Un estudio indica un origen autoinmune de la Fibromialgia y abre nuevas vías para el tratamiento.

La fibromialgia es un trastorno crónico que se caracteriza por un dolor generalizado y por varios síntomas no dolorosos. Se ha sugerido que la autoinmunidad, la neuropatía de fibras pequeñas y la neuroinflamación están implicadas en el desarrollo de la enfermedad. 

Los resultados de este estudio, indican que los mecanismos genéticos, así como la autoinmunidad, tienen un papel en el origen de la fibromialgia.

Se ha investigado a diez pacientes y diez personas sanas. En la sangre analizada de los pacientes se encontró genes que sugieren que la autoinmunidad tiene un papel en la enfermedad.

Los síntomas incluyen fatiga, fiebre, rigidez difusa, mialgias y debilidad muscular, pérdida de apetito, síntomas relacionados con otros órganos, y el sistema nervioso central y periférico, glandulares con sequedad de ojos y boca, síntomas gastrointestinales o afecciones urinarias.

Se ha sugerido la relación de la neuroinflamación en el desarrollo de la enfermedad, se han comprobado altos niveles de citocinas y quimiocinas, una fuerte activación de microglía y linfocitos tanto a nivel del sistema nervioso central como periférico.

La hipótesis de que la autoinmunidad puede estar involucrada en la fibromialgia se basa la asociación con enfermedades autoinmunes, la relación entre traumatismos o infecciones, que también participan en el desarrollo de autoinmunidad, el alto predominio en mujeres y la detección de autoanticuerpos anti-músculo liso y anti-músculo estriado.

Además, la condición se suele presentar en algunas enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto y el síndrome de Sjögren.

Hemos encontrado evidencia de un componente autoinmune en la enfermedad. La presencia dos firmas típicas de las enfermedades autoinmunes en pacientes fibromiálgicos, confirma la firma genética y la presencia de un proceso inflamatorio en curso.

La futura identificación de un componente autoinmune en el origen de la enfermedad pueden llevar a opciones de tratamiento más efectivas, especialmente para el tratamiento de pacientes que no se benefician de los medicamentos para el control del dolor.

Se necesitan más estudios en una cantidad más amplia de pacientes, para confirmar nuestros datos sobre la importancia de los factores epigenéticos y autoinmunes en el origen de la fibromialgia.

Por: B. Cetina

Imagen de: Fibromialgia noticias

Estudio: ‘Gene Expression Profiling in Fibromyalgia Indicates an Autoimmune Origin of the Disease and Opens New Avenues for Targeted Therapy’ 

Política de privacidad del uso de productos de Google