Fibromialgia y la boca seca. Cuál es la causa? Tratamiento.

Boca seca es la sensación de que no hay suficiente saliva en su boca. 

Muchas personas sienten la boca seca en algún momento, sobre todo si están nerviosas, enojadas o estresadas. 
Pero si siente la boca seca todo o la mayor parte del tiempo, puede ser incómodo y puede ocasionar serios problemas de salud.
Los síntomas de la boca seca incluyen:
•  Sensación pegajosa y seca en la boca
•  Problemas para masticar, tragar, degustar o hablar
•  Sensación de ardor en la boca
•  Sensación de sequedad en la garganta
•  Labios resecos
•  Lengua seca y áspera
•  Llagas en la boca
•  Infecciones en la boca
La boca seca no es una parte normal del envejecimiento. Las causas pueden ser algunas medicinas, radioterapia, quimioterapia y daños a los nervios. 
Algunas enfermedades como los trastornos de las glándulas salivales, el 
síndrome de Sjögren, VIH/SIDA y diabetes también pueden causar sequedad bucal. El tratamiento depende de la causa.

Fibromialgia, Lupus, puedo tener ambas condiciones al mismo tiempo?

 

 

Aprenda cómo su médico puede diferenciar entre fibromialgia y lupus.

Mi médico de cabecera, sospechando que podría tener lupus me remitió a un Reumatólogo, que diagnosticó Fibromialgia.
¿Es posible tener síntomas de Lupus, pero en realidad tener fibromialgia?

 

Averiguar si un paciente tiene Lupus, Fibromialgia o ambos –lo que es

 

totalmente posible– requiere una historia médica minuciosa, examen físico y

 

pruebas de laboratorio.

 

El diagnóstico de Lupus y Fibromialgia puede ser difícil porque las condiciones

 

comparten algunos síntomas. Durante la consulta médica, los pacientes con

 

Fibromialgia suelen describir sus síntomas como: fatiga y un dolor muscular

 

generalizado o dolor que se suele agravar por la falta de un descanso nocturno de

 

calidad.

 

Algunas señales comunes del lupus son:

 

•  Erupciones de color rojizo o cambio de color en la cara, a menudo en forma de

 

mariposa sobre la nariz y las mejillas

 

•  Dolor o inflamación en las articulaciones

 

•  Fiebre inexplicable

 

•  Dolor de pecho al respirar profundamente

 

•  Inflamación de glándulas

 

•  Fatiga extrema (sentirse cansado todo el tiempo)

 

•  Pérdida inusual del cabello (especialmente en el cuero cabelludo)

 

•  Los dedos de las manos o de los pies se vuelven pálidos o morados debido al frío

 

o el estrés

 

•  Sensibilidad al sol

 

•  Conteo bajo de las células de la sangre

 

•  Depresión, dificultad para pensar o problemas con la memoria.

 

Otras señales son úlceras o aftas en la boca, convulsiones inexplicables,

 

alucinaciones (ver cosas que no están allí), abortos involuntarios repetidos y

 

problemas inexplicables en los riñones.

 

El examen físico de una persona con fibromialgia muestra las articulaciones se

 

mueven normalmente y no se hinchan. Los pacientes de fibromialgia tienen zonas

 

fibrosas sobre los músculos, y presionar esas áreas causa dolor (puntos gatillo).

 

El examen de una persona con Lupus puede mostrar dolor en las articulaciones,

 

rigidez, hinchazón o movimiento anormal. En la mayoría de los casos, la historia

 

clínica y el examen físico del paciente conducen al diagnóstico. Las pruebas de

 

laboratorio generalmente confirman el mismo.

 

La prueba de sangre que mide el nivel de anticuerpos antinucleares (ANA) suele

 

ser positivo en personas que tienen lupus, pero también puede ser positivo en

 

aquellos con artritis reumatoide (AR), esclerodermia y síndrome de Sjögren.

 

Un reumatólogo llevará a cabo varias pruebas especiales para confirmar el Lupus.

 

En las personas con fibromialgia todos los análisis de sangre suelen ser

 

normales. Un diagnóstico adecuado es importante porque los tratamientos para el

 

Lupus y la Fibromialgia son diferentes.

 

Cuando una persona tiene Fibromialgia y Lupus, los tratamientos dependen de

 

los síntomas. El médico puede darle aspirina o un medicamento para el

 

tratamiento de las articulaciones inflamadas y la fiebre. Podría recetarle

 

cremas o ungüentos para las erupciones de la piel.

 

Para los problemas más serios, se pueden utilizar medicamentos más fuertes como

 

los que se usan para la malaria (antipaludismo), los corticoesteroides, los

 

medicamentos para la quimioterapia y los medicamentos biológicos,

 

incluyendo un inhibidor específico de los linfocitos B (BLyS). Su médico

 

determinará un tratamiento basado en sus síntomas y necesidades.

