Un estudio indica un origen autoinmune de la Fibromialgia y abre nuevas vías para el tratamiento.

La fibromialgia es un trastorno crónico que se caracteriza por un dolor generalizado y por varios síntomas no dolorosos. Se ha sugerido que la autoinmunidad, la neuropatía de fibras pequeñas y la neuroinflamación están implicadas en el desarrollo de la enfermedad. 

Los resultados de este estudio, indican que los mecanismos genéticos, así como la autoinmunidad, tienen un papel en el origen de la fibromialgia.

Se ha investigado a diez pacientes y diez personas sanas. En la sangre analizada de los pacientes se encontró genes que sugieren que la autoinmunidad tiene un papel en la enfermedad.

Los síntomas incluyen fatiga, fiebre, rigidez difusa, mialgias y debilidad muscular, pérdida de apetito, síntomas relacionados con otros órganos, y el sistema nervioso central y periférico, glandulares con sequedad de ojos y boca, síntomas gastrointestinales o afecciones urinarias.

Se ha sugerido la relación de la neuroinflamación en el desarrollo de la enfermedad, se han comprobado altos niveles de citocinas y quimiocinas, una fuerte activación de microglía y linfocitos tanto a nivel del sistema nervioso central como periférico.

La hipótesis de que la autoinmunidad puede estar involucrada en la fibromialgia se basa la asociación con enfermedades autoinmunes, la relación entre traumatismos o infecciones, que también participan en el desarrollo de autoinmunidad, el alto predominio en mujeres y la detección de autoanticuerpos anti-músculo liso y anti-músculo estriado.

Además, la condición se suele presentar en algunas enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto y el síndrome de Sjögren.

Hemos encontrado evidencia de un componente autoinmune en la enfermedad. La presencia dos firmas típicas de las enfermedades autoinmunes en pacientes fibromiálgicos, confirma la firma genética y la presencia de un proceso inflamatorio en curso.

La futura identificación de un componente autoinmune en el origen de la enfermedad pueden llevar a opciones de tratamiento más efectivas, especialmente para el tratamiento de pacientes que no se benefician de los medicamentos para el control del dolor.

Se necesitan más estudios en una cantidad más amplia de pacientes, para confirmar nuestros datos sobre la importancia de los factores epigenéticos y autoinmunes en el origen de la fibromialgia.

Por: B. Cetina

Imagen de: Fibromialgia noticias

Estudio: ‘Gene Expression Profiling in Fibromyalgia Indicates an Autoimmune Origin of the Disease and Opens New Avenues for Targeted Therapy’ 

Política de privacidad del uso de productos de Google

La neuroinflamación en Fibromialgia, posibles tratamientos

Se ha demostrado que 9 regiones cerebrales son anormales mediante estudios de neuroimagen de pacientes con fibromialgia.
También encontraron una asociación entre la alta actividad en varias de estas regiones y la fatiga severa.

Eso significa que los tratamientos para la hiperactividad microglial ahora se pueden investigar como posibles terapias para la afección.

Posibles Tratamientos

A mediados de 2019, la FDA aprobó tres medicamentos para la fibromialgia. También se usan muchos otros medicamentos, suplementos y tratamientos complementarios/alternativos.
Pero, la mayoría de las personas con esta enfermedad solo encuentran un alivio parcial. Viven todos los días con dolor debilitante, fatiga, disfunción cognitiva y docenas de otros síntomas
Los nuevos tratamientos, especialmente los tratamientos dirigidos a un mecanismo oculto, podrían cambiar eso. ‘No tenemos buenas opciones de tratamiento para la fibromialgia, encontrar cambios neuroquímicos en los cerebros de los pacientes con fibromialgia debería ayudar a reducir el estigma persistente que enfrentan muchos pacientes, a quienes muchas veces se les dice que sus síntomas son imaginarios y que no tienen nada mal en su salud.
Algunos tratamientos existentes que los investigadores incluyeron:
♦  Dosis bajas de naltrexona: La naltrexona en dosis bajas puede activar las células gliales en la fibromialgia y tiene cierta evidencia de beneficio. Estudios adicionales de la naltrexona en dosis bajas pueden conducir a una mejor comprensión de los mecanismos del sistema nervioso central en el dolor de la fibromialgia.
♦  Cymbalta (duloxetina)Savella (milnacipran) y otros IRSN: los medicamentos clasificados como inhibidores de la recaptación de serotoninanoradrenalina (IRSN) se encuentran entre los más comúnmente recetados para esta afección. Su propósito principal es alterar la actividad de los neurotransmisores que se cree que están desregulados en la fibromialgia. También se cree que disminuyen la actividad glial. Se ha demostrado que el tratamiento con Savella reduce los niveles de actividad en dos de las regiones cerebrales que fueron positivas para la sobreactivación microglial.

