Archivo de la etiqueta: Dolor y cansancio

Fibromialgia, sensación de incapacidad y de invalidez. Recomendaciones.

Por el momento no existe curación de la fibromialgia, por ello se considera una enfermedad crónica. La calidad de vida de la persona enferma se ve afectada en varias de sus facetas: laboral, económica, social y familiar.
La mayoría de los pacientes continuará presentando dolor y cansancio.

Las dos terceras partes de los pacientes dicen que pueden mantener su capacidad de trabajo y que la fibromialgia interfiere poco en su vida, otro 30% no se siente en condiciones de trabajar.

En España, la fibromialgia es la enfermedad musculoesquelética que produce más bajas por incapacidad laboral. Desgraciadamente solo un pequeño porcentaje de personas recibe prestaciones por discapacidad. Los pacientes con fibromialgia presentan un mayor grado de sensación de incapacidad y de invalidez.
Los siguientes factores psicológicos se asocian a un mejor pronóstico:
Control del dolor, auto-percepción de ser funcionalmente capaz, no interpretar el dolor como un signo de daño, realizar ejercicio físico y llevar a cabo las tareas habituales siguiendo su propio sistema o método.
Recomendaciones para la fibromialgia
Una dificultad a superar por los pacientes de fibromialgia, es el desconocimiento de la fibromialgia por parte de la sociedad. La fibromialgia sólo es real para el círculo de familiares y amigos íntimos de los enfermos, aparte de los médicos que están en contacto con los pacientes.

Hay que considerar varios puntos para el enfoque social de la enfermedad:

El enfermo de fibromialgia debería ser informado desde el principio sobre su conjunto de síntomas y su pronóstico, sin dramatizar la evolución de la enfermedad con el aporte de expectativas positivas, y fomentando la colaboración del paciente en las terapias, mediante la confianza en una mejoría.
Mejorar la formación de los profesionales que tratan la fibromialgia, para garantizar una atención adecuada a las necesidades del paciente.
Otra cuestión es el enfoque socio laboral, para conseguir que sea una realidad la posibilidad de desarrollar una actividad laboral compatible con la evolución de la fibromialgia.
Es imprescindible la coordinación entre los servicios asistenciales, los servicios de salud laboral y los departamentos de recursos humanos de las empresas, con el fin de facilitar la máxima integración laboral de los enfermos de fibromialgia.
En el caso de los pacientes incapacitados como consecuencia de esta enfermedad, se debería conseguir la elaboración de protocolos para evaluar dicha incapacidad y calificar a los pacientes dentro de cualquiera de los grados de incapacidad reconocidos en la normativa de la Seguridad Social, o de minusvalías.
 
Los puntos básicos para mejorar la calidad de vida a pesar 

del diagnóstico de fibromialgia podrían ser:
  • Comprender con claridad el significado de esta enfermedad.
  • Seguir un tratamiento farmacológico y psicológico adecuado.
  • Disminuir los factores de estrés, mejorando el estilo de vida con hábitos saludables.
  • Realizar ejercicio físico aeróbico.