Fibromialgia, pretender la perfección es hacerse enemigo de la condición.

Cuando dejé de trabajar por la fibromialgia, tuve la opción de hacer muchas de las cosas para las cuales no tenía tiempo cuando trabajaba, y hacerlas a la perfección.  Intenté mantener un hogar perfectamente impecable (no estaba satisfecha hasta que cada superficie estaba limpia y pulida como un espejo).  Preparaba comidas perfectas para los invitadosSigue leyendo «Fibromialgia, pretender la perfección es hacerse enemigo de la condición.»

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad