Archivo de la etiqueta: fatiga extrema

Halla una manera de evitar una futura crisis de Fibromialgia.

Si tienes fibromialgia es probable que te preguntes: ¿qué hice recientemente, que comí, qué fue lo que causó este último episodio de dolor o fatiga extrema?.  También se presentan nuevos síntomas, y nos preguntamos ¿qué hice para que me comience este nuevo dolor?

Evitar las crisis o la presencia de nuevos síntomas parece imposible. Una manera es llevando un diario de lo que hicimos y lo que consumimos cada día. No tiene que ser algo especial, pero es útil escribir que sentiste cada día (dolor, los niveles de fatiga) y cualquier otro indicio, que te ayudará a entender cuál podría ser la razón de este nuevo brote.

Probablemente has escuchado que lo que haces o como te alimentas, puede ser un factor decisivo en cómo te sientes cada día y durante los días siguientes. La alimentación puede ayudar a nuestra salud y limitar el nivel de dolor que experimentamos, o también puede avivar los episodios agudos de fibromialgia. Teniendo un diario podrás repasar lo que has comido y cómo afectó a tus síntomas de la fibromialgia. Verás los resultados de tus propios hábitos alimentarios y por ejemplo, en qué terminó un ciclo de complacencia consumiendo alimentos que no tendrías que haber comido y que te produjeron dolor debilitante y sufrimiento.

También escribe en tu diario durante los períodos de tiempo en los que comes sólo alimentos saludables, descansas y haces ejercicio suave, los resultados seguramente serán: menos dolor y más energía.

Recupera el control En una enfermedad en la que uno puede sentir que su vida está completamente fuera de control y el dolor es inevitable, es bueno saber que podemos controlarlo a través de nuestra dieta y estilo de vida.

Quizás todo te duele. No quieres moverte por el dolor, pero no moverte puede causar más dolor. Es un círculo vicioso.

También puede ser que tu almohada no sea de la altura y la firmeza necesaria y por la mañana te despiertas con el cuello y la espalda superior muy doloridos, te  despiertas así a la madrugada y no puedes dormir más.

Miras tu diario de fibromialgia y ves con tristeza que probablemente has contribuido a este período doloroso, no alimentándote bien y no haciendo caso a las advertencias respecto a tu almohada… Tal vez trabajas largas horas sin descanso, sigues forzándote a ti mismo, inclusive cuando tu cuerpo te había advertido que estaba en el punto del comienzo del dolor.

Tu diario del dolor te contará toda la historia, y más adelante ¡no  cometerás los mismos errores!.

Política de privacidad del uso de productos de Google