Fibromialgia, 10 excelentes razones para practicar natación.

 
 
 
 

 

 

10 beneficios de practicar natación 

Retrasa el envejecimiento, mejora la memoria, combate el estrés, reduce 

el dolor lumbar y beneficia la capacidad pulmonar, entre otras cosas. 

Con 30 minutos tres veces por semana alcanza para ver los cambios. 

“Las personas que practican natación al mediodía nos dicen que después 

de nadar les alcanza un almuerzo liviano para seguir trabajando a la 

tarde. 

Para otros, el horario ideal es después de trabajar y antes de ir a casa, ya que si entran en su hogar les cuesta mucho salir de nuevo.  Esto les permite llegar a su casa de buen humor sin las preocupaciones del trabajo. 

Después de nadar salís renovado”, asegura Alejandro Legasa, rector del Instituto de Natación y Deportes de Buenos Aires. 

 
Los 10 motivos: 

*Retrasa el envejecimiento

Se considera que el 50% de las pérdidas funcionales asociadas al envejecimiento depende de la escasa utilización de los sistemas corporales. Por eso, la práctica regular de la natación mantiene funcionalmente en buen estado a los órganos. 

 
 
*Mejora la memoria.

Esto se debe a los ejercicios de respiración que se ponen en práctica al nadar, los cuales oxigenan de mejor manera el cerebroAdemás la coordinación motriz hace que nuestro cerebro tenga que crear nuevos lazos neuronales. No olvidemos que al nadar, se requiere mayor concentración y coordinación. 

 
 
*Beneficia la capacidad pulmonar 

Al ser un ejercicio aeróbico, ayuda a los pulmones a hacer un uso más eficiente del oxígeno. Este tipo de actividad permite trabajar los grupos musculares grandes y eleva la frecuencia cardíaca, lo que contribuye a que los pulmones trabajen de menor manera.  
La natación hace que el ritmo cardíaco se ralentice y la presión sanguínea mejore. 

 

*Aumenta la flexibilidad 

Los resultados de un estudio que se llevó a cabo durante 12 años y que fue difundido recientemente indican que el fortalecimiento de la zona lumbar permite terminar con el dolor de la zona baja de la espalda en el 80% de los casos. 

 
 
*Para estar en forma.  

El número exacto de energías que se insume depende del cuerpo y la intensidad con la que se hace ejercicio. Pero realizando al menos una hora de natación se pueden quemar hasta 600 calorías. 

 
 
*Aumenta la masa muscular y tonifica. 

Alguna vez viste un delfín flácido o un nadador competitivo de aspecto débil? No lo creemos. Eso es porque la natación es una gran manera de aumentar la fuerza muscular y la tonicidad, especialmente en comparación con otros ejercicios aeróbicos. Cada patada y cada brazada se convierten en un ejercicio de resistencia en sí mismo, que constituyen la mejor manera de construir la tonicidad y la fuerza. 
Con la natación los músculos trabajan de cinco a seis veces más que con cualquier otro tipo de actividad física. 

  

*Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas 

Debido a que la natación es un ejercicio aeróbico ayuda a fortalecer la salud cardiovascular en varias facetas, incluyendo la reducción del colesterol “malo” o LDL (lipoproteínas de baja densidad), aumentar el colesterol “bueno” o HDL (lipoproteínas de alta intensidad) y disminuir la presión arterial. Cuando a esto se le añade ejercicio regular, los beneficios se maximizan notoriamente. 

 
 
*Mayor flexibilidad corporal. 

La natación no sólo forma músculos más fuertes, sino que también mejora la 

resistencia de los tejidos conectivos, por ejemplo ligamentos y tendones aumentando la estabilidad de las articulaciones. Además al ejercitar tus articulaciones, se incrementa la flexibilidad, fortaleza y rango de movimiento del cuerpo. 

 
*Favorece la circulación.   

La postura horizontal que utilizamos al nadar beneficia la circulación sanguínea y además es de gran ayuda para las personas con problemas de tensión arterial al facilitar el retorno venoso desde las extremidades al corazón. 

  

*Combate el estrés. 
Un estudio realizado en la Universidad de Harvard ha mostrado que 10  semanas de entrenamiento de la fuerza  reduce los síntomas de la  depresión clínica. 

Las mujeres que entrenaron su fuerza informaron que se sentían más seguras de sí mismas y “más capaces”.  

 
 
¡Gracias por leernos!
 
 
Parafraseado por B. Cetina de:
http://entremujeres.clarin.com/
Imagen de: Tigre Entrena