Fibromialgia, el estrés físico y emocional, nerviosismo, ansiedad: terapia muy útil.

Mindfulness es una enseñanza que proviene del budismo, una doctrina filosófica que data de 2500 años a.C.
El término Mindfulness significa intención, atención pura, recepción y presencia del corazón.

Es un concepto rico y múltiple: abarca a la vez una práctica formal de meditación y también una manera de percibir el mundo, a la vida y a uno mismo.

¿Cómo llega esta sutil y milenaria disciplina de Oriente a ser abrazada por Occidente?
Ya por los años 60 los viajes de Los Beatles a la India (a estudiar con Maharishi Mahesh Yogui), se volcaron ávidamente a buscar experiencias místicas y conocimientos en el budismo, el hinduismo, el Tantra y el Tao.
Es por esos años que la meditación, el yoga, el Tai Chi, el Chi Kung y otras disciplinas hicieron su desembarco en Occidente.


El programa que hizo historia

En 1979, el biólogo molecular Kabat-Zinn, practicante de yoga y meditación Zen de larga data, llegó a una intersección crucial en su vida: se propuso investigar los posibles beneficios de las disciplinas que estudiaba, para conocer la mente y aliviar el estrés, en un contexto clínico.
Desarrolló entonces un curso de medicina mente-cuerpo de ocho semanas de duración, basado en prácticas contemplativas y totalmente despojado de creencias religiosas y culturales.
Lo llamó práctica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena. El curso fue un éxito: el programa demostró ser eficaz para aliviar un amplio abanico de síntomas: fobias y ansiedad, trastornos de la alimentación, conductas adictivas, trastorno límite de la personalidad, depresiones recurrentes, dolor crónico, psoriasis y muchas otras dolencias.
Tan acertada resultó la iniciativa que la prepaga más importante de Estados Unidos, incorporó al poco tiempo el programa a su cobertura, habiendo comprobando que el modelo Mindfulness ofrecía beneficios a corto, mediano y largo plazo.
El programa fundado por Kabat-Zinn dio origen a la Clínica de Reducción de
Estrés. Ambos fueron tema del documental «La curación y la
mente», a cargo del periodista B. Moyers, así como de un libro del mismo
nombre.
El programa Mindfulness comenzó a implementarse en más de 200 centros médicos de EEUU y Europa, y se extendió más allá del ámbito clínico.
En los años siguientes, Kabat-Zinn entrenó en atención plena a presidentes de empresas, jueces, miembros del clero, atletas olímpicos y miembros del Congreso de Estados Unidos.

Monjes en el laboratorio
En 1985, un encuentro entre tres visionarios dio nacimiento a una organización sin fines de lucro dedicada a investigar el cruce entre las neurociencias y el budismo, con el fin de ayudar a aliviar el sufrimiento y promover la salud a través de un rol activo de auto-cuidado.
En el 2005, un ejemplar de la revista National Geographic reflejó estos avances con una tapa que mostraba a un monje tibetano con la cabeza cubierta de 128 electrodos, y preguntaba: «¿Qué secretos guardan los cerebros de las personas que han dedicado años a la práctica de la meditación budista?»
La respuesta que daba la nota era contundente:
Numerosas investigaciones habían revelado que el ejercicio sostenido de la práctica contemplativa produce cambios en diversas estructuras cerebrales y modifica los procesos cognitivos y afectivos.
Estos descubrimientos terminaron de cimentