Beneficios y usos comunes del Jengibre

De sabor picante y alimonado, el jengibre se utiliza casi diariamente en la cocina asiática, no solo aromatiza los guisos de arroz, las salsas agridulces, los postres y las bebidas frías y calientes, sino que es un remedio eficaz para el alivio de problemas intestinales, náuseas, vómitos… Aparte de ser un buen antiinflamatorio y antiséptico.

Mejor con salud

El jengibre posee sustancias fenólicas, ácido linoleico, vitamina B6 y vitamina C, también minerales como calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Esa poderosa composición hace que sus beneficios sean numerosos:

  • Para el mareo y las náuseas. El jengibre reduce los mareos. Para las náuseas por cualquier motivo y por el embarazo resulta muy útil tomar jengibre, pero por corto tiempo.
  • Para el mal aliento. Utilizar un pequeño trozo de jengibre para quitar el mal aliento y refrescar la boca después de las comidas.
  • Para la digestión y la microbiota. Las propiedades del jengibre para mejorar la digestión son bien conocidas. Ayuda a la eliminación de bacterias y otros microorganismos intestinales perjudiciales. Mejora la composición de la flora intestinal y ayuda a evitar la hinchazón abdominal y el meteorismo. Es recomendable acompañarlo de probióticos.
  • Para los resfriados. Este es uno de los beneficios del jengibre más conocidos:  es muy útil para aliviar resfriados y gripes.
  • Como tónico circulatorio. Es apropiado para sabañones, hipertensión y fiebre. Contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Efecto antioxidante. El jengibre es rico en antioxidantes que retrasan el proceso de envejecimiento.
  • Efecto antiinflamatorio. Contiene aceites volátiles con propiedades antiinflamatorias muy potentes. Las personas con artritis reumatoide notan alivio en su dolor e hinchazón y mejorías en su movilidad, cuando consumen jengibre regularmente.
  • Efecto anticancerígeno. Puede inhibir el crecimiento de células del cáncer colorrectal.
  • Para la actividad muscular. El jengibre presenta un alto contenido en magnesio, calcio y fósforo, minerales que participan activamente en la transmisión del impulso nervioso y la relajación de los músculos. Es un remedio útil para prevenir y combatir espasmos musculares y debilidad muscular.

Cómo tomar el jengibre

Para aprovechar bien los beneficios del jengibre estas son las recomendaciones:

  • Para prevenir los mareos, es aconsejable tomar dos tazas de una infusión con rodajitas de jengibre fresco rallado y una cucharadita de flores de manzanilla. Se deja hervir el jengibre durante 15 minutos a fuego lento, se añade la manzanilla y se deja reposar tapado cinco minutos antes de colar.
    También es útil masticar un trozo de raíz cruda de jengibre, aunque es picante y su sabor puede no ser agradable a todos los paladares. Otra opción para aprovechar los beneficios del jengibre es tomarlo en forma de tintura: 10 gotas en medio vaso de agua.
  • Para el resto de usos del jengibre, se puede tomar la infusión (hasta tres tazas diarias) o condimentar con la ralladura de la raíz tanto es platos salados como dulces. Para prevenir los mareos se van tomando sorbos de infusión –hasta tres vasos– a lo largo del día.

Antes de tratar un problema de salud con jengibre, recuerda que el diagnóstico de lo que te ocurre debe ser realizado por un médico.

Seguir leyendo «Beneficios y usos comunes del Jengibre»

La Fibromialgia, problemas musculares, del sueño y digestivos

 
 
La variedad de síntomas de la fibromialgia es muy extensa,
muchos pacientes se sienten desorientados en cuanto a qué los está afectando y qué hacer al respecto.
Lo principal que debemos recordar es que la fibromialgia puede ser mal entendida, pero es muy real.
 
 

Músculos y articulaciones

El dolor casi siempre está relacionado con la fatiga, problemas del sueño, dificultad de concentración, dolores de cabeza, depresión y ansiedad. Las personas con fibromialgia también pueden tener sensibilidad en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos.

Los síntomas pueden incluir:
♦  Rigidez matutina
♦  Espasmos o calambres musculares 
♦  Debilidad muscular, especialmente en las piernas.
♦  Dolor difuso y no inflamatorio de las extremidades, manos y pies
♦  Dolor articular 
♦  Trastorno de la articulación temporomandibular 
Un estudio comenta que los síntomas de la fibromialgia se asocian con mayor proporción de discapacidad funcional. 
Los altos niveles de estos dolores y rigidez, pueden provocar la pérdida de la velocidad al caminar, modificaciones en el paso y el equilibrio, similares a la artritis reumatoide u osteoartritis.
 
