Fibromialgia, síntomas, diagnóstico, tratamiento.

La fibromialgia es un conjunto de síntomas. ¿Cuáles son?

La fibromialgia es una enfermedad de causa desconocida y el síntoma principal es el dolor a la presión y palpación en localizaciones físicas específicas. 

El dolor suele ser difuso y persistente, quemante, punzante o penetrante. 

Involucra todo el cuerpo y el esqueleto axial (huesos que soportan el peso del cuerpo como la columna vertebral, tórax, pelvis, cuello y cabeza). Las zonas más frecuentemente afectadas son la lumbar, cervical, hombros, rodillas, muslos y brazos.

El dolor suele empeorar con el frío, infecciones, estrés y falta de sueño.

Otro de los síntomas asociados al dolor son el agotamiento o fatiga crónica, sin causa que lo justifique. Varía durante el día, desde una intensidad moderada a severa. 

Son frecuentes los trastornos del sueño, problemas para conciliar el sueño o interrupciones frecuentes del mismo durante la noche, resultando en un sueño no reparador. 

Otros síntomas asociados:

  • síndrome del colon irritable, 
  • síndrome de vejiga irritable, 
  • rigidez del cuerpo, generalmente matutina, 
  • cefaleas, 
  • malestar abdominal, 
  • parestesias, entumecimiento y 
  • mareos. 

La fibromialgia no es una enfermedad mental, aproximadamente el 30% de los enfermos cursan al mismo tiempo cuadros de ansiedad o depresión a veces preexistente, y muchas veces secundaria a la enfermedad. 

También encontramos trastornos cognitivos, como dificultad para concentrarse o para retener información (fibro-niebla).

Tratamiento de la fibromialgia

Es una enfermedad crónica, pero el pronóstico puede mejorar con un diagnóstico precoz, información correcta, y un tratamiento combinado adecuado al paciente. 

Hasta el momento no existe un tratamiento curativo, pero sí hay excelentes resultados con tratamientos interdisciplinarios. 
Dentro de las opciones de tratamiento se recomiendan: 
  • programas de ejercicios aeróbicos, 
  • ejercicios de fortalecimiento muscular y de 
  • estiramiento o flexibilidad, 
  • técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad, 
  • programas educativos que le ayuden a comprender y controlar la 

         fibromialgia. 

Con respecto al tratamiento farmacológico, hay varios medicamentos aprobados para la fibromialgia, que han resultado eficaces en el manejo de los síntomas.
Por: B. Cetina 
Información extraída de: 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Cambios físicos de quien sufre de Fibromialgia

Cambios Físicos en el Cuerpo de los Enfermos de Fibromialgia
Las investigaciones están comenzando a encontrar razones fisiológicas visibles. Ciertamente todavía hay un largo camino por recorrer, sin embargo, la Fibromialgia tiene una larga historia de malentendidos, por lo que incluso un comienzo en tratar de encontrar más conexiones físicas, es un buen paso.


La fibromialgia es generalmente incomprendida, pero no 
hay confusión acerca de cómo se presenta.

El síndrome se caracteriza por un dolor generalizado que suele afectar a los músculos y/o las articulaciones.
Sin embargo, puede afectar cualquier área del cuerpo, incluyendo los tejidos. Da como resultado dolor de espalda y dolor muscular, sensación de cansancio general, y áreas sensibles específicas.
A pesar de tener múltiples puntos que son sensibles a la palpación, llamados “puntos gatillo”, el paciente tendrá un examen neurológico normal que no muestra lo que está sucediendo. 
 Cuando el especialista ejerce una cierta presión sobre los puntos gatillo, causa dolor.
El síndrome más comúnmente afecta a las mujeres de mediana edad que en general son saludables. Pero, también puede afectar a mujeres de diferentes edades, así como a hombres y niños. Además del dolor, las personas con fibromialgia experimentan otros síntomas, incluyendo fatiga, problemas del sueño, dificultades con la memoria y la concentración. También puede causar trastornos intestinales.

En primer lugar, el síndrome puede ser responsable tanto de los trastornos del sueño, como del mal sueño. El último se refiere al hecho de que el sueño a menudo no es relajante o refrescante debido a la fibromialgia. 
Como resultado, el síndrome se confunde a menudo con el síndrome de fatiga crónica.
El síndrome también puede ser responsable de algo llamado “niebla cerebral”. Se refiere es la incapacidad de concentrarse, o pensar claramente que a menudo acompaña a esta enfermedad.
No está claro que esto esté directamente relacionado con la fibromialgia, o si es causado por el dolor crónico, y la fatiga que la condición trae.
La fibromialgia también puede ser responsable de trastornos digestivos. No es raro que cause irritaciones intestinales (colon irritable).
Además del dolor, también puede causar sensaciones de ardor o picazón. Este es un efecto secundario bastante común, pero sucede ocasionalmente.
Por último, no es raro que las personas que sufren de fibromialgia también tengan otras condiciones psicológicas al mismo tiempo.
Esto puede ser un problema, ya que la fibromialgia tiene una larga historia de ser caratulada como “todo está en su cabeza” por los médicos y otros profesionales de la salud.
Sin embargo, esto no es clasificar esta condición como psicosomática, sólo para reconocer que puede haber otras condiciones sucediendo al mismo tiempo que la fibromialgia. 
 Al igual que los trastornos del sueño, no está claro que esto esté directamente relacionado con la misma.
No es sorprendente si los pacientes que sufren de dolor crónico, y están experimentando los otros tipos de frustración que la fibromialgia puede crear, también podría conducirlos a sufrir de depresión.
Esto no es un resultado directo de la fibromialgia, sino más bien la causa de los síntomas que trae consigo. Eso no lo hace menor a la fibromialgia, sólo significa que no será tratado como un resultado directo.
 
La Fisiopatología de la fibromialgia
La patología es la disciplina médica que describe las condiciones típicamente observadas durante un estado de enfermedad, mientras que la fisiología es la disciplina biológica que describe los procesos o mecanismos que operan dentro de un paciente.
La patología describe la condición anormal o no deseada, y la fisiopatología trata de explicar los procesos o mecanismos fisiológicos, por los cuales dicha condición se desarrolla y progresa.
En última instancia, la fisiopatología se puede describir simplemente como los cambios observables que se producen fisiológicamente, debido a una condición médica.
No es la causa, sino más bien el efecto, que una condición tiene en el cuerpo.
Entonces, ¿qué cambios en el cuerpo del paciente son causados por la fibromialgia? 
Esto será naturalmente difícil de explicar, ya que casi todo acerca de este síndrome está envuelto en la incertidumbre.
Sin embargo, hay al menos algunos aspectos de la enfermedad que son observables, y por lo tanto pueden ser vistos como parte de la fisiopatología del síndrome.
El síntoma más obvio y observable es el dolor. Esto se entiende como un problema con la hipersensibilidad a los estímulos en general, que luego se manifiesta como dolor.
Esta hipersensibilidad es posiblemente el resultado de cambios neurobiológicos, o de “hipervigilancia”.

Diagnóstico clínico de la Fibromialgia, 5 señales utilizadas. ¿Cuáles son?

1º-. Sintomatología Neurovegetativa en forma de:

➔ Inestabilidad cefálica con sensación de caída inminente, al caminar o al bajar escaleras. Ha presentado varias caídas.
➔ Síntomas de hipotensión postural (baja presión de origen neurológico).
➔ Intolerancia a los cambios de temperatura y al calor.
➔ Palpitaciones de vez en cuando, ocasionalmente dolor torácico, ha necesitado varias asistencias en urgencias por esos episodios.
➔ Colon irritable (deposiciones hasta diez veces al día).
 
2ª-. Sintomatología Neurocognitiva con:
➔ Desorientación temporo-espacial en lugares conocidos en donde estuvo en varias ocasiones.
➔ Dificultad a la conducción por inseguridad y falta de reflejos.
➔ Falta de reacción del pensamiento.
 
 

 

 
➔ Lentitud de pensamiento, e incapacidad de realizar dos tareas a la vez. Alteración en la memoria, la concentración y la planificación de tareas. Marcada confusión con olvidos frecuentes.
➔ Cefaleas agobiantes fronto-occipitales.
➔ Alteraciones visuales y auditivas, en forma de fotofobia y fonofobia muy marcada.
➔ Imposibilidad de leer porque no entiende lo que lee, antes era un lector asiduo. Imposibilidad de hacer cálculos.
➔ Cambia las palabras al hablar, con ocasionales episodios de incapacidad de decir algunas palabras o decirlas cambiadas.
➔ Algún episodio de marcha inestable, con varias caídas.
 
3º-.Dolor:
➔ Presenta dificultades para su higiene personal, ya sea por dolor, o por dificultad de los movimientos finos.
➔ Mialgias como pinchazos, con debilidad muscular y marcadas caídas de objetos, con fatiga muscular precoz.
➔ Contracturas musculares.
➔ Parestesias y/o disminución de la sensibilidad, en cara y piernas.
➔ Intolerancia a estar de pie más de 10-15 minutos, por pérdida de fuerza muscular (tiene una silla portátil que lleva a todos los sitios a los que va para sentarse).
➔ Marcados dolores en los talones, que le obligan a cambiarse varias veces al día de zapatos (hasta 3 y 4 veces).
 
4º-. Alteración en el patrón del sueño con insomnio, y alteraciones en el ritmo del sueño.
 
5º-. Sintomatología Inmunológica en forma de:
➔ Aftas bucales recurrentes sin herpes.
➔ Sensación de escalofríos continuos, con febrícula, desde el inicio del cuadro.
➔ Síndrome de boca seca. 
➔ Dolor al tragar repetitivo.
El diagnóstico se hace en base a las molestias que se han señalado previamente, y a los datos que el Médico encuentra en la exploración. 
 
 
Se valora la incapacidad laboral
A – Cuadro doloroso de larga evolución (más de 12 meses) y existencia de los puntos dolorosos específicos, “Puntos Gatillo” (18 en total, según American College of Rheumatology, y según nuestras estadísticas, 22 comprobados con “busca puntos láser” y “algómetro”.
1- Dolor en la parte posterior e inferior del cráneo.
2- dolor cervical bajo, bilateral, vértebras C5-Cc6.
3- Trapecios (músculos posteriores del tórax), bilateral en mitad borde superior.
4- Hombros: bilateral en su origen en la región escapular, cerca de la línea media.
5- Costilla 2ª: bilateral en la unión condrocostal.
6- Codo lateral: bilateral a 2 cm de los mismos.
7- Glúteos: bilateral, en los cuadrantes superiores, en el pliego anterior del músculo.
8- Trocánter mayor: bilateral, posterior a la saliente trocantérea.
9- Rodillas: bilateral, en parte grasa media, próxima a la línea media.
10- Tendón de aquiles bilateral, en su punto de inserción en el talón.
11- Talón bilateral, a la maniobra de compresión los dedos del examinador, este dolor es muchas veces confundido en exámenes anteriores con un espolón. Se ratifican con el buscador de puntos de dolor láser.
 
B – Pruebas para la valoración del dolor, L.O.P., EVA.
Se podría aceptar que el paciente está afectado de fibromialgia cuando:
Contesta positivamente a más de 25 del total de las preguntas. Presenta dolor en 12 de los 18 puntos fibromiálgicos, (22 puntos, según nuestro criterio). Valoración del Dolor que sea de 26 a 36 puntos de la L.O.P.
 
