimentación: 

Los pacientes son diferentes y no hay un tratamiento estándar para todos los pacientes, el control de los síntomas se suele conseguir mediante ‘probar y errar’. Si un tratamiento no funciona para ti, habla con tu médico e intenta con otro. Los tratamientos médicos para EM y fibromialgia, pueden ser útiles para la mayoría de los pacientes. Pero puede ser frustrante porque no hay medicación totalmente efectiva.

Lo correcto es encontrar un médico Reumatólogo y/o Neurólogo comprensivos, dispuestos a trabajar contigo para encontrar la medicación que te ayude en tu situación individual. Hacer cambios en tus hábitos, tiene varias ventajas para complementar la medicación. Encontrar tu propio ritmo y el manejo del estrés, es económico, seguro y ayuda. La mayoría de los pacientes que han mostrado una marcada mejoría, han dependido sobre todo o exclusivamente de la autogestión.

La autogestión de la salud es la capacidad de resolver los trastornos más habituales, sin depender de otros. Todos conocemos algunos remedios, más o menos caseros, que de vez en cuando utilizamos: aplicarte frío en una contusión, una infusión de hierbas para el resfriado o para un dolor de estómago, masajes con algún aceite o crema para la tensión muscular.

Para tratar la EM o la fibromialgia no hay medicamento, poción, suplemento, hierba o dieta que pueda siquiera competir con el cambio de nuestro estilo de vida.      

Libro en español:  La Guía del Paciente para el Síndrome de Fatiga Crónica & Fibromialgia

Política de privacidad del uso de productos de Google

Leave a Reply