 

La terapia física, el asesoramiento y los medicamentos indicados por el

 

Reumatólogo, pueden ayudar a mejorar los dolores musculares, el sueño y los

 

cambios de humor, asociados con la Fibromialgia.

 

Puntuación: 1 de 5.

ACEITE DE ONAGRA, útil para la FIBROMIALGIA, para la ARTRITIS REUMÁTICA y SFC


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

function googleTranslateElementInit() { new google.translate.TranslateElement({ pageLanguage: \’es\’ }, \’google_translate_element\’); } Algunas personas usan el aceite de onagra para el síndrome de fatiga crónica (SFC), el asma, las lesiones nerviosas relacionadas con la diabetes, el síndrome de Sjögren, para un trastorno de comezón llamado dermatitis nerviosa, para la hiperactividad infantil y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), para la obesidad y pérdida de peso, para la tos convulsa y los trastornos gastrointestinales, 

incluyendo la colitis ulcerativa, el síndrome del intestino irritable, y la úlcera péptica.
Qué es?
El aceite de onagra es el aceite obtenido de la semilla de la planta llamada onagra. 
El aceite de onagra se usa para tratar trastornos de la piel como eczema, psoriasis y acné. 
También se usa para la artritis reumática, los huesos débiles (osteoporosis), el síndrome de Raynaud, la esclerosis múltiple, el síndrome de Sjögren, el cáncer, el colesterol elevado, las enfermedades cardíacas, para un trastorno de movilidad en los niños llamado dispraxia, para el dolor de pierna debido al bloqueo de vasos sanguíneos (claudicación intermitente), para el alcoholismo, la enfermedad de Alzheimer, y la esquizofrenia.
Algunas personas usan el aceite de onagra para el síndrome de fatiga crónica (SFC), el asma, las lesiones nerviosas relacionadas con la diabetes, para un trastorno de comezón llamado dermatitis nerviosa, para la hiperactividad infantil y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), para la obesidad y pérdida de peso, para la tos convulsiva y los trastornos gastrointestinales incluyendo la colitis ulcerativa, el síndrome del intestino irritable, y la úlcera péptica.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Las mujeres usan el aceite de onagra durante el embarazo para prevenir el alza de la presión arterial (pre-eclampsia), para acortar la duración del parto, para iniciar el parto y para prevenir retrasos en el nacimiento. 
Las mujeres también usan el aceite de onagra para el síndrome premenstrual (SPM), el dolor en el seno, la endometriosis, y los síntomas de la menopausia tales como los rubores o el bochorno.
En los alimentos, el aceite de onagra se usa como una fuente dietética de ácidos grasos esenciales.
En la industria manufacturera, el aceite de onagra se usa en jabones y cosméticos.

La osteoporosis, si se usa en combinación con calcio y aceites de pescado.
Reducir los síntomas de un tipo de trastorno de la piel llamado dermatitis atópica (eczema).

El síndrome de fatiga crónica (SFC). Hay evidencia preliminar que indica que una combinación específica de aceite de onagra y aceites de pescado (Efamarine) podría disminuir los síntomas del SFC.

La artritis reumática (AR). Algunos estudios muestran que el aceite de onagra disminuye el dolor en la AR.

El síndrome de Sjögren (un trastorno auto inmune en el cual ciertas células del cuerpo atacan y destruyen las glándulas que producen las lágrimas y la saliva).
Las enfermedades cardíacas.
El colesterol elevado.
La enfermedad de Alzheimer.

¿Cómo funciona?
El aceite de onagra contiene “ácidos grasos” Algunas mujeres con dolor de los senos pueden no tener niveles suficientemente altos de ciertos “ácidos grasos.” Los ácidos grasos también parecen ser capaces de disminuir la inflamación relacionada con condiciones como artritis y eczema.
Advertencias y precauciones especiales:
Embarazo y lactancia: El tomar aceite de onagra POSIBLEMENTE NO ES SEGURO durante el embarazo. Podría aumentar la posibilidad de tener complicaciones. No lo use si está embarazada.

Durante la lactancia es POSIBLEMENTE SEGURO tomar aceite de onagra, pero es mejor consultar antes con su proveedor de atención médica.
NOS LIMITAMOS A INFORMAR SOBRE LAS HIERBAS MEDICINALES, NO RECOMENDAMOS SU USO, USTED DECIDIRÁ SI LO UTILIZA O NO.
NO TOME NINGÚN MEDICAMENTO SIN CONSULTAR ANTES CON SU MÉDICO.

¡Gracias por leernos!
👇Comparte!👇



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: \»ca-pub-3259923220346730\», enable_page_level_ads: true });


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});