 
Las escalas de valoración del dolor son métodos clásicos de medición de la intensidad del dolor, y con su empleo podemos llegar a captar la percepción del dolor por parte del paciente.


Por: B. Cetina

Imagen de: Entérate ahora

Política de privacidad del uso de productos de Google

Insomnio en la Fibromialgia, dificultades de movimiento, equilibrio, cansancio. Qué nos puede ayudar?

Los osteópatas no pueden regenerar una articulación, pero sí pueden restablecer el equilibrio funcional para que esa articulación pueda moverse con su capacidad máxima, a pesar de los cambios en la misma.
El hecho de tener artrosis no significa que el paciente tenga que vivir con dolor.
Por otro lado, los daños de una vida sedentaria son señalados por todos los especialistas. 
Así, Dayan explica que con el sedentarismo “no se favorece la irrigación, pudiendo así alentar, por mala circulación, un desgaste óseo de las articulaciones, y de todos sus componentes, llámese cartílago, cápsula, etc.”
 
Actividad física personalizada
Caminar diariamente, hacer natación, o andar en bicicleta, son algunas de las actividades que ayudan a cuidar el cuerpo y mantenerlo flexible. 
Sin embargo, como explica Nasswetter, el ejercicio debe estar adecuado a la realidad del paciente en el momento de su estado físico.
“Si el paciente tiene una artrosis de rodilla, el dolor hace que use menos esa articulación.
Si se usa menos, se hipotrofia (término médico para la pérdida de fuerza muscular o volumen del cuerpo) los músculos, y se crea un círculo vicioso.
Entonces, el paciente puede empezar por hacer ejercicios de fortalecimiento de cuádriceps, en los que no se mueva la articulación, (por ejemplo: Pilates).”
En este sentido, García aclara que “es importante complementar los ejercicios físicos con cualquier actividad de flexibilización corporal.
Pero teniendo cuidado con cómo se hace. 
Porque mucha gente realiza la actividad adecuada, pero la realiza mal.
Entonces, lo que debería ser terapéutico se convierte en una sobre exigencia extra.”
Por otro lado, Legal advierte que, si bien el sedentarismo es perjudicial, un exceso de actividad también lo es:
Hay gente que hace un deporte y se toma un antiinflamatorio antes para no sentir dolor. 
Esa persona está yendo contra su propio cuerpo.”
Finalmente, los especialistas coinciden en que la actividad física que la persona elija para su vida diaria debe gustarle, ya que caso contrario se transformaría en una mayor presión.  
 
Otros motivos de consulta:
Además de lo expuesto, son frecuentes las consultas por:
– Alteraciones respiratorias (tales como bronquitis)
Alteraciones digestivas
Acúfenos (percepción de golpes o sonidos en el oído, que no provienen del exterior)
– Problemas en la visión (miopía, ojos secos, etc.)
– Ronquidos
Colon irritable
Dificultades de movimiento o de equilibrio.– 
– Tensiones musculares, contracturas, calambres.
Dolores de cabeza, estrés, cansancio, insomnio,
mareos, irritabilidad.
No hay límite de edad para atenderse con un osteópata, desde recién nacidos hasta personas de edad avanzada.
La cantidad de sesiones, así como la frecuencia, dependen de cada situación, aunque por lo general varían entre 3 y 8 sesiones de no más de una hora, con una frecuencia que suele ser quincenal o mensual.
Asimismo, el tratamiento osteopático no suprime en modo alguno la medicina tradicional, sino que pueden ser perfectamente complementarios.
Lee la Primera Parte: 👇
‘ANTES’ DE TOMAR CUALQUIER MEDICAMENTO, HIERBA MEDICINAL, O SUPLEMENTO DEBE CONSULTAR CON SU REUMATÓLOGO, MÉDICO CLÍNICO Y/O NEURÓLOGO!
Nota: Fibromialgia, Dolor Invisible, es solamente una página de noticias e información sobre la fibromialgia y otros temas de salud. No ofrecemos asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. No pretendemos sustituir el asesoramiento médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico, ante cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una enfermedad. Nunca ignore el consejo médico o demore en buscarlo debido a algo que ha leído en este sitio web
GRACIAS POR LEERNOS!