Energía y sueño
En la fibromialgia, la fatiga es algo más que estar cansado. Es el agotamiento persistente que no mejora a pesar del descanso. La fatiga no solo aumenta la sensación de confusión y desorientación, sino que también contribuye a las altas tasas de depresión en las personas que viven con la condición.
No nos asombra que la fibromialgia esté tan estrechamente ligada con el síndrome de fatiga crónica (SFC), pues comparten síntomas similares. La fatiga relacionada con la fibromialgia regularmente ocurre junto a problemas del sueño, cuya unión garantiza que va dejarlo exhausto y agotado.

Los síntomas pueden incluir:
♣  Sueño ligero o interrumpido regularmente
♣  El sueño comienza y se manifiestan sensaciones incómodas en las piernas que generan un necesidad desesperante de moverlas. Se siente como un hormigueo, fastidio, sensación de fuego, ardor e incluso dolor y se siente que algo se arrastra o repta por dentro de los músculos de las piernas, a veces hasta se producen sacudidas involuntarias.
♣  Apnea obstructiva del sueño
♣  Insomnio

 

Síntomas digestivos y urinarios
Los problemas digestivos son comunes en personas con fibromialgia, hasta un 50% de los pacientes están diagnosticados con síntomas de el síndrome del intestino irritable
Las anomalías en los nervios del sistema digestivo pueden provocar un malestar mayor cuando el abdomen se estira debido a los gases o las heces. Las señales mal coordinadas entre el cerebro y los intestinos pueden hacer que tu cuerpo reaccione de forma exagerada a los cambios que normalmente ocurren en el proceso digestivo, lo que causa dolor, diarrea o estreñimiento.
Las personas con fibromialgia también tendrán con frecuencia cistitis intersticial (CI) una afección que causa dolor crónico en la vejiga.
Los síntomas incluyen:
•  Hinchazón
•  Náuseas
•  Espasmos abdominales
•  Diarrea
•  Estreñimiento
•  Indigestión
•  Gases frecuentes
•  Dificultad para tragar (disfagia)
•  Micción frecuente
•  Necesidad frecuente de orinar (urgencia urinaria)
•  Dolor al orinar (disuria)
•  Espasmos de la vejiga

 

¿Cuáles son las vitaminas antiinflamatorias para Fibromialgia y artritis?

Las investigaciones han encontrado que ciertas vitaminas son compuestos antiinflamatorios.

Estas vitaminas se pueden adquirir en forma de suplemento o comer alimentos que las contienen naturalmente.
Les presentamos seis vitaminas que poseen propiedades antiinflamatorias y también alimentos que son fuente de las mismas.

Vitamina A
La vitamina A puede evitar que el sistema inmunitario actúe en exceso y cause inflamación. Los betacarotenos son una fuente fundamental de vitaminaA: el betacaroteno se transforma en esta vitaminaúnicamente cuando el cuerpo lo necesita. La vitamina A es un nutriente importante para la visión, el crecimiento, la división celular, la reproducción y la inmunidad. También tiene propiedades antioxidantes.
Es conocida actualmente la importancia de suplementar la dieta deficitaria con vitamina A por el mayor riesgo que existe de fracturas óseas.
Alimentos ricos en vitamina A
  • Lácteos. La leche, la mantequilla o el queso, no solamente son fuente de calcio, sino también de vitaminaA.
  • Huevos. También los huevos forman parte de los alimentos ricos en vitaminaA.
  • Frutas. Las frutas como melón, albaricoque y mango, son una buena fuente de esta vitamina.
  • Verduras.
  • Legumbres.

Vitaminas del grupo B
Un estudio encontró que en las personas con artritis reumatoide los niveles bajos de vitamina B6 disminuían aún más, mientras que la intensidad del dolor e inflamación aumentaban.
La vitamina B6 se encuentra en:
  • Atún y salmón.
  • El banano.
  • Las legumbres (fríjoles secos)
  • La carne de res y de cerdo.
  • Las nueces.
  • La carne de aves.
  • Los granos enteros y los cereales fortificados.
  • Los garbanzos en lata.
El ácido fólico es una vitamina del grupo B, llamada también vitamina B9. El ácido fólico es fundamental para la formación de las células, ayuda a prevenir las anemias y a mantener la piel sana.
Vitamina C
 La vitamina C es un antioxidante. Los antioxidantes son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres. Un antioxidante es una sustancia capaz de neutralizar la acción oxidante de los radicales libres mediante la liberación de electrones en nuestra sangre, los que son captados por los radicales libres.
Las frutas y verduras son las mejores fuentes de vitamina C. Para ingerir las cantidades recomendadas de vitamina C, consuma alimentos variados como: frutas cítricas, por ejemplo: naranjas y pomelos/toronjas y sus jugos, así como pimientos rojos y verdes y kiwi, que son ricos en vitamina C.
Vitamina D
La vitaminaD3 modula el sistema inmunitario, los niveles bajos de esta vitamina eleva el riesgo de trastornos autoinmunes, como las enfermedades inflamatorias del intestino, algunas colagenopatías y la esclerosis múltiple.
Además, las personas con bajos niveles de vitamina D definitivamente pueden beneficiarse de la suplementación con vitamina D. 
La vitamina D está disponible naturalmente en la luz sol, pero no todos pueden obtener toda su vitamina D del sol. Cualquier persona que sospeche que sus niveles de vitamina D son bajos debe hablar con su médico acerca de realizar un análisis para comprobar su cantidad de vitamina D en el cuerpo e indicará la suplementación si fuera necesaria.
Las mejores fuentes alimenticias de vitamina D la leche y los cereales fortificados. Los pescados grasos como la caballa, el salmón, el atún o las sardinas. El hígado vacuno, la yema de huevo y el queso. Los hongos también aportan cierta cantidad de vitamina D cuando son expuestos a la luz ultravioleta.
Vitamina E
La vitamina E es esencial para el funcionamiento del organismo, debido a su acción antioxidante y a sus propiedades antiinflamatorias, que ayudan a mejorar el sistema inmune, la piel y el cabello, así como prevenir algunas enfermedades como la aterosclerosis y el Alzheimer.

