La fibromialgia, el dolor crónico y el exceso de peso.

Una de las influencias más negativas para el dolor crónico es el exceso de peso. Esto no se debe solo al hecho de la sobrecarga física, sino que la acumulación de grasa en el organismo provoca alteraciones metabólicas que incrementan la inflamación crónica y ésta empeora el dolor.

El sobrepeso y la obesidad son problemas de salud, pero también empeoran el dolor crónico también nos hacen más propensos a padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, depresión, alteraciones gastrointestinales, etc.

La complejidad de la regulación del peso corporal y la relación entre la alimentación y el dolor crónico, hace de este tema una prioridad a la hora de ayudar a los pacientes. Se considera obesidad cuando nuestro IMC es mayor a 30 o también cuando la acumulación de grasa en el abdomen hace que nuestro perímetro de cintura sea superior a 88 cm. en mujeres y a 102 cm. en hombres.

Con la obesidad aumenta la inflamación crónica en el organismo y provoca más dolor ya que se potencia la sensibilización central y se perjudica el equilibrio metabólico, endocrino e inmunitario.

Hay una estrecha relación entre el aumento de la grasa abdominal y el aumento del dolor, es decir, los pacientes con sobrepeso u obesidad sienten más dolor, tienen peor salud, funcionalidad física y calidad de vida.

Son muchos los estudios que hablan sobre cómo la obesidad y el sobrepeso afectan negativamente en el nivel de dolor de los pacientes con fibromialgia, artrosis, dolor lumbar crónico, etc. En todos ellos se pone de manifiesto que disminuyendo aunque sea en tan solo un 10% del peso inicial, los pacientes notan mejoría.

El hecho de no descansar lo suficiente, dormir pocas horas o tener una mala calidad del sueño nos hace comer más. Estar bajo un estado de estrés crónico, como puede ser el hecho de sufrir dolor continuamente, altera la regulación del apetito. Las alteraciones en el estado de ánimo, la depresión y la ansiedad también afectan cómo comemos.

La falta de actividad física nos hace perder masa muscular y por tanto sentirnos más cansados o con menos vitalidad, y eso nos puede hacer buscar energía en la comida. Uno de los efectos positivos de hacer ejercicio físico es que éste ayuda a la regulación de la saciedad y el hambre.

Es básico ayudar a los pacientes a llevar una dieta saludable que les permita mantener el peso corporal, siempre sin dejar de disfrutar de ricos platos y buenas recetas. Las recomendaciones tienen que adaptarse a cada paciente, pero hay algunas pautas generales que pueden tenerse en cuenta para mejorar el peso y el dolor:

  • Tienen que predominar los alimentos de origen vegetal pues concentran más nutrientes en menos calorías.
  • Las verduras deben consumirse diariamente igual que las frutas, siendo ideal 2 porciones de verduras y 3 de frutas.
  • Reducir al máximo los azúcares y alimentos ricos en grasas saturadas como la carne roja, embutidos, lácteos sin descremar, galletas, repostería y alimentos procesados.
  • Deben incluirse en raciones pequeñas, semillas y frutos secos como nueces, almendras, avellanas o pistachos.
  • Es importante tener horarios fijos para comer y evitar ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono por la noche (para las cenas lo ideal son las verduras, las ensaladas, el pescado y el huevo).

Por: B. Cetina

Parafraseado de:

http://www.cmvillegas.com.ar/exceso-de-peso-y-dolor-cronico/

Política de privacidad del uso de productos de Google

Fibromialgia, me canso, me duele, me olvido, me quema, me pincha…



Emoción y dolor: la fibromialgia
Es un diagnóstico que se repite en los consultorios, y que afecta sobre todo a las mujeres. Te contamos de qué se trata y qué se puede hacer. Desde hace tiempo se conoce la asociación entre depresión y dolor. Las estadísticas estiman que entre un 20 a 30% de pacientes con depresión tendrán episodios de dolor, y hasta un 50% de los pacientes con dolor crónico desarrollarán, a lo largo de su enfermedad, un trastorno depresivo, cifra que se incrementa si, además, se suman otros males, como el estrés, ataques de pánico, fobias, obsesiones, etc., todos cuadros clínicos que suponen un mal manejo de la ansiedad.


