Fibromialgia, posibles causas de la condición. Investigaciones.

La fibromialgia es una condición seriamente confusa. 
La ciencia aún tiene que descubrir una causa clara de la fibromialgia. 
La gran cantidad de investigaciones sobre todo, desde la serotonina hasta las pequeñas fibras nerviosas, es abrumadora.
¡Es frustrante para los pacientes, que solo están tratando de entender lo que está sucediendo dentro de sus cuerpos! 
Mi objetivo al escribir este artículo es compartir las principales teorías sobre las causas de la fibromialgia, todo en un solo lugar y en un lenguaje sencillo.

Los investigadores han identificado algunos factores de riesgo 
claros para la Fibromialgia. 

Las mujeres tienen entre ocho y nueve veces más probabilidades de tener fibromialgia que los hombres. El rango de edad más común para el diagnóstico es entre 20-50 años. Es más probable que una persona sea diagnosticada con fibromialgia si un familiar cercano también tiene la condición. 
Tener un trastorno del sueño (como la apnea del sueño), o un trastorno reumático (como la artritis reumatoide), hace que sea más probable que se le diagnostique fibromialgia.
La fibromialgia se puede desencadenar por una lesión, infección o estrés intenso, en alguien predispuesto a desarrollar la enfermedad.
 

Mensajes mixtos: problemas con el procesamiento del dolor en el sistema nervioso
Si tiene fibromialgia, sabe que los pacientes con esta afección tienen una mayor sensibilidad al dolor. Esta sensibilidad está causada por problemas en las vías de procesamiento del dolor del sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal).
Esto se denomina sensibilización central y es la teoría más aceptada como causa de la fibromialgia. 
Aún no sabemos qué desencadena la sensibilización central, aunque algunos expertos creen que el estrés, las lesiones o las infecciones, pueden jugar un papel importante.
Vamos a hacer un breve repaso de la biología sobre el sistema nervioso. Una sensación de dolor en la piel o los músculos («la periferia»), dispara una señal nerviosa que viaja a la médula espinal. La señal de dolor se envía al cerebro, donde activa diferentes regiones, que procesan la respuesta emocional al dolor. 
 
La actividad cerebral también puede amplificar la sensación de dolor. 
Muchos estudios de pacientes con fibromialgia han encontrado niveles anormales de diferentes neurotransmisores involucrados en el procesamiento del dolor, que incluyen serotonina, dopamina, glutamato y sustancia P (un Neuro-transmisor implicado en el aumento de la respuesta inflamatoria, y su participación en la percepción del dolor).
Sentimos dolor cuando otras personas solo experimentan una ligera presión. Los estudios de imágenes cerebrales de personas con fibromialgia muestran una mayor actividad en las regiones del cerebro que procesan el dolor en respuesta a las sensaciones tanto dolorosas, como no dolorosas, acompañadas de respuestas neuronales alteradas.
Los medicamentos para la fibromialgia, como Cymbalta, trabajan para aumentar el nivel anormalmente bajo de neurotransmisores, como la serotonina, mientras que otros, como Lyrica, trabajan para disminuir el número de señales nerviosas dolorosas. 
Las prácticas de mente y cuerpo, como la meditación de atención plena, parecen reducir el dolor al cambiar la actividad cerebral amortiguando la experiencia de las sensaciones de dolor.
 
Fibromialgia: ¿un trastorno mitocondrial?
¿Podría la fibromialgia ser causada por mitocondrias disfuncionales? 
Los estudios muestran que el ADN mitocondrial dañado puede causar una respuesta inflamatoria en el tejido circundante, y la inflamación puede causar dolor.
Los investigadores han encontrado anomalías significativas en el funcionamiento mitocondrial de las personas con fibromialgia, especialmente en las fibras musculares. 
Recientemente, un equipo de investigación español tomó biopsias de piel de pacientes con fibromialgia, y probó varios indicadores diferentes del funcionamiento mitocondrial. 
Dado que las mitocondrias en los pacientes con fibromialgia tenían un rendimiento muy bajo, los investigadores decidieron buscar inflamación. Y lo encontraron, en la forma de duplicar los niveles habituales de citoquinas proinflamatorias. La disfunción mitocondrial podría contribuir al dolor de la fibromialgia.
Además, varios estudios han encontrado que los suplementos que mejoran la función mitocondrial también mejoran los síntomas de la fibromialgia, incluidos la CoQ10 la D-Ribosa y el ácido málico.
 
Pensamientos finales
¿Cómo podemos identificar una causa única cuando hay tantas funciones corporales anormales?. Parece claro que la afección no es causada solo por el cerebro (sistema nervioso central) o el cuerpo (por ejemplo, disfunción mitocondrial), sino por ambos.

Lo único que debería ser obvio a estas alturas es que necesitamos 
una mayor inversión en investigación de las causas de la fibromialgia, para que 
podamos descubrir qué está sucediendo realmente dentro de nuestros 
cuerpos.


Gracias por leernos!

Por: B. Cetina
Imagen de: CeFaGen