Síntomas de la Fibromialgia. Qué los puede desencadenar o empeorar? Qué podemos hacer?

 
Hay algunas cosas que pueden desencadenar o empeorar sus síntomas de fibromialgia. 
Estas pueden ser:
*  Ansiedad
*  Cambios en el clima, por ejemplo, frío o humedad
*  Depresión
*  Fatiga
*  Los cambios hormonales, como el SPM
*  Infecciones
*  Falta de sueño, o sueño inquieto
*  Estrés emocional
*  Agotamiento físico
*  No moverse lo suficiente
*  Puntos sensibles, o Puntos desencadenantes
Mientras que los puntos sensibles (son puntos de sensación dolorosa a la presión, están distribuidos en todo el cuerpo), el dolor generalizado es el resultado de lo que se llama «puntos gatillo» (se localizan en 18 puntos clave del cuerpo que se sitúan alrededor de la columna vertebral, cuello, columna dorsal lumbar, codos, rodillas y caderas). 
Presionar un punto gatillo causa muchísimo dolor, y también dispara el dolor hacia otras regiones del cuerpo. Se ha demostrado que alrededor del 90% de los dieciocho puntos sensibles que mencionamos anteriormente, también son puntos gatillo miofasciales (El punto gatillo se asocia generalmente con una zona hipersensible a la palpación, localizando en dicha zona una banda tensa del músculo)
Este conocimiento es bueno, porque saber la ubicación de los puntos gatillo, nos ayudará a determinar mejor cómo tratar el dolor.

Tratamientos y Remedios 
Hay tratamientos para aliviar puntos gatillo miofasciales (podría definirse como un punto doloroso localizado en el músculo. El punto gatillo se asocia generalmente con una zona hipersensible a la palpación, localizando en dicha zona una banda tensa del músculo), y la investigación muestra que aliviar el dolor de sólo un punto de activación, puede tener un efecto significativo en la reducción de su dolor en todo el cuerpo. Es sumamente útil el masaje, que consiste en trabajar los puntos gatillo para intentar conseguir que los músculos se relajen. El masajista manipula los músculos y tejidos blandos del cuerpo para ayudar a aliviar el dolor, la tensión muscular, los espasmos, y el estrés. 
He experimentado los beneficios del masaje terapéutico durante un tiempo en que estuve en terapia física. El terapeuta hacía un masaje de calor profundo, podía sentir estos «nudos» en mis puntos gatillo. Era desafiante tratar de «desatar» estos nudos y también bastante doloroso. también me practicó masajes  de estimulación eléctrica  (La electro estimulacion con electrodos reafirma, tonifica y rehabilita los músculos, evitando la flacidez de brazos, muslos, glúteos y piernas). 
Cada uno de ellos, así como los ejercicios de bajo impacto con bandas de estiramiento, bicicleta fija , y pesos livianos, demostró ser beneficioso para resolver el dolor de estos puntos gatillo y los músculos tensos.
Otros tratamientos
Algunos tratamientos para los puntos gatillo son convencionales, mientras que otros son terapias alternativas. El tratamiento para la fibromialgia y los puntos sensibles involucra una mezcla de medicamentos, manejo diario del estrés, ejercicio, descanso y actividades acuáticas llamadas hidroterapia (la hidroterapia o terapia acuática, es un método terapéutico donde se utilizan las propiedades del agua para el proceso de rehabilitación). La hidroterapia es muy buena para los músculos y las articulaciones y tiene un efecto agradablemente relajante. 
Consulte con su médico tal vez puede derivarlo a un centro de terapia física que tenga una piscina climatizada para hidroterapia.
Remedios caseros para el dolor de los puntos sensibles 
Intente poner calor húmedo en sus músculos dos veces al día, para aliviar el dolor muscular profundo y la rigidez. Puede usar una almohadilla de calefacción húmeda , o las bolsas de semillas que se calientan en el microondas y dan un calor «acogedor».
Lo que sea que alivie la tensión muscular, como una ducha caliente, o relajarse en un jacuzzi, reducirá el impacto de los puntos gatillo. 
A diferencia de los puntos sensibles, los puntos desencadenantes causan un rango restringido de movimiento (tensión muscular), e irradian dolor a otras áreas del cuerpo.
Asegúrese de tomarse un tiempo cada día para descansar y relajarse. Evite hacer demasiadas cosas que puedan desgastarlo físicamente. También puede intentar ejercicios de relajación y ejercicios de respiración profunda. 
Es primordial ir a la cama a la misma hora cada noche. Permita que su cuerpo descanse y se reparare. Haga ejercicio regularmente. 
En conclusión…
Aparte de los masajes y terapias profesionales, solicite a su pareja o familiares que le masajeen ligeramente el cuello o la espalda, suavemente los pies, acaricien su cabeza, o simplemente manténgalos cerca. He descubierto que estos momentos con personas por las que me preocupo y amo, tienen el poder de desaparecer el estrés y reducen el dolor así, sin más.
Pregúntele a su pareja si necesita un masaje en el cuello o la cabeza. Un poco de cuidado cariñoso va en ambos sentidos «ida y vuelta»! 

¡Gracias por leernos!

Por: B Cetina

Imagen de: atusaludenlinea.com

Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, Tratamiento de Estas Patologías.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});


function googleTranslateElementInit() { new google.translate.TranslateElement({ pageLanguage: \’es\’ }, \’google_translate_element\’); } El síndrome de fatiga crónica se caracteriza por un cansancio 

extremo y prolongado, que no está relacionado con un 

esfuerzo previo ni mejora con el descanso. 


No tiene cura, pero hay tratamientos que ayudan a los afectados.


