Archivo de la etiqueta: Baños de sales de epsom

Fibromialgia, mira como dormir mal provoca muchos daños físicos.

A muchas personas les resulta difícil conciliar el sueño, pero cuando se tiene dolor crónico y/o fibromialgia, puede ser especialmente complicado. 

Puede provocar mal humor y también no dormir lo suficiente puede causar graves problemas de salud y/o empeorar sus síntomas. Dormir cuando se está con dolor no es fácil. Si conseguimos dormirnos, no será por mucho tiempo ya que el dolor nos despertará.

¿Cómo nos podemos sentir cómodos cuando duele todo?. Para algunos pacientes la solución son los medicamentos recetados. Para otros no funcionan o prefieren utilizar métodos naturales.

A veces no tenemos idea de lo poco que dormimos, un dispositivo para medir la actividad física puede mostrarnos la realidad. Además de contar los pasos, también controla el sueño.

Muestra cuánto tiempo durmió, cuántas veces se despertó y cuántas veces tuvo un sueño inquieto. No es la forma más precisa de saber cuánto tiempo de sueño de calidad tiene por noche, pero al menos le da una idea.

Una persona que lo ha usado dijo que según el aparato durmió solamente 80 minutos continuos de sueño reparador. Las ojeras y la sensación de agotamiento total lo demostraron el día siguiente, realmente no había dormido mucho tiempo.

Nuestro objetivo debería ser aumentar gradualmente la cantidad de sueño.  

Dormir hasta cinco a seis horas por noche, despertarse dos o tres veces, y estar inquieto 20 o más veces no es para nada saludable no provee el descanso que necesitamos. Este dispositivo es una buena herramienta para controlar nuestro progreso.

Además de tratar de vivir tan naturalmente como sea posible, hay pacientes que necesitan tomar medicamentos para calmar el dolor y que a la vez ayuden a dormir mejor. El problema con algunos medicamentos es que se llega a un punto de tolerancia y se necesita tomar para obtener el efecto deseado (remedios opiáceos). Es preocupante la idea de volverse dependiente de una medicación, los tratamientos naturales pueden ser la única opción que tenemos si los elegimos. También algunos médicos recomiendan practicar relajación una hora antes de acostarse.  

Leer, tomar un baño de sales de Epsom, jugar con su mascota o tomar un bocadillo liviano y un poco de leche caliente, son buenas maneras de relajarse antes de acostarse y pueden ser muy beneficiosas para lograr un buen sueño. Hay muchas cosas que pueden ayudarle a calmarse para no desesperarse por no poder dormir o dormir mal.

Pruebe con sonidos suaves o música relajante para ayudar a conciliar el sueño. Escuche alguna lista de reproducción como las que usan los masajistas o los consultorios odontológicos, puede realizar magia en su mente para procesar el dolor.

Sólo escuchar la misma música le va hacer sentir que está recibiendo un masaje relajante y reconfortante. Busque en internet y encontrará bastantes listas de reproducción para elegir la que más le agrade.

Para algunos pacientes el yoga es una herramienta muy útil para relajarse. Un ligero estiramiento puede ayudar a relajar los músculos y hacer que sea más fácil quedarse dormido.

Mindfulness y la meditación son otras opciones que pueden ser muy beneficiosas, ya que eliminar de su cabeza las preocupaciones sobre el trabajo, las relaciones y las cosas que debe hacer al día siguiente suele resultar muy difícil, a veces casi imposible.

A algunas personas les resulta práctico tener un bloc de notas y un lápiz al lado de la cama, escribir lo que siente y piensa podría ayudarlo a serenarse. Saque lo malo de su cabeza, para que realmente pueda lograr una buena noche de descanso.

Política de privacidad del uso de productos de Google