Otra investigación sobre neuroinflamación también ha sugerido algunos tratamientos existentes.
♣  Precedex, Dexdor, Dexdomitor (dexmedetomidina): este medicamento es un sedante, analgésico y reductor de la ansiedad. Un estudio de 2018 sugirió un impacto directo en los astrocitos involucrados en la neuroinflamación en ratas. Se pidió más investigación sobre el papel que estas células gliales pueden desempeñar en la afección.
♣  Ammoxetina : este medicamento experimental se clasifica como un nuevo IRSN. En dos estudios chinos, se ha demostrado que alivia numerosos síntomas en un modelo de fibromialgia en ratas,  y alivia el dolor de la neuropatía diabética al reducir la activación microglial en la médula espinal. 
Cuando se trata de neuroinflamación, una deficiencia de muchos medicamentos existentes para enfermedades neurológicas es que se enfocan en las neuronas, no en la glía. 
Con la creciente evidencia sobre la incidencia e importancia de la hiperactividad de la microglia , algunos investigadores están pidiendo la investigación de nuevos medicamentos que se dirijan a las células gliales , especialmente si pueden regular estas células sin suprimir el sistema inmune.
Un estudio menciona la N-palmitoiletanolamina (PEA) como un posible tratamiento futuro. PEA tiene actividades antiinflamatorias y analgésicas relacionadas en parte con la modulación microglial.

Los suplementos que se sabe que tienen un efecto calmante en el cerebro incluyen:
♠  GABA
♠  L-teanina
Si bien no se han estudiado los posibles efectos sobre la neuroinflamación, la investigación preliminar sugiere que interactúan con la glía de alguna manera. Ambos suplementos son bastante populares entre las personas con fibromialgia.


¿Fibromialgia? ¡Esa ‘enfermedad’ sólo está en tu cabeza! ¿Es así?

Los pacientes con fibromialgia a menudo escuchan las palabras: Se te ve tan bien, ¿cómo puedes estar enfermo? 
O tal vez las palabras insensibles: ¿Fibromialgia?, ¡eso está en tu cabeza!.  

Conocer las investigaciones recientes nos orienta y nos muestra los motivos del dolor y las variantes para el manejo saludable del dolor de la fibromialgia.

Fibromialgia y neuroinflamación

Los científicos mediante la tomografía por emisión de positrones realizada a los cerebros de personas con fibromialgia, hallaron neuroinflamación cerebral. Otros investigadores descubrieron proteínas vinculadas a la neuroinflamación.

Las áreas del cerebro involucradas en el procesamiento del dolor están en comunicación constante. En las personas con fibromialgia, puede existir pausas en la comunicación. Si un área cerebral tiene problemas para comunicarse con otra, puede procesar como dolorosas, sensaciones como frío, presión o el ejercicio.

Las citoquinas son proteínas liberadas por el sistema inmune e intervienen en la inflamación del sistema nervioso central. Pueden ser proinflamatorias (favorecen la inflamación) o antiinflamatorias (reducen la inflamación). En la fibromialgia suele haber un desequilibrio entre ellas, habiendo más citoquinas proinflamatorias. Uno de los síntomas, el dolor generalizado, parece ser debido a la liberación de citoquinas y otras moléculas proinflamatorias por parte de un tipo de células inmunes llamadas mastocitos. Estas moléculas proinflamatorias activan los receptores del dolor, aumentando la sensibilidad al dolor. 
 

Algunos tratamientos para reducir la inflamación, y los síntomas de la fibromialgia, serían:

  • El uso de citoquinas antiinflamatorias (arándanos, fresas, frambuesas).

  • Medicamentos como naltrexona que reducen los niveles de citoquinas en sangre.

  • Normast, un complemento alimentario que posee propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

  • Hacer ejercicio aeróbico y técnicas de relajación para reducir los niveles de hormonas relacionadas con el estrés (cortisol), que aumentan los niveles de citoquinas y de otras moléculas proinflamatorias.

Un mejor estado de salud general y de la calidad de vida, se puede conseguir estimulando o deprimiendo la inflamación a través de la alimentación, ya que otra de las causas de la inflamación es el estrés oxidativo.

Con una dieta equilibrada con antioxidantes como vitaminas A, C, E, D y minerales, principalmente selenio, calcio, magnesio y zinc, podemos reducir la inflamación del sistema nervioso por estrés oxidativo.

 
Tratamiento herbal para tratar la inflamación
Cúrcuma:  durante cientos de años se ha utilizado como un antiinflamatorio en la medicina ayurvédica. El componente activo es una sustancia química llamada curcumina , que la investigación ha demostrado que tiene efectos antiinflamatorios en el cerebro.
Té verde:  Se ha demostrado que una sustancia química presente en este te, es fuertemente defensiva contra la inflamación, el daño oxidativo y la muerte celular.  .

Verduras crucíferas: el  sulforafano se encuentra en el brócoli , y protege
contra la neuroinflamación.


‘ANTES’ DE TOMAR CUALQUIER MEDICAMENTO, HIERBA MEDICINAL, O SUPLEMENTO DEBE CONSULTAR CON SU REUMATÓLOGO, MÉDICO CLÍNICO Y/O NEURÓLOGO!
Nota: Fibromialgia, Dolor Invisible, es solamente una página de noticias e información sobre la fibromialgia y otros temas de salud. No ofrecemos asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. No pretendemos sustituir el asesoramiento médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico, ante cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una enfermedad. Nunca ignore el consejo médico o demore en buscarlo debido a algo que ha leído en este sitio web

 

Imagen de: Regenera

Política de privacidad del uso de productos de Google

Fibromialgia. Según un estudio el Sistema nervioso se encuentra inflamado.

En los pacientes con fibromialgia, el sistema nervioso central está inflamado, un estudio encontró un gran número de factores inflamatorios en la sangre y el líquido cefalorraquídeo de los pacientes con fibromialgia.

El estudio no pudo comprobar si el aumento de la inflamación causa
el dolor en la fibromialgia, o si la fibromialgia es una consecuencia
de ello. La inactividad, la depresión, el mal sueño o el estrés
relacionado con el dolor se han relacionado con el aumento de la
inflamación.

       

Muchas investigaciones han demostrado que los pacientes con
fibromialgia parecen tener lo que los investigadores llaman ‘sensibilización central, una condición en la que las
conexiones nerviosas en la médula espinal y el cerebro, se vuelven demasiado sensibles a los estímulos, sienten dolor, cuando no hay un verdadero motivo que cause dolor.
Existen anteriores intentos de analizar las causas inflamatorias en la fibromialgia, la mayoría de los estudios han examinado algunos elementos por vez, esto solamente da una visión limitada de lo que realmente está sucediendo.

Los investigadores reunieron a 40 pacientes con fibromialgia para realizar un análisis a gran escala de 92 factores inflamatorios simultáneamente. Tomaron muestras de sangre y líquido cefalorraquídeo de los pacientes y de los controles sanos.

El examen mostró niveles aumentados de marcadores
de inflamación en el plasma sanguíneoy el líquido cefalorraquídeo de los pacientes.
Los perfiles de los marcadores inflamatorios eran claramente diferentes entre pacientes y controles sanos y también diferían entre la sangre y el líquido cefalorraquídeo.

Aunque los hallazgos sugieren que los pacientes con fibromialgia tienen una inflamación en curso, que afecta tanto al cuerpo como al cerebro y a la médula espinal, los investigadores subrayaron que muchos factores podrían haber influido en el resultado. El peso corporal puede afectar la señalización inflamatoria y el equipo no tuvo acceso a las mediciones del índice de masa corporal de los participantes.
Además, una comparación entre los pacientes y los controles no revela nada acerca de cómo los cambios inflamatorios se relacionan con la enfermedad.
Si nuestros hallazgos son un factor de riesgo, o una consecuencia de los mecanismos de la enfermedad, es un área importante para investigaciones futuras’, escribieron los investigadores, quienes sugirieron más estudios para entender mejor ‘Los procesos inflamatorios presentes en la fibromialgia’.

El estudio, «Evidence of Systemic Inflammation and Neuroinflammation in Fibromyalgia Patients, Assessed by a Multiplex Protein Panel Applied to Cerebrospinal Fluid and Plasma»,