Derechos reservados®

En ese marco, una palabra se ha vuelto frecuente en los consultorios: fibromialgia. ¿De qué hablamos? 

La Fibromialgia es uno de los trastornos que certifica la relación entre las emociones desagradables y el dolor. Se la considera un conjunto de síntomas y signos, caracterizado por la presencia de dolor crónico intenso (con más de 3 meses de evolución), con puntos específicos en la zona cervical, lumbar y (con frecuencia) también en manos, rodillas, tobillos, pies, etc.
Junto a estos síntomas se presentan otros: insomnio, o sueño no reparador, fatiga fácil, pérdida de la concentración y la atención, fallas en la memoria, disminución de la libido (interés sexual) y un estado de preocupación constante que gira en torno al dolor.
Las personas afectadas por el síndrome refieren sentir «que los músculos están retorcidos», «duros como piedras» o bien que «son atravesados por un cuchillo», todas imágenes que acompañan a las sensaciones dolorosas.

El síndrome es más frecuente en mujeres, en una proporción aproximada de, 7 a 10 Mujeres por cada Hombre. Se estima que la padece entre 3 a 4% de la población general.

La fibromialgia puede iniciarse luego de una situación traumática de distinta índole: accidentes, infecciones virales, conflictos familiares, de pareja, laborales, etc. No se conocen las causas profundas de la Fibromialgia, aunque la hipótesis más aceptada es la alteración del sistema nociceptivo, es decir, las vías del sistema nervioso que elaboran el dolor en nuestro cuerpo. Este sistema discrimina los diferentes estímulos (físicos, temperatura, heridas) y nos prepara para afrontar una situación que conlleva dolor (como ir al dentista).
En las personas sanas existe un umbral que las preserva, dándole el tono preciso -y real- al estímulo desagradable.

En cambio, las personas con Fibromialgia tienen un umbral muy bajo a dichos estímulos, convirtiendo mínimos eventos, sin implicancia clínica, en síntomas molestos e incapacitantes.
Con el tiempo la seriedad es cada vez mayor y la enfermedad recrudece, haciendo difícil la resolución de problemas cotidianos, o dificultando las relaciones sociales: cansancio fácil, visión catastrófica de la vida, irritabilidad, impaciencia, baja estima, etc.

Una vez que el sistema nervioso se sensibilizó (fenómeno de sensibilización central), se van desarrollando en cascada todos los síntomas sin que exista o el paciente reconozca, un motivo desencadenante.

¿Existe un tratamiento?

Hasta el momento la Fibromialgia no tiene un tratamiento que la cure, pero se pueden aliviar los síntomas permitiendo mejorar la calidad de vida. Es una condición que requiere de una evaluación profunda, tanto física (médicos clínicos, reumatólogos, neurólogos) como psicológico/psiquiátrica.

Es necesario abordar los síntomas dolorosos y la interpretación anormal que se tiene de los mismos, así como un cambio en los hábitos de vida, reduciendo el estrés y el sentimiento de incapacidad para afrontar la vida diaria.

En la actualidad existen tratamientos farmacológicos aprobados para calmar los síntomas de la Fibromialgia, pero su indicación y posología, debe ser siempre controlada por el médico Reumatólogo y/o Neurólogo.

Por: B. Cetina

Imagen de: www.imagui.com

AiBiCi: http://www.pizap.com/

Política de privacidad del uso de productos de Google

La Fibromialgia está en tu cabeza… No! Está en mi cerebro hipersensible.

Ayudemos a nuestra Fibromialgia. Beneficios del CBD.

El cannabidiol (CBD) es un aceite derivado del cannabis. 

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que el CBD puede ayudar a las personas con fibromialgia.

La fibromialgia es una condición caracterizada por dolor crónico. 

Los estudios sugieren que el CBD puede ayudar a aliviar el dolor, por lo que los investigadores están analizando sus efectos sobre los síntomas de la fibromialgia.

Aunque la evidencia actual aún es limitada, los datos sugieren que el cannabis puede tener un efecto positivo sobre la fibromialgia.

Además, aunque el CBD se muestra prometedor como remedio para esta afección, la investigación aún no ha demostrado que sea seguro y eficaz, hay muchos países donde no se ha aprobado el CBD para tratar la fibromialgia u otras formas de dolor. A pesar de esto, el CBD sigue siendo una opción popular. 

Veremos por qué el CBD puede aliviar el dolor de la fibromialgia. Sus usos más eficaces y algunos posibles efectos secundarios.

¿El CBD es lo mismo que el cannabis?

El CBD no es lo mismo que el cannabis.

El CBD es uno de los más de 100 cannabinoides que provienen de la planta de cannabis. 

Otro compuesto del cannabis, llamado tetrahidrocannabinol (THC), éste es responsable de producir un subidón. En la mayoría de los casos, el aceite de CBD en el mercado está hecho de un tipo de cannabis llamado cáñamo, que legalmente debe contener menos de 0.3% de THC.

El aceite de CBD concentrado podría ofrecer mayores beneficios con menos riesgos que el uso de cannabis medicinal.

¿Cómo actúa el CBD para la fibromialgia?

Los investigadores no encontraron de manera decisiva por qué el CBD parece reducir algunos síntomas de la fibromialgia, o por qué funciona para algunas personas y para otras no, pero actualmente se están probando algunas teorías al respecto. Los efectos analgésicos del CBD aparentemente se deben a sus efectos en el cerebro. 

Puede interrumpir las vías nerviosas que envían señales de dolor entre el cerebro y el resto del cuerpo.

El CBD y otros cannabinoides se adhieren a receptores especializados en el cerebro. Uno de estos receptores, llamado receptor CB2, juega un papel en el manejo del dolor y la inflamación.

Cuando el CBD ingresa al cuerpo, puede adherirse a los receptores CB2 o puede hacer que el cuerpo produzca cannabinoides naturales (endocannabinoides) que se adhieren a estos receptores. De esta manera reduce el dolor y la inflamación.

Un estudio sugiere que la falta de endocannabinoides puede ser la raíz de los dolores crónicos, incluidas la migraña y la fibromialgia.

El uso de CBD puede corregir esta deficiencia, lo que explica el éxito del producto para aliviar el dolor crónico.

La investigación aún es limitada, por lo que se necesitan más

estudios antes de que se pueda comprender completamente 
 
este proceso.
Imagen de:

Fibromialgia primaria y secundaria. ¿Cuáles son las diferencias?

Cuando tenemos una enfermedad debilitante que afecta todos los
aspectos de su vida, es normal preguntarse ‘¿por qué?’.
Cuando se trata de fibromialgia, constantemente estamos aprendiendo más respecto a ella. Si bien aún no tenemos una imagen completa, nos estamos acercando.

Los investigadores están aprendiendo mucho sobre qué conduce a la fibromialgia, pero aún no tienen claro por qué conducen a esta condición en algunas personas y no en todas. 
Muchos creen que la afección está vinculada a una predisposición genética, lo que podría aclarar esa pregunta.
La fibromialgia se agrupa en dos categorías: primaria y secundaria.
La fibromialgia primaria es la más común y también se llama fibromialgia ‘de causa desconocida’, o sea que aparece espontáneamente. 
La fibromialgia secundaria se asocia con otras causas de dolor crónico.

Fibromialgia primaria (de causa desconocida)
Las causas sospechadas de la fibromialgia primaria incluyen anormalidades en el cerebro y hormonales, trastornos crónicos del sueño, efectos psicológicos, sociales, traumas y anormalidades musculares.

Cerebro y anormalidades hormonales
Los estudios muestran, que las partes del sistema nervioso central que manejan las señales de dolor funcionan de manera diferente a las de las personas sanas. Esto se llama sensibilización central.
Los investigadores saben que las personas con fibromialgia pueden tener numerosas anormalidades en su actividad hormonal, metabólica y química del cerebro, pero no están seguros de si estas son causas de fibromialgia, o también del efecto del dolor y el estrés en el sistema nervioso central. 
También se han descubierto algunos cambios físicos en el cerebro.

9 cosas que deben dejar de hacer los pacientes de Fibromialgia

El dolor crónico cambia tu perspectiva de la vida
Tengo amigos y familiares que creen que ser siempre positivo que evita que lo malo entre en tu vida. 
Según su idea somos aparentemente un imán para lo malo.


Pon tus propias necesidades en primer plano.  

Especialmente a las mujeres se les enseña que sus necesidades deben ir en último lugar, después de su esposo, hijos, iglesia, trabajos, voluntariados y cualquier otra cosa que pudiera presentarse.

Deje de pasar tiempo con las personas equivocadas. 
Si alguien está añadiendo estrés a tu vida, siendo que el estrés empeora tu enfermedad, quita el estrés mediante la eliminación del contacto con esa persona. Tal vez no puedes excluirlos por completo, pero puedes optar por evitarlos cuanto sea posible. 

Deja de mentirte a ti mismo. 
No te sientes muy bien y alguien te pregunta cómo estás, contestas ‘bien’ pero no es la verdad. No es la verdad cuando se lo dices a esa persona y no es la verdad cuando te lo dices a ti mismo. 

Deja de perder el tiempo dando explicaciones. 
Si no puedes hacer algo aunque sea sencillo, sólo di que no y listo. No trates de explicar por qué no puedes hacerlo, porque de todos modos podrían ni siquiera estar escuchándote. 
Deja de reprenderte a ti mismo por los errores del pasado. 
La culpa es nuestro enemigo constante. Lo que está en el pasado se deja ir y se continúa hacia adelante. Simplemente, te centras en lo que puedes hacer hacia el futuro. 

Deja de quejarte y sentir lástima por ti mismo. 
Está bien sentir compasión de uno mismo de vez en cuando, pero no debe durar más de cinco minutos y no debes comentárselo a tus amigos y familiares. Las personas solamente se centran en los aspectos positivos de la vida, hay muchos así y las situaciones negativas no les agradan.
Deja de tratar de hacer todo perfecto. 
Es necesario centrarse en la realidad en lugar de en la perfección. Toma pequeños pasos para mejorar las cosas, y estar más cerca de lo que quieres que sea tu vida, sin preocuparte constantemente de cuán lejos estás de lograr lo que deseas. 
Deja de preocuparte tanto. 
Uno siente que no puede controlar su vida y tal vez sea así. Entonces no te preocupes por ello. Deja que la vida sea lo que deba ser. Controla las cosas que puedes controlar y deja que el resto simplemente ocurra… La preocupación constante sólo hará que te sientas peor. 
¡Y, deja de pensar en lo que no quieres que suceda!. 

Fibromialgia, recomendaciones dietéticas para sentirnos mejor

La fibromialgia puede ser difícil de manejar, pero hay evidencia de que algunos cambios en la dieta pueden beneficiar a las personas que viven con este trastorno. 

La dieta que podría ayudar puede ser diferente de una persona a otra, pero algunos pacientes han informado una mejora con un mayor consumo de antioxidantes y ácidos grasos omega-3 y una disminución del consumo de alergenos alimentarios y gluten.

Una revisión de las dietas posibles para la Fibromialgia informó que la dieta arrojó resultados positivos en cinco de los siete estudios revisados. Esto incluyó una mejoría del sueño, una reducción de la depresión y la ansiedad y una mejor calidad de vida.
Por otro lado, el resultado de la dieta sobre los  síntomas de la fibromialgia (como dolor, fatiga, estreñimiento y «niebla mental») sigue sin estar claro. Algunas dietas parecen aliviar el dolor en diversos grados, mientras que otras ayudan a reducir la inflamación que complica la enfermedad.
No hay una «dieta exclusiva para la fibromialgia». Los dietistas generalmente combinarán elementos clave de diferentes dietas, para adaptar una dieta efectiva para usted personalmente. 
El proceso a menudo comienza con una dieta de eliminación (Una dieta de eliminación podría eliminar uno o más alimentos comunes, como huevos o leche, o podría eliminar sustancias menores o no nutritivas, como colorantes artificiales), que le proporciona la posibilidad de identificar qué alimentos desencadenan síntomas específicos de fibromialgia.

Beneficios
Se cree que la dieta mejora los síntomas de la fibromialgia al eliminar algunos de los desencadenantes que recrudecen directamente el dolor y aseguran una nutrición adecuada. Otros beneficios son indirectos, incluido el alivio de los síntomas psiquiátricos que tienen componentes físicos y psicológicos (ansiedad, depresión).

Eliminación de disparadores
Se desconoce la causa exacta de la fibromialgia, pero es probable que se deba a más de un motivo. Por ejemplo, se sabe que la obesidad o las dietas ricas en grasas aumentan los síntomas. Algunos científicos creen que el exceso de peso y ciertas grasas alimentarias provocan estrés oxidativo en las células nerviosas, ya sea directa o indirectamente, provocando que los dolores se disparen espontáneamente. 
Al comer alimentos ricos en antioxidantes, como la vitamina C , vitamina E , betacaroteno y el resveratrol , se puede aliviar la falla de las neuronas motoras (neuronas del sistema nervioso central cuya misión es la de enviar impulsos nerviosos hasta los músculos o glándulas).
Las personas con fibromialgia que comen dietas ricas en antioxidantes (específicamente café, frutas rojas, peras y chocolate negro) tienen menos puntos sensibles y una mejor calidad de vida.
El aceite de oliva funcionó mejor que otros tipos de aceites para aliviar el estrés oxidativo. También mejoró las puntuaciones de función física y mental en un cuestionario de autoevaluación.
Ciertos alimentos parecen tener un efecto «pro-dolor», o sea que inducen dolor al sensibilizar los nociceptores, emisores de señales de dolor al sistema nervioso central, es decir, al cerebro y a la médula espinal.

Encefalomielitis miálgica, Fibromialgia. Los pacientes sienten que no les creen ni los respetan en emergencias

Los pacientes que padecen fibromialgia y/o Encefalomielitis miálgica (SFC) a menudo sienten que no les creen ni los respetan en las salas de emergencia de los hospitales.
El SFC es un trastorno complejo y poco conocido que se caracteriza por fatiga extrema, dolor crónico, problemas de memoria e insomnio. Debido a que muchos de los síntomas del SFC se superponen con otras afecciones como la fibromialgia, la depresión y la inflamación, un diagnóstico correcto a menudo es difícil.

