Síntomas de Fibromialgia. 3 maneras de mantenerlos bajo control. ¿Cuáles son?

El paciente de fibromialgia debería implicarse en 

el tratamiento. 
La fibromialgia provoca numerosos síntomas, y algunos 

son fluctuantes y no siempre tienen la misma intensidad.

 
 
¿Cuáles son los tratamientos más indicados para estos pacientes?

Las situaciones de estrés físico y emocional hacen que los pacientes tengan más crisis de la enfermedad.
En la fibromialgia, como en cualquier otra enfermedad, hay síntomas que están siempre presentes y hay otros síntomas que van variando y cambiando en relación a los factores desencadenantes.
Los pacientes pueden pasar por temporadas malas, y muchas de éstas tienen relación con algún problema, asunto o historia que los está perjudicando o mortificando.
En estos últimos dos años, por ejemplo, la pandemia y la situación económica que vivimos en el mundo en general, la parte económica unos más y otros menos, pero todo el conjunto está desencadenando brotes en los pacientes. No solamente es lo que vive el paciente, sino lo que le toca vivir por su familia, seres queridos fallecidos o enfermos, temor por sus hijos, su pareja, también personas que han perdido el trabajo y que están en situaciones económicas muy difíciles…
Eso produce estrés, que hace que su fibromialgia adquiera en este momento características más intensas. Es una enfermedad que evoluciona en forma de crisis.
En cuanto al tratamiento de la fibromialgia:
Se pueden hacer muchas cosas, lo triste es no hacer nada, porque cuando no se hace nada la enfermedad evoluciona desastrosamente. El tratamiento es imprescindible, porque conseguimos controlar la situación, evitar brotes y sobre todo, evitamos el deterioro del paciente.
Según los estudios, esta enfermedad aparece alrededor de los 47 años y el paciente va a convivir con ella el resto de su vida.
A los 47 años la situación será relativamente buena, pero 20 años más tarde irá cambiando, se agregan también otros problemas de salud, relacionados con la edad.
Si no hemos conseguido controlarla al comienzo la fibromialgia alcanza una dimensión que escapa completamente al control del propio paciente y por supuesto del médico, deteriorando enormemente la calidad de vida. No podemos ni debemos permitir que la enfermedad evolucione sola.
Hay tres vías demostradas que mejoran a los pacientes:
1- Una de ellas es el tratamiento farmacológico,
ya que tenemos fármacos que controlan muy bien los síntomas de la enfermedad.

 

2- La segunda es el ejercicio físico
Es fundamental porque está comprobado que los pacientes que
practican una buena dinámica de ejercicio físico están
siempre muchísimo mejor.
 

3- La tercera es la vía psicológica: 
Los pacientes de fibromialgia con un buen entrenamiento
psicológico superan mejor todos los problemas que les van
surgiendo a lo largo de su vida.
Es decir, que estas tres vías: medicación, ejercicio y terapia
psicológica, son imprescindibles en el manejo de la fibromialgia.

¿La Fibromialgia se hereda?, o ¿son necesarias causas que la originen?

No se conoce con certeza la causa de la fibromialgia. Los investigadores piensan que la fibromialgia se debe a un problema con la manera en la que el sistema nervioso central procesa el dolor.

Las posibles causas o desencadenantes de la fibromialgia incluyen:

  • Trauma físico o emocional.
  • Una respuesta anormal al dolor. Las áreas en el cerebro que controlan el dolor pueden reaccionar de manera diferente en las personas con fibromialgia.
  • Alteraciones del sueño.
  • Infección, como un virus, .

La fibromialgia es más frecuente en mujeres que en hombres. Las mujeres entre 20 y 50 años son las más afectadas.

La fibromialgia no se transmite directamente de padres a hijos, pero los síntomas del trastorno parecieran concentrarse en determinadas familias.

La probabilidad de padecer fibromialgia es varias veces más alta en los familiares directos de las personas con fibromialgia que en las familias en las que nadie tiene fibromialgia.

La fibromialgia suele coexistir con otras afecciones:

  • Síndrome de colon irritable
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Migraña y otros tipos de dolores de cabeza
  • Cistitis intersticial o síndrome de vejiga dolorosa
  • Trastornos de la articulación temporomandibular
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Síndrome de taquicardia postural

Hay muchos factores posibles que llevan a la fibromialgia, entre ellos:

  • Genética. Debido a que la fibromialgia suele ser hereditaria, podría haber ciertas mutaciones genéticas que probablemente te hagan más vulnerable a desarrollar este trastorno.
  • Infecciones. Algunas enfermedades parecen desencadenar o agravar la fibromialgia.
  • Sucesos físicos o emocionales. La fibromialgia puede desencadenarse por un suceso físico, como un accidente automovilístico. El estrés psicológico prolongado también puede desencadenar esta enfermedad.
Se consideran factores desencadenantes a cualquier tipo de estrés, ya sea estrés físico, o estrés emocional.
La fibromialgia es una enfermedad producida por un mal manejo del estrés, que produce dolores intensos en diferentes partes del cuerpo, cansancio y contracturas musculares.
Y en cuanto al estrés emocional por supuesto que influye, por ejemplo a veces suelen presentarse investigaciones en donde se ha demostrado que el abuso sexual desencadena fibromialgia, el porcentaje de mujeres agredidas sexualmente que tienen fibromialgia es mayor que el resto de la población femenina.
¿Existe predisposición genética?
Sí, eso está muy estudiado.
Es más, el estudio genético es uno de los campos más activos en el momento, y en ese sentido hay varios trabajos que indican claramente que existen una serie de genes, ciertas mutaciones genéticas que hace a la persona más vulnerable a desarrollar la condición.
En resumen, hay un componente genético, y ese componente genético se traduce en una agregación familiar clara.
Nota: Fibromialgia, Dolor Invisible, es solamente una página de noticias e información sobre la fibromialgia y otros temas de salud. No ofrecemos asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. No pretendemos sustituir el asesoramiento médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico, ante cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una enfermedad. Nunca ignore el consejo médico o demore en buscarlo debido a algo que ha leído en este sitio web.

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Imagen: Bioguia

La Fibromialgia varía mucho, ¿cómo la entiendo y la explico a los demás?

La mayoría de las personas con una enfermedad crónica están siempre enfermos. 

Los efectos sobre el cuerpo del cáncer, un virus, o una enfermedad degenerativa son casi constantes.
Es comprensible la confusión de ver a alguien con fibromialgia que sea incapaz de hacer algo el lunes, pero sea perfectamente capaz de hacerlo el miércoles.

Mírelo de esta manera: 
Las hormonas varían, y cosas como la presión arterial puede subir y bajar durante el transcurso de un día, semana o mes.
Todos los sistemas y las sustancias en el organismo funciona de esa manera, subiendo y bajando en respuesta a diferentes situaciones.
La investigación muestra de manera segura, que la fibromialgia implica múltiples niveles anormales de hormonas y otras sustancias.
Porque esas cosas suben y bajan, a veces uno está en la zona normal y otras veces no. Cuantas más cosas que estén fuera de la zona normal, peor se sentirá.
La comprensión de las reacciones al estrés
Algunas personas piensan que somos emocionalmente incapaces de lidiar con el estrés, debido a que una situación de estrés generalmente empeora los síntomas.
Lo importante es entender que respondemos al estrés tanto emocional, como físico.

Una respuesta física en todos, incluye un torrente de adrenalina y otras hormonas que ayudan a colocar su cuerpo a toda marcha para que pueda hacer frente a lo que está sucediendo.
Las personas con fibromialgia no tienen suficiente cantidad hormonas del estrés, (cortisol y adrenalina), lo que dificulta la reacción en sus cuerpos y pueden desencadenar los síntomas.
Además, cuando hablamos de ‘estrés’ normalmente entendemos que es emocional, que puede venir de su trabajo, una agenda muy ocupada, o un conflicto personal.
Un montón de cosas causan estrés físico, tales como la enfermedad, la falta de sueño, la alimentación incorrecta, heridas, accidentes, fracturas… El estrés físico puede tener el mismo efecto que el estrés emocional.

La comprensión de la fatiga
Piense por un momento en que no está solo cansado, sino, realmente agotado. Tal vez estuvo despierto toda la noche estudiando para un examen.
Tal vez se levantó varias veces para alimentar a su bebé o cuidar de un niño enfermo. Tal vez tiene gripe o faringitis.
Imagínese estar agotado así todo el día, mientras está tratando de trabajar, cuidar de los niños, limpiar la casa, cocinar, etc.
Para la mayoría de la gente, una o dos noches de sueño reparador hacen desaparecer esa sensación. En la fibromialgia, hay trastornos del sueño por los cuales una buena noche de sueño es una rareza.