La vitamina E se encuentra en los siguientes alimentos:

  • Aceites vegetales de maíz (como los aceites de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya).
  • Nueces (como las almendras, el maní y las avellanas).
  • Semillas (como las semillas de girasol).
  • Hortalizas de hoja verde (como las espinacas y el brócoli).
Vitamina K
La vitamina K es un nutriente que nuestro cuerpo necesita para estar sano. Es importante para la coagulación de la sangre y la salud de los huesos, y para otras funciones del cuerpo. La vitamina K es necesaria para la salud ósea, la mayoría de nosotros no obtenemos suficiente de la dieta. 
Hay dos tipos de vitamina K: vitamina K1 y K2.

La vitamina K1 procede en su mayor parte de verduras verdes y juega un papel en la coagulación sanguínea, mientras que la vitamina K2 es sobre todo sintetizada en el colon y es indispensable para una buena salud arterial y ósea. Las dos son absorbidas en el intestino delgado. La vitamina K2 se encuentra en alimentos fermentados y en productos de origen animal.

7 Enfermedades asociadas a la Fibromialgia.

La fibromialgia se caracteriza por los puntos dolorosos a lo largo del cuerpo, cansancio, insomnio y problemas cognitivos entre ellos la fibro-niebla. Además las personas con fibromialgia son más propensas que la población general, a contraer otras condiciones.

Si tienes fibromialgia aquí te informamos de otros siete problemas de salud que pueden ocurrir al mismo tiempo.

Un gran número de personas con fibromialgia también tienen migrañas. Algunas de las causas investigadas son los cambios en el tronco encefálico y sus interacciones con el nervio trigémino, un importante causante de dolor. También podrían existir desequilibrios en la serotonina que ayuda a regular el dolor en el sistema nervioso.

Los investigadores están estudiando el papel de la serotonina en las migrañas. También otros neurotransmisores se relacionan con el dolor de la migraña.

Los dolores de cabeza por tensión también pueden responder al biofeedback.

Enfermedades autoinmunes
Una cuarta parte de las personas con enfermedades inflamatorias autoinmunes, que incluyen artritis reumatoide, lupus, síndrome de Sjögren y espondilitis anquilosante, también tienen síntomas de fibromialgia. 
La fibromialgia no es una enfermedad inflamatoria, pero algunas investigaciones sugieren que la artritis reumatoide, y otras enfermedades inflamatorias pueden aumentar el riesgo de padecer fibromialgia.

Síndrome de Piernas Inquietas
El insomnio y otros problemas del sueño son comunes en los pacientes de fibromialgia. El síndrome de piernas inquietas, afección que causa una urgencia incontrolable de mover las piernas, generalmente debido a una sensación de incomodidad. Suele ocurrir por la tarde o la noche cuando estás sentado o recostado. El movimiento alivia temporalmente la sensación desagradable. Se siente como un hormigueo, ardor e incluso dolor y se percibe como que algo se arrastra o trepa por las piernas, a veces hasta sacudidas involuntarias.
Al igual que la Fibromialgia, estas alteraciones tienen que ver con el funcionamiento del sistema nervioso y niveles anormales de neurotransmisores, lo que afecta a las contracciones musculares. Puede ser hasta 11 veces más común en las personas con fibromialgia. 

Se considera que una persona tiene este síndrome cuando los síntomas han estado presentes por al menos 3 días al mes durante un período de 3 meses o más.

Los síntomas principales incluyen dolor abdominal, exceso de gases, distensión, cambios en los hábitos intestinales, puede ser diarrea (SII-D) o estreñimiento (SII-E). El dolor y otros síntomas con frecuencia se reducirán o desaparecerán después de una deposición. Las personas con este síndrome pueden alternar entre estreñimiento y diarrea o, en su mayor parte, tener una u otra afección.

Del 30% al 70% de las personas con fibromialgia también tienen SII.

Las personas con fibromialgia tienen más probabilidades de tener dolor pélvico, irritabilidad de la vejiga y cólicos menstruales, algunos de los medicamentos que alivian los síntomas de la fibromialgia también pueden aliviar estos otros dolores.
Más de la mitad de las personas con fibromialgia también pueden tener problemas mentales o emocionales como depresión y ansiedad. 
Puede ser causada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y sicológicos. Niveles bajos de serotonina pueden llevar a sentimientos negativos, preocupados o irritables. Así, el déficit de serotonina puede hacer que te sientas pesimista, triste, desconfiado o que puedas tener un ataque de pánico. También puede causar depresión, ansiedad y otros trastornos de salud.
Muchas personas con fibromialgia llevan un estilo de vida sedentario, debido a su dolor crónico y la falta de actividad física regular, situaciones que aumentan el riesgo de sobrepeso u obesidad. Tener sobrepeso crea un mayor estrés en las articulaciones, lo que puede causar más dolor y agravar la fibromialgia. 

Gracias por leernos!

Imagen de: Grupo Gamma

Comprendamos la Fibromialgia: sus causas, síntomas y tratamiento

La fibromialgia es un trastorno musculoesquelético que causa fatiga, dolor muscular y articular generalizado, problemas de memoria y estado de ánimo. 

Y aunque es la afección musculoesquelética más común, después de la osteoartritis, aún no es bien comprendida científicamente.
Debido a que la fibromialgia puede causar algunos síntomas similares a la osteoartritis, es importante entender los signos, los síntomas y los factores de riesgo asociados con la condición, para asegurarse de que reciba el tratamiento adecuado.

Factores de riesgo

Existen tres factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar fibromialgia:
1. Sexo. 
Las mujeres son más propensas a desarrollar el trastorno que los hombres.

2. Historial familiar. 
Si un miembro de la familia tiene fibromialgia, tiene un mayor riesgo de desarrollarla.

3. Enfermedad reumática. 
Si tiene artritis reumatoide o lupus, puede tener un mayor riesgo de desarrollar fibromialgia.
 
Síntomas
La fibromialgia causa dolor y fatiga generalizados y también rigidez y cansancio, problemas con el pensamiento, memoria y concentración (conocido como niebla mental), depresión y ansiedad, dolores de cabeza, incluyendo migrañas, síndrome del intestino irritable.
El trastorno también puede afectar sus hábitos de sueño, generalmente limita la cantidad de sueño reparador que puede lograr. 
 

Otros síntomas, incluyen:
– Dolor abdominal 
– Sequedad en boca, nariz y ojos
– Hipersensibilidad al frío y/o al calor
Incontinencia
– Adormecimiento u hormigueo en las manos y pies
 
Tratamiento
Para determinar si tiene fibromialgia, su médico con análisis de sangre descartará otras afecciones que causan dolor y fatiga. 
Una vez que su médico haya determinado que tiene fibromialgia, el tratamiento de la enfermedad puede incluir algunos de los siguientes puntos:
– Analgésicos.  
Estos pueden ser desde medicamentos de venta libre, como paracetamol, hasta productos recetados para el alivio del dolor. Los analgésicos de venta libre se usan para disminuir la incomodidad y ayudarlo a dormir mejor durante la noche. También están ampliamente disponibles para su compra.

– Antidepresivos. 
Estos medicamentos pueden ayudar con el dolor y la fatiga que acompaña a la fibromialgia. Los antidepresivos utilizados incluyen: amitriptilina, nortriptilina,
doxepina, trazodona, imipramina, citalopram, escitalopram, fluoxetina, paroxetina, sertralina, duloxetina, milnaciprán, venlafaxina.
–Antiepilépticos:
Demostraron eficacia para aliviar diversos síntomas de la Fibromialgia. Su función es calmar los nervios hiperactivos y alterar la transmisión del dolor para aliviar los síntomas de la fibromialgia. Entre ellos están: carbamacepina, divalproex, gabapentina, oxcarbacepina, fenitoína, pregabalina, tiagabina, topiramato, ácido valproico.


Por: B. Cetina

Imagen de: 
Mejor con salud

Política de privacidad del uso de productos de Google

Fibromialgia, posibles causas de la condición. Investigaciones.

La fibromialgia es una condición seriamente confusa. 
La ciencia aún tiene que descubrir una causa clara de la fibromialgia. 
La gran cantidad de investigaciones sobre todo, desde la serotonina hasta las pequeñas fibras nerviosas, es abrumadora.

