Pareja y Fibromialgia, secretos para mantenerse unidos y felices a pesar de la condición


Cuando eras un novio/a sano diciendo tus votos en tu boda, nunca pensaste que ibas a tener que ocuparte tan pronto de en la «enfermedad», que es parte de esos votos.

En lo único que piensas en esos momentos es en tener una vida plena, hijos, un buen futuro y por supuesto, amor y romance.
Nadie te puede anticipar que tu cónyuge recibirá un diagnóstico que se convertirá en una alteración de la vida para ambos.
Comenzar con la fibromialgia.
A algunos esposos les resulta más difícil porque esto es algo que no esperaban y nunca se imaginaron que sucedería. Lo que lo hace aún más difícil es que la fibromialgia es una enfermedad tan impredecible, los síntomas pueden cambiar diariamente, incluso cada hora.
Parecería que sólo estás siendo perezoso o buscando atención. Nosotros sabemos que no es verdad. Nadie en su sano juicio elegiría vivir de esta manera.

Si un miembro de la pareja es diagnosticado al comienzo del 
matrimonio, antes de que se hayan desarrollado niveles 
profundos de confianza, desgraciadamente el matrimonio puede no sobrevivir.
La ayuda de amigos y familiares para aliviar parte de la carga sobre el cónyuge sano, colaborará a quitar cierta presión sobre el matrimonio. Les ayudará a sentirse menos como paciente y cuidador y más como marido y mujer.
Cuando el miembro de la pareja que tiene fibromialgia tiene un buen día, hagan juntos alguna actividad que ambos disfruten.
Ambos continúen dedicándose a su cónyuge y su matrimonio tanto como puedan.
 
Mantener las líneas de comunicación abiertas es muy importante.
Las siguientes preguntas son útiles para comenzar una conversación:
1.  Qué más necesitas de mí?
2.  Te sientes seguro compartiendo todos tus sentimientos, positivos y negativos conmigo?
3.  Estás cómodo emocionalmente e íntimamente conmigo?
4.  Crees que tenemos suficiente diversión?
5.  Sientes que puedes ser tú mismo conmigo?
6.  Hay cosas que desearías no tener que hacer?
7.  Qué puedo hacer para facilitarte las cosas?
8.  Te sientes seguro al ser débil y vulnerable conmigo?
9.  Cuándo fue la última vez que te hice sentir bien?
10. Sientes que puedes ser tú mismo junto a mi?
11. Te digo a menudo lo mucho que te aprecio?
12. Por qué te enamoraste de mí? Me amas todavía?
13. Qué podemos hacer para agregar emoción a nuestro matrimonio?

Cuando hace estas preguntas, es muy importante que permita dar tiempo para responder, sin interrumpir. Este tipo de preguntas realmente han ayudado a muchos matrimonios a permanecer conectados emocionalmente.
El consejo es usar una pregunta para pasar tiempo conversando, al menos dos veces por semana.
Es importante permanecer muy atentos cuando tenemos un diálogo realmente honesto. Como resultado el matrimonio puede perdurar en el tiempo a pesar de la fibromialgia.
Sé que muchos creímos que la parte «en la enfermedad» de nuestros votos sería para cuando fuéramos viejos, abuelos y con el cabello gris. Desgraciadamente, eso no es lo que nos ha ocurrido.
Nunca deje de luchar por su matrimonio y mantenga una comunicación abierta y honesta.
Si su cónyuge ha decidido no quedarse en el matrimonio 
debido a su fibromialgia, simplemente sepa que no está solo y que 
el corazón de todos los pacientes de fibromialgia están a su lado y sufren por usted.
El abandono encima de la enfermedad, es tan injusto…
NOTA: la persona que tiene fibromialgia dentro de la pareja, tiene la obligación moral de ir a los especialistas correctos: Reumatología, Neurología, etc.
También debe tomar los remedios y hacer todo lo que le indiquen los especialistas, por ejemplo, actividad física. Hacer un tratamiento psicológico, si fuera necesario. 
Para así evitar recargar y poner en riesgo su relación con quejas, mal humor, e indirectas continuas.
Ninguna pareja aunque ambos sean sanos, perdura en el tiempo si uno de ellos cambia su humor y su manera de ser…


Gracias por leernos!

Por: B. Cetina

Política de privacidad del uso de productos de Google