Tratamiento del síndrome de fatiga crónica

En la actualidad no existe un tratamiento que consiga curar el síndrome 

de fatiga crónica. 

Existen, eso sí, varias líneas terapéuticas que, de forma combinada, 

permiten al paciente llevar una vida cercana a la normalidad y convivir de 
manera razonable con este problema.


Por una lado, la terapia cognitivo-conductual 

Permite una adaptación del paciente a vivir con su enfermedad y alcanzar 

una calidad de vida óptima. 
Esta debe ser impartida por profesionales (psicoterapeutas) en sesiones 

de unos 60 minutos, no menos de 4-6 meses, y es esencial que se aplique 

desde el principio del diagnóstico
En ocasiones ha mostrado beneficio la terapia grupal, donde cada 

paciente exprese y conozca todas las vivencias de los casos de este 

trastorno.
Por otro lado, es recomendable realizar ejercicio físico. 

En este sentido se debe recalcar que este ha de estar diseñado para cada 

persona concreta, mediante una actividad física saludable adaptada a su 

capacidad, en torno a sesiones de 30 minutos, evitando sobreesfuerzos en 

períodos de mejoría, pues puede provocar una recaída de los síntomas. 


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});


Es evidente por todo lo conocido hasta ahora de esta enfermedad que la 

inactividad física o el reposo prolongado pueden empeorar la 

sintomatología. 

Es aconsejable también la supervisión de un fisioterapeuta para 

adaptar el ejercicio a los distintos grupos musculares y llevar a cabo un 

correcto programa deportivo.

Finalmente, el tratamiento farmacológico para el síndrome de 

fatiga crónica también debe combinarse con los otros dos 

métodos anteriores. 

Los antiinflamatorios pueden aliviar dolores musculares y articulares 

en momentos de mayor intensidad de estos síntomas, aunque en algunos 

trabajos científicos se ha demostrado mayor beneficio con los 

corticoides a dosis bajas y durante cortos períodos de tiempo. 

Además, los corticoides pueden tener indicación médica en los casos en 

los que existan episodios de desvanecimiento y lipotimias en relación 

con alteraciones de los niveles de mineralocorticoides.
Los fármacos antidepresivos y ansiolíticos no deben usarse de 

manera sistemática, pero sí aportan mejoría en los pacientes con 

evidencia de trastornos depresivos asociados. 

Para este fin se utilizan amitriptilina, nortriptilina, paroxetina y 

sertralina. 

Algunos casos abandonan este tratamiento por escaso beneficio clínico y 

efectos adversos. 

Y en el caso de medicamentos ansiolíticos, incluso pueden empeorar los 

síntomas musculares, agudizando el cansancio y la debilidad.


Otros tratamientos: 

Con galantamina, inmunoglobulina, rituximab o aciclovir, no han 

demostrado un beneficio suficientemente consistente en el síndrome de 

fatiga crónica, por lo que no están recomendados de manera sistemática, 

sino que pueden ser probados en algunos casos concretos a juicio del 

médico. 

Y en otro orden, la hidroterapia, acupuntura, etcétera, deben ser 

valorados individualmente.

¡Gracias por leernos!
👇Comparte!👇

Instagram



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Información extraída de:
http://www.webconsultas.com
Imagen de: Mancia

Licencia de Creative Commons
Fibromialgia, Dolor Invisible by Irma Beatriz Cetina is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.fibromialgiadolorinvisible.com/.
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: \»ca-pub-3259923220346730\», enable_page_level_ads: true });


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Las 4 equivocaciones que cometemos los pacientes de Fibromialgia

4 ERRORES COMUNES DE LAS PERSONAS CON FIBROMIALGIA

Enfrentar la Fibromialgia es bastante difícil y complicado, pero existen ciertas cosas que los pacientes pueden hacer para mejorar los síntomas.
Es necesario aprender lo que no se debe hacer para evitar las crisis de fibromialgia.
Te compartimos 4 errores que cometemos los pacientes de fibromialgia y si los evitamos, podremos controlar los síntomas de esta enfermedad.
Error 1.-
No llevar un seguimiento del dolor.
En la Fibromialgia se tiene dolor constante, por ese motivo es necesario llevar un diario para así saber cuándo y porqué empeora el dolor, así podremos identificar ciertos factores que resultan en mejoría, además averiguaremos que causó que empeoren los síntomas.
Error 2.-
Tener muchas expectativas con los medicamentos.
Los medicamentos indicados para controlar los síntomas de la Fibromialgia pueden no ofrecer los mismos resultados a todos los pacientes, además hay muchos pacientes que aparte de los medicamentos, realizan tratamientos alternativos.
Es necesario tratarse con los especialistas Reumatólogo y/o Neurólogo u otros a los cuales nos deriven, para tener un buen tratamiento que esté diseñado exclusivamente para nosotros.
Error 3.-
Negarse a tomar medicamentos creados para otras enfermedades.
Continuamente los médicos recetan medicamentos aprobados para otras enfermedades, lo cual no significa que no se puedan usar para condiciones que no están escritas en el prospecto, como los antidepresivos que normalmente los toman personas que sufren depresión, o los anticonvulsivos muchos de los pacientes con Fibromialgia presentan disminución en sus síntomas cuando los toman.

Error 4.-
No atreverse a probar otras alternativas.
Existen muchos tratamientos alternativos para la Fibromialgia que no se consideran medicina convencional, muchos pacientes obtienen resultados positivos de ellos. Un ejemplo de estos es el yoga que ayuda a muchas personas a controlar el estrés que llega a ocasionar la crisis de Fibromialgia. Otros tratamientos son la hidroterapia, meditación y tai chi.