Para este estudio, el primero en su tipo, los investigadores de Georgetown encuestaron a 282 pacientes sobre sus experiencias en emergencias. 
Dos tercios dijeron que no van a un servicio de emergencias porque creen les van a creer, o porque tuvieron una mala experiencia anterior. Solo un tercio dijo que recibió el tratamiento correcto en emergencias.
Hay una gran cantidad de pacientes a los que básicamente les dijeron, «todo está en su cabeza» esto muestra la gran cantidad de dudas sobre el diagnóstico de la Encefalomielitis miálgica.
«Estos pacientes deben sentir que son respetados y que pueden recibir atención completa cuando se sienten lo suficientemente enfermos como para ir a un servicio de urgencias».
Al 42% les dijeron que lo suyo eran quejas psicosomáticasCuando se les pidió que calificaran conjuntamente cuánto sabe el personal de Emergencias sobre la fatiga crónica, los pacientes dieron un puntaje de 3.6 en una escala de 10 puntos.
Realmente se necesita más capacitación para que el personal de Emergencias y los médicos comprendan mejor el trastorno.
Se podría utilizar en urgencias para ayudar con el diagnóstico un cuestionario de gravedad de los síntomas de la Encefalomielitis miálgica, y para diferenciar las exacerbaciones de los síntomas del síndrome de fatiga crónica, de otras emergencias médicas como ataques cardíacos o infecciones.
El principal motivo para ir a urgencias es una condición rara en que hay una intolerancia ortostática, que es cuando un cambio desde la posición acostada o agachada a una posición vertical (al pararse), resulta en latidos rápidos del corazón (taquicardia) y en una disminución de la presión arterial. La intolerancia ortostática provoca mareos, desmayos, y otros síntomas que pueden ser muy debilitantes e incapacitantes. Los síntomas solo mejoran cuando laa persona se acuesta.
Esto es algo que el personal de Urgencias pueden tratar fácilmente. Existe una necesidad real de educación médica que mejore su eficiencia para identificar y tratar el síndrome de fatiga crónica y para distinguir sus síntomas, de otras enfermedades al examinar al paciente.
Tanto la sociedad como los médicos han contribuido a que los pacientes con FM/EM/SFC se sientan despreciados y rechazados. A menudo son tratados con desconfianza, incertidumbre y etiquetados como pacientes psicosomáticos o con un trastorno psicológico primario.
No hay causas físicas vinculadas a la fibromialgia y la encefalomielitis miálgica, no hay pruebas de diagnóstico y no se conocen curas.

Imagen de: HealthDay
Encuesta realizada por investigadores del
Georgetown University Medical Center

La Fibromialgia y el vínculo con los traumas vividos

El vínculo entre los Traumas vividos (Trastorno de estrés Post-traumático) y la fibromialgia.
Se han realizado numerosos estudios clínicos sobre la vinculación del Trastorno de estrés Post-traumático y el inicio de la fibromialgia.
Lady Gaga informó que sospecha que su fibromialgia está relacionada con sus experiencias que produjeron el trastorno de estrés post-traumático
El trastorno de estrés post-traumático es un factor de riesgo potencial para la fibromialgia.
Un estudio mostró que las mujeres con fibromialgia tienen altas tasas de trastorno de estrés post-traumático, junto con trastornos del estado de ánimo como depresión, trastorno bipolar y trastornos de pánico. 
Hacer la conexión entre el dolor crónico y el trastorno de estrés post-traumático es importante, abordando las formas complejas en que un trauma afecta a cada persona es clave para poder conseguir el tratamiento acertado.

Cuanto más aprendemos respecto a cómo sistema nervioso central se relaciona con la fibromialgia, vemos más fácilmente cómo se relaciona con el trastorno de estrés post-traumático. 

Un estudio israelí sobre veteranos de guerra descubrió que la relación entre el trastorno de estrés post-traumático y la fibromialgia podría ser más frecuente en hombres. 

Muchas personas piensan que la fibromialgia es una condición con un alto porcentaje de pacientes mujeres. Pero se comprobó que la mitad de los hombres con trastorno de estrés post-traumático relacionado con el combate también tenían los puntos gatillo y el dolor, característicos de la fibromialgia. 
 
Estrategias de afrontamiento del trastorno de estrés post-traumático
Se ha estudiado la asociación entre el trastorno de estrés post-traumático y el dolor crónico y la fatiga. Aunque estas condiciones pueden ser similares, los enfoques de la terapia cognitivo-conductual pueden diferir entre pacientes con trastorno de estrés post-traumático, dolor crónico y fatiga. 
Los tratamientos recomendados generalmente incluyen psicoterapia, asesoramiento, medicamentos y un enfoque conductual integrado:
Terapias
•  Terapia de procesamiento cognitivo: también conocida como reestructuración cognitiva, el paciente aprende a pensar las cosas de una manera nueva para él. Las imágenes mentales del evento traumático pueden ayudarlo a superar el trauma y así obtener el control del miedo y la angustia.
•  Terapia de exposición: hablar repetidamente sobre el evento o enfrentar la causa del miedo en un ambiente seguro y controlado, puede ayudar a la persona a sentir que tiene control sobre sus pensamientos y sentimientos. Se ha cuestionado la efectividad de este enfoque de tratamiento y se cree que debe realizarse con cuidado, o puede existir un riesgo de empeoramiento de los síntomas.


Reflexiones sinceras y tristes de una paciente de Fibromialgia.


Muchas veces, tanto el dolor crónico, como la Fibromialgia y otras enfermedades crónicas son invisibles. Quienes sufren de dolor crónico parecen ‘sanos’, quizás un poco más tristes que la mayoría.
Me siento deprimida, desinteresada y enojada. El motivo es el dolor.
Muchos días no puedo levantarme de la cama. Después de una conversación, me siento agotada.

Perdí mi trabajo debido a mi dolor. Ya no tengo servicio social. Mis amigos me ignoran. No me comprenden y estoy muy sola.
Quiero gritar desde mi alma, las cosas que todos los pacientes de dolor crónico desean que se sepan, por esa razón escribí lo siguiente:


1. El hecho de que no se pueda ver, no significa que no duela.

2. No está todo en mi cabeza.

3. No es sólo una gripe. No va a desaparecer en una semana.

4. Por favor no me vuelvas a decir: ‘Simplemente no pienses en ello’. Al estar con dolor  constante, esto es imposible.

5. Los abrazos pueden hacer magia. También los mensajes agradables. Necesito saber que estás allí para mí.
6. Gracias por compartirme la ‘cura mágica’ que leíste en internet. Créeme oí hablar de eso y si me hubiera parecido útil, lo habría intentado.

7. Estoy tratando, con mucho esfuerzo, de tener una vida normal.

8. Intento con mi mejor voluntad, no cancelar los planes y nunca lo haría, si pudiera…

9. No puedo recuperarme, no tiene recuperación….

10. Algunos días son mejores, otros son peores. Hay días que están cerca de lo normal, otros días no puedo ni siquiera levantarme de la cama.

11. Me preocupo por ti. Quiero saber acerca de tu vida y tus sueños. Quiero que seas feliz y saludable.

12. Mi dolor crónico es diferente del dolor crónico de otras personas. Casi todos los  síntomas de dolor son únicos.

13. Por favor, no trates de convencerme de salir a tomar una copa para ‘vivir un poco’. ¡Eso es lo que quisiera!, ¡quisiera poder disfrutar mucho de la vida!.

14. Si parezco deprimida o aburrida, significa que tengo mucho dolor pero estoy haciendo lo mejor posible para aparentar ser feliz y normal.

15. Realmente no puedo explicar cómo se siente el dolor crónico. Solo podría decir: ‘Lo entenderás cuando tengas este dolor’, pero no lo hago porque nunca le desearía a nadie que sienta tanto sufrimiento.

16. Necesito dormir, descansar mucho. Pero puede ser difícil con tanto dolor y hay veces que me levanto aún más cansada.

17. El hecho de que tenga dolor crónico no quiere decir que no lo esté manejando según las indicaciones de mi médico, o que no sepa como vivir con él.

18. A veces me siento en una prisión, viviendo la vida de otra persona…

19. Todavía tengo intereses, pasiones, sueños y objetivos.

20. No quiero que te olvides de mí. No quiero que te des por vencido conmigo.

21. Los científicos no han renunciado a encontrar una solución mejor a las actuales, y tal vez en el futuro, una cura. Muy dentro de mí se que habrá buenas noticias en algún momento.