¡Es frustrante para los pacientes, que solo están tratando de entender lo que está sucediendo dentro de sus cuerpos! 
El objetivo de este artículo es compartir las principales teorías sobre las causas de la fibromialgia, todo en un solo lugar y en un lenguaje sencillo.

Los investigadores han identificado algunos factores de riesgo 
claros para la Fibromialgia. 

Las mujeres tienen entre ocho y nueve veces más probabilidades de tener fibromialgia que los hombres. El rango de edad más común para el diagnóstico es entre 20-50 años. Es más probable que una persona sea diagnosticada con fibromialgia si un familiar cercano también tiene la condición. 
Tener un trastorno del sueño (como la apnea del sueño), o un trastorno reumático (como la artritis reumatoide), hace que sea más probable que se le diagnostique fibromialgia.
La fibromialgia se puede desencadenar por una lesión, infección o estrés intenso, en alguien predispuesto a desarrollar la enfermedad.
 

Mensajes mixtos: problemas con el procesamiento del dolor en el sistema nervioso
Si tiene fibromialgia, sabe que los pacientes con esta afección tienen una mayor sensibilidad al dolor. Esta sensibilidad está causada por problemas en las vías de procesamiento del dolor del sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal).
Esto se denomina sensibilización central y es la teoría más aceptada como causa de la fibromialgia. 
Aún no sabemos qué desencadena la sensibilización central, aunque algunos expertos creen que el estrés, las lesiones o las infecciones, pueden jugar un papel importante.
Vamos a hacer un breve repaso de la biología sobre el sistema nervioso. Una sensación de dolor en la piel o los músculos («la periferia»), dispara una señal nerviosa que viaja a la médula espinal. La señal de dolor se envía al cerebro, donde activa diferentes regiones, que procesan la respuesta emocional al dolor. 
 
La actividad cerebral también puede amplificar la sensación de dolor. 
Muchos estudios de pacientes con fibromialgia han encontrado niveles anormales de diferentes neurotransmisores involucrados en el procesamiento del dolor, que incluyen serotonina, dopamina, glutamato y sustancia P (un Neuro-transmisor implicado en el aumento de la respuesta inflamatoria, y su participación en la percepción del dolor).
Sentimos dolor cuando otras personas solo experimentan una ligera presión. Los estudios de imágenes cerebrales de personas con fibromialgia muestran una mayor actividad en las regiones del cerebro que procesan el dolor en respuesta a las sensaciones tanto dolorosas, como no dolorosas, acompañadas de respuestas neuronales alteradas.
Los medicamentos para la fibromialgia, como Cymbalta, trabajan para aumentar el nivel anormalmente bajo de neurotransmisores, como la serotonina, mientras que otros, como Lyrica, trabajan para disminuir el número de señales nerviosas dolorosas. 
Las prácticas de mente y cuerpo, como la meditación de atención plena, parecen reducir el dolor al cambiar la actividad cerebral amortiguando la experiencia de las sensaciones de dolor.
 
Fibromialgia: ¿un trastorno mitocondrial?
¿Podría la fibromialgia ser causada por mitocondrias disfuncionales? 
Los estudios muestran que el ADN mitocondrial dañado puede causar una respuesta inflamatoria en el tejido circundante, y la inflamación puede causar dolor.
Los investigadores han encontrado anomalías significativas en el funcionamiento mitocondrial de las personas con fibromialgia, especialmente en las fibras musculares. 
Recientemente, un equipo de investigación español tomó biopsias de piel de pacientes con fibromialgia, y probó varios indicadores diferentes del funcionamiento mitocondrial. 
Dado que las mitocondrias en los pacientes con fibromialgia tenían un rendimiento muy bajo, los investigadores decidieron buscar inflamación. Y lo encontraron, en la forma de duplicar los niveles habituales de citoquinas proinflamatorias. La disfunción mitocondrial podría contribuir al dolor de la fibromialgia.
Además, varios estudios han encontrado que los suplementos que mejoran la función mitocondrial también mejoran los síntomas de la fibromialgia, incluidos la CoQ10 la D-Ribosa y el ácido málico.
 
Pensamientos finales
¿Cómo podemos identificar una causa única cuando hay tantas funciones corporales anormales?. Parece claro que la afección no es causada solo por el cerebro (sistema nervioso central) o el cuerpo (por ejemplo, disfunción mitocondrial), sino por ambos.

Lo único que debería ser obvio a estas alturas es que necesitamos 
una mayor inversión en investigación de las causas de la fibromialgia, para que 
podamos descubrir qué está sucediendo realmente dentro de nuestros 
cuerpos.


Imagen de: CeFaGen

A pesar que se conoce más sobre la Fibromialgia, sigue siendo difícil de entender

Hemos estado viendo una ampliación en el reconocimiento de la fibromialgia en los últimos años. 
¿Qué sabemos de esta enfermedad cada vez más reconocida? Lamentablemente, no lo suficiente. 
Los investigadores continúan trabajando para comprender mejor la fibromialgia, pero en general sigue siendo un trastorno desconcertante.
¿Qué causa la fibromialgia?
La causa de la fibromialgia no se entiende completamente. Se ha encontrado, sin embargo, que ciertos factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar fibromialgia.
Aunque la fibromialgia no se considera una enfermedad hereditaria, parece que la genética es un factor posible, ya que la fibromialgia se ha visto entre los grupos familiares.

♦  Ciertas infecciones también pueden causar fibromialgia en algunas personas, como la hepatitis C, el virus de Epstein-Barr, la enfermedad de Lyme o el parvovirus.
♦  Los trastornos autoinmunes, como la artritis reumatoide, el lupus, la osteoartritis o la espondilitis anquilosante, también se han relacionado con la fibromialgia.
♦  Las lesiones o traumas físicos, como un accidente automovilístico, han sido el catalizador que desencadena la fibromialgia en muchas personas.
♦  El trauma emocional o la angustia, especialmente durante la infancia, también se ha encontrado que es la causa de la fibromialgia para muchos.
¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?
La fibromialgia es un trastorno complejo que causa una larga lista de posibles síntomas o enfermedades asociadas. Cada uno de nosotros que tenemos fibromialgia, tenemos nuestro propio conjunto de síntomas que pueden aparecer y desaparecer, o disminuir en el nivel de intensidad.
Todos experimentamos la fibromialgia de una manera única, esta una de las cosas que hacen que la fibromialgia sea un desafío para tratarla, e incluso para comprenderla.

Algunos de los síntomas más comunes de la fibromialgia son:
♦  Dolor.
♦  Fatiga.
♦  La fatiga cognitiva.
♦  Rigidez articular y muscular.
♦  Problemas estomacales y digestivos.
♦  Depresión y ansiedad.
♦  Desequilibrios hormonales.
♦  Dolores de cabeza
  Espasmos musculares.
♦  Sensibilidad a las luces y al sonido.
♦  Sensibilidad a los productos químicos.

Dolor
La fibromialgia causa dolor en todo el cuerpo. Tantas partes de su cuerpo le dolerán a la vez, que solo puede describirse como un dolor general.
Imagina estar en una habitación y rodeado de gente que grita. Ahora trata de identificar lo que dice cada individuo. Esto sería difícil, tal vez incluso imposible de hacer. Así es como suele ser el dolor para nosotros. 
En momentos como este, es difícil incluso calcular qué está doliendo y el tipo de dolor que es.
Si bien a veces podemos sentir dolor solo en uno o dos lugares, es raro que una persona con fibromialgia esté completamente libre de dolor.
El tipo de dolor que nos aflige puede variar de un día a otro, incluso de un momento a otro. 
El 👉👉 dolor de la fibromialgia se ha descrito de varias maneras diferentes, y las siguientes son las más utilizadas:
♦  Dolor profundo.
♦  Dolor doloroso.
♦  Dolor radiante.
♦  Dolor punzante.
♦  Hiperestesia, sensibilidad al tacto.
♦  Hiperalgesia, aumento de la sensación de dolor.

Imagen de: ArribaSalud

Política de privacidad del uso de productos de Google

La Reumatología y la Fibromialgia


La fibromialgia y la reumatología están relacionadas. 
Ver a un médico especializado en reumatología puede beneficiar a las personas con fibromialgia. 
Muchos médicos que son reumatólogos también se especializan en fibromialgia. 
¿Cómo se relacionan la fibromialgia y la reumatología? La fibromialgia es una enfermedad reumática?
 
 
 
 
¿Qué es la reumatología?
El reumatólogo es el especialista que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato locomotor (huesos, articulaciones, músculos, ligamentos y tendones) y del tejido conectivo.
Cubre más de 25 enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes. 
Los más comunes incluyen Artritis reumatoide, Lupus eritematoso, Síndrome de Sjôgren, Esclerosis sistémica progresiva, Reiter y artritis reactivas, Artritis psoriática, Polimialgia reumática, Artritis séptica bacteriana, Enfermedad de Lyme, Artritis virales.
Casi cualquier afección que pueda causar dolor crónico en los músculos y articulaciones tiende entrar en la reumatología, derivados por un médico general.

¿Cómo se relacionan la fibromialgia y la reumatología?
En 1992, la fibromialgia fue reconocida como una enfermedad por la OMS y
clasificada con el código M79. 7 en la Clasificación Internacional de
Enfermedades como una enfermedad reumatológica. Por este motivo la
mayoría de los diagnósticos son realizados por los especialistas en
reumatología.
La fibromialgia y la reumatología están relacionadas porque los reumatólogos se especializan en el tratamiento del dolor muscular generalizado, que caracteriza a la fibromialgia. 
Si tiene fibromialgia es muy probable que su médico de cabecera o traumatólogo lo derive a un reumatólogo en algún momento. Los reumatólogos generalmente no son el primer especialista en tratar a los pacientes con fibromialgia. 

¿Es la fibromialgia una enfermedad reumática?
La fibromialgia no es una enfermedad reumática. La fibromialgia no causa inflamación real o daños a los músculos, las articulaciones, y los tejidos conectivos, como en la artritis. 
Es una afección neurológica que produce dolor y sensibilidad generalizados.

¿Cuándo debe ver a un reumatólogo?
Es su médico o especialista quien si considera que su tratamiento actual es ineficaz, piense que puede ser una buena opción derivarlo a un reumatólogo.
Desgraciadamente debe tener en cuenta que no todos los reumatólogos están familiarizados con la fibromialgia. Esto se debe a que la fibromialgia es una de las afecciones crónicas menos conocidas. 
Los reumatólogos que carecen del conocimiento sobre fibromialgia pueden no ser de gran ayuda.
La reumatología es un campo especializado que es capaz de tratar afecciones similares a la fibromialgia. Por lo tanto, ver a un reumatólogo puede ser beneficioso para lograr un tratamiento que pueda funcionar mejor. La clave es encontrar un médico especializado en reumatología, que tenga experiencia en el tratamiento de la fibromialgia.

¿Has visto a un reumatólogo para tu fibromialgia? 


¡Gracias por leernos!

Información extraída de: 
http://healthizfitness.com

Imagen de: http://cidics.uanl.mx/

Fibromialgia, artritis, artrosis: 8 maneras de mantener sanas nuestras articulaciones.

La protección de las articulaciones es importante para su salud óptima
Es importante para todos, especialmente las personas con artritis proteger sus articulaciones. El objetivo de los principios de protección de las articulaciones es disminuir el dolor y reducir el estrés o la carga sobre las articulaciones. 
Esto puede ser realizado de varias maneras:
• Siga en movimiento para mantener o mejorar la salud de las articulaciones
Muchas personas con artritis se resisten a la actividad física regular o al ejercicio, porque temen que aumente el dolor o lesione aún más sus articulaciones. 
Se supone que el cuerpo se mueve, nuestras articulaciones permiten el movimiento. El movimiento alivia la rigidez de las articulaciones, reduce el dolor articular, fortalece los músculos que rodean las articulaciones, y nos ayuda a mantener un peso saludable. Los beneficios son reales, ¡así que sigue moviéndote!
• Preste atención a las señales de dolor
Evite las actividades que estresan las articulaciones, o aumenta el dolor. Presta atención a la mecánica corporal adecuada. Equilibre la actividad y el descanso, no exagere en las actividades
Echa un vistazo a los dispositivos de asistencia disponibles, o ayudas para la movilidad. 
• Mantener su peso ideal es importante para la salud articular
Con respecto a la salud óptima de las articulaciones es necesario que mantengamos nuestro peso ideal. Llevar exceso de peso corporal agrega estrés a nuestras articulaciones, especialmente a las articulaciones que soportan peso. 
Por cada libra-Kg. que perdemos hay una reducción de cuatro veces en las fuerzas de carga en la rodilla cuando se da un paso.
• El ejercicio de bajo impacto es beneficioso para sus articulaciones
Los beneficios de la actividad física regular y el ejercicio se pueden lograr con ejercicios de bajo impacto: un tipo de ejercicio más suave que minimiza el estrés puesto en las articulaciones durante los entrenamientos de alta intensidad. 
Por ejemplo, según la Arthritis Foundation los ejercicios de bajo impacto que son más fáciles para las articulaciones incluyen deportes acuáticos , como la natación, deportes sociales como el golf, caminar y andar en bicicleta .
• El fortalecimiento de los músculos alrededor de las articulaciones mejora su salud
Los músculos que sostienen nuestras articulaciones deben mantenerse lo más fuertes posible. Puede mantener o mejorar su fuerza muscular haciendo ejercicios de fortalecimiento.
El entrenamiento con pesas se usa a menudo como parte de un régimen de fortalecimiento. Tenga cuidado de controlar sus entrenamientos y no exagere. Con el entrenamiento de fuerza adecuado aumentará la estabilidad de sus articulaciones y con el tiempo que disminuirá el dolor.
• Los ejercicios de estiramiento mejoran la flexibilidad y la movilidad
La artritis se asocia de forma característica con un rango de movimiento limitado. 
Para preservar su rango de movimiento actual, o mejorarlo, debe colocar rutinariamente cada articulación en toda su posibilidad de extensión. Extienda, doble o rote cada una de sus articulaciones. El ejercicio de rango de movimiento mejora la flexibilidad, alivia la rigidez y el dolor y nos ayuda a mantener nuestras articulaciones funcionales.
• Una dieta antiinflamatoria puede ser beneficiosa para la salud de las articulaciones
La reducción de la inflamación es parte de mantener los síntomas de la artritis bajo control, y de mejorar la salud general de las articulaciones. Una dieta antiinflamatoria, implica evitar los alimentos que aumentan la inflamación, al tiempo que incluyen más alimentos que disminuyen la inflamación. 
Muchas fuentes sugieren que una dieta mediterránea es una buena opción para mantener la inflamación bajo control.
• La vitamina D y el calcio son importantes para la salud articular
La vitamina D y el calcio son dos nutrientes necesarios para tener huesos sanos. La vitamina D es realmente necesaria para la absorción de calcio. Puede obtener vitamina D a través de la exposición al sol, la dieta o la suplementación. Muchas personas necesitan algunos suplementos. 
Su médico puede ordenar un análisis de sangre para determinar si usted es deficiente en vitamina D. El bajo nivel de calcio se asocia con una disminución de la densidad ósea y un mayor riesgo de fracturas.
• Deje de fumar para mejorar la salud ósea y articular
Según la Asociación Estadounidense de Sociedad Ortopédica, «la mayoría de las personas no saben que fumar tiene un efecto negativo grave en los huesos y las articulaciones». 
Específicamente fumar aumenta el riesgo de osteoporosis y fractura. Fumar también aumenta la probabilidad de lesiones que involucran, bursitis o tendinitis. 
Los fumadores también tienen un mayor riesgo de dolor lumbar y artritis reumatoide. Deje de fumar para mejorar la salud ósea y la salud de las articulaciones.

¡Gracias por leernos!

Resultados del tratamiento con opioides en pacientes de Fibromialgia/dolor crónico.

 
 

El dolor crónico puede afectar seriamente la calidad de vida de una persona y es sufrido por pacientes con afecciones médicas tales como fibromialgia, Encefalitis miálgica y Artritis reumatoide. 

Actualmente los investigadores dicen que el uso de la morfina opioide tiene sólo un valor terapéutico limitado para controlar el dolor en estos pacientes.
 
 
 

La sensibilidad del dolor en la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, depende en gran medida a los mecanismos de dolor central, dolor inhibitorio. Varios estudios han tratado de encontrar los procesos latentes detrás del dolor crónico.
Los pacientes con EM y fibromialgia a menudo tienen hipersensibilidad generalizada al dolor debido a un mal funcionamiento de los procesos que controlan el dolor en el sistema nervioso central, llamado sensibilización centralEsto ocurre cuando el dolor en modifica la forma en que funciona el sistema nervioso central, y el paciente percibe más dolor con menos causa. 
Los pacientes con artritis reumatoide, tienen dolor causado por procesos alterados de modulación del dolor (Las vías del dolor tienen tres niveles de modulación: periférico, a nivel del órgano en que se produce el daño (articulación, tendones, etc.), desde donde se transmite el estímulo por los nervios espinales al nivel encefálico).
 

 

 
Las medicinas para reducir el dolor son comunes, pero la respuesta es muy variable. 
Comprender cómo los pacientes con diferentes condiciones responden a la misma medicación, puede ayudar a los investigadores a identificar las diferencias y similitudes de la naturaleza del dolor crónico, y puede ayudar a identificar el mejor tratamiento para cada condición.
Investigadores de Bélgica compararon los efectos del opioide mediante la inhibición del dolor en pacientes con artritis reumatoide, y en pacientes con EM/fibromialgia. 
 Se estudió a 10 pacientes con síndrome de fatiga crónica (EM) o fibromialgia, 11 pacientes con artritis reumatoide y 20 individuos sanos sin dolor, como control.
Los pacientes con dolor crónico recibieron un fármaco basado en opiáceos, morfina o un placebo. Los voluntarios sanos fueron sometidos al mismo procedimiento pero con naloxona en lugar de morfina. 
La naloxona es un medicamento aprobado para contrarrestar los efectos de una sobredosis de opioides. 
Los resultados del estudio mostraron que los pacientes en el grupo de dolor crónico tenían umbrales de dolor más bajos en comparación con el grupo de control sano. 
Se encontró que la morfina aumentaba el umbral de dolor de pacientes con dolor crónico en comparación con el grupo control. Este efecto fue similar al observado en el grupo de pacientes con dolor, tratados con placebo.
 
Según el equipo, los resultados mostraron que la morfina fue capaz de disminuir la sensibilidad al dolor (tiene una acción anti-hiperalgesia) en pacientes con síndrome de fatiga crónica (EM), fibromialgia y artritis reumatoide. 
En general, los hallazgos sugieren que los efectos de la morfina en pacientes con dolor crónico son limitados, y que «el tratamiento de la sensibilización central puede requerir una combinación de diferentes tratamientos farmacológicos y no farmacológicos».
 
 
 
 

Los resultados del estudio fueron
publicados en la revista Pain Practice.