¿Qué nos puede ayudar para la Fibromialgia, dolores articulares, mareos, cefalea?

La osteopatía clínica trata la fibromialgia a través de la normalización del sistema nervioso autónomo. Este sistema regula los órganos del cuerpo y se puede ver influido por las emociones, ya que tanto el sistema nervioso autónomo como el sistema límbico de las emociones se controlan a través del hipotálamo.

Creemos que el tratamiento pasa por la normalización del sistema neurovegetativo, localizado en su mayor parte en el cráneo, el sacro, la columna vertebral y las costillas.

Los comienzos de la artrosis pueden ser mucho más tempranos, dependiendo de factores como la predisposición genética, el sobrepeso, la alimentación y la práctica de actividad física. También la vida más sedentaria ha hecho que algunos tipos de artrosis se observen más que en el pasado.
Es frecuente que por el uso de las computadoras y celulares, no mantengamos la posición correcta del cuerpo y pasemos muchas horas en posiciones erróneas para la salud. Esto genera desarreglos en la columna cervical, contracturas en los músculos paravertebrales y un eje corporal que no es el apropiado.
El término no se refiere sólo al tratamiento de problemas óseos, sino a trastornos en los tejidos. En la osteopatía se trabaja sobre la parte músculo esquelética, la parte visceral, el sistema nervioso, la parte linfática y circulatoria.

No está orientada a un síntoma en particular, sino a la causa que lo motivó. Por ejemplo, el hecho de tener una pierna más corta que la otra puede generar un desequilibrio físico que deriva en dolores cervicales o de la espalda, entre otros. El paciente va a hacer la consulta por esos dolores, pero la causa de los mismos no está radicada en esa zona.

El Tratamiento General Osteopático, se basa en hacer movilizaciones suaves de todas las articulaciones del cuerpo y los órganos para normalizar este sistema, mejorar las funciones de los órganos y tejidos del cuerpo y dar al paciente la capacidad vital que le falta.

Algunos de los más frecuentes motivos de consulta son los dolores en las articulaciones, mareos, cefaleaproblemas de columna y esguinces. Frente a estos síntomas la osteopatía parte de una visión integral del individuo, concibiendo al cuerpo como un todo.
El trabajo del osteópata se realiza en una camilla y no se usan aparatos. El profesional trabaja con las manos, a través de las cuales detecta por medio de la palpación, las zonas que presentan restricciones de movilidad, buscando luego devolverles la funcionalidad.
Lo primero que se realiza, antes de comenzar una sesión es conversar con el paciente sobre el motivo de la consulta, cuánto tiempo hace que tiene el problema en cuestión, sus antecedentes médicos, sus actividades diarias, etc. Los aspectos psíquicos y emocionales también resultan fundamentales. Es muy importante esta primera parte, para poder ubicar al paciente de acuerdo a su edad y sus capacidades corporales. 
Luego se lo trata en su totalidad, buscando la causa del problema, observando su postura, también cuáles son las mayores tensiones que pudiera tener, etc. Ver si por ejemplo, un problema de cadera no fue generado por un apoyo inadecuado de los pies, se observa la forma en que el paciente camina, cómo se para y cuál es la descarga de peso que hace al moverse, también se le puede hacer un test de movilidad para evaluar sus movimientos.
Luego se procede a la palpación, a través de la cual se lo puede diagnosticar y tratar.
Por medio de este tratamiento se busca percibir los micro movimientos, que son la expresión de la vitalidad y la salud del paciente.
No se trata de masajes sino de tratamientos correctivos para que el cuerpo pueda activar sus fuerzas de auto curación, desbloqueando las zonas restringidas y recobrando así el equilibrio y la armonía.