Podemos tener cualquiera de los siguientes trastornos del sueño:
•  Insomnio (dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido)
•  Incapacidad para alcanzar o mantenerse en un sueño profundo
•  Apnea del sueño (perturbaciones en la respiración que pueden despertarnos repetidamente)
•  Síndrome de piernas inquietas (espasmos, sacudidas de las extremidades que hacen que sea difícil dormir)
•  Trastorno del movimiento periódico de las extremidades (contracciones musculares rítmicas involuntarias, que impiden el sueño profundo )

En pocas palabras
Una gran cantidad de enfermedades comprometen una parte del cuerpo, o un sistema del mismo.
La Fibromialgia, sin embargo, implica todo el cuerpo entero, y todo puede estar fuera de control.
Tanto como extraños, confusos y variados pueden ser los síntomas, que están vinculados a causas físicas muy reales.
Esta enfermedad puede a alguien que es educado, ambicioso, trabajador e incansable, robarle su capacidad de trabajar, limpiar la casa, hacer ejercicio, pensar con claridad y nunca sentirse despierto y saludable.
¡No es psicológico, ‘síndrome de la cabeza quemada’ o depresión!.
¡No es pereza!.
¡No es lloriqueo o simulación!.
Es el resultado de un mal funcionamiento generalizado, en el cuerpo y el cerebro, que es difícil de entender, difícil de tratar y, hasta ahora, imposible de curar.
Lo más difícil para los pacientes, sin embargo, es tener que vivir con ello.
Si contaran con el apoyo y la comprensión, de la gente que está en su vida, podría hacer que sobrellevarlo sea mucho más fácil.

Imágenes de:

Con Salud.es

Política de privacidad del uso de productos de Google

Fibromialgia, el estrés físico y emocional, nerviosismo, ansiedad: terapia muy útil.

Mindfulness es una enseñanza que proviene del budismo, una doctrina filosófica que data de 2500 años a.C.
El término Mindfulness significa intención, atención pura, recepción y presencia del corazón.

Es un concepto rico y múltiple: abarca a la vez una práctica formal de meditación y también una manera de percibir el mundo, a la vida y a uno mismo.

¿Cómo llega esta sutil y milenaria disciplina de Oriente a ser abrazada por Occidente?
Ya por los años 60 los viajes de Los Beatles a la India (a estudiar con Maharishi Mahesh Yogui), se volcaron ávidamente a buscar experiencias místicas y conocimientos en el budismo, el hinduismo, el Tantra y el Tao.
Es por esos años que la meditación, el yoga, el Tai Chi, el Chi Kung y otras disciplinas hicieron su desembarco en Occidente.


El programa que hizo historia

En 1979, el biólogo molecular Kabat-Zinn, practicante de yoga y meditación Zen de larga data, llegó a una intersección crucial en su vida: se propuso investigar los posibles beneficios de las disciplinas que estudiaba, para conocer la mente y aliviar el estrés, en un contexto clínico.
Desarrolló entonces un curso de medicina mente-cuerpo de ocho semanas de duración, basado en prácticas contemplativas y totalmente despojado de creencias religiosas y culturales.
Lo llamó práctica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena. El curso fue un éxito: el programa demostró ser eficaz para aliviar un amplio abanico de síntomas: fobias y ansiedad, trastornos de la alimentación, conductas adictivas, trastorno límite de la personalidad, depresiones recurrentes, dolor crónico, psoriasis y muchas otras dolencias.
Tan acertada resultó la iniciativa que la prepaga más importante de Estados Unidos, incorporó al poco tiempo el programa a su cobertura, habiendo comprobando que el modelo Mindfulness ofrecía beneficios a corto, mediano y largo plazo.
El programa fundado por Kabat-Zinn dio origen a la Clínica de Reducción de
Estrés. Ambos fueron tema del documental «La curación y la
mente», a cargo del periodista B. Moyers, así como de un libro del mismo
nombre.
El programa Mindfulness comenzó a implementarse en más de 200 centros médicos de EEUU y Europa, y se extendió más allá del ámbito clínico.
En los años siguientes, Kabat-Zinn entrenó en atención plena a presidentes de empresas, jueces, miembros del clero, atletas olímpicos y miembros del Congreso de Estados Unidos.

Monjes en el laboratorio
En 1985, un encuentro entre tres visionarios dio nacimiento a una organización sin fines de lucro dedicada a investigar el cruce entre las neurociencias y el budismo, con el fin de ayudar a aliviar el sufrimiento y promover la salud a través de un rol activo de auto-cuidado.
En el 2005, un ejemplar de la revista National Geographic reflejó estos avances con una tapa que mostraba a un monje tibetano con la cabeza cubierta de 128 electrodos, y preguntaba: «¿Qué secretos guardan los cerebros de las personas que han dedicado años a la práctica de la meditación budista?»
La respuesta que daba la nota era contundente:
Numerosas investigaciones habían revelado que el ejercicio sostenido de la práctica contemplativa produce cambios en diversas estructuras cerebrales y modifica los procesos cognitivos y afectivos.
Estos descubrimientos terminaron de cimentar el interés en Mindfulness por los beneficios evidentes en toda persona que la cultiva disciplinadamente con intención, atención pura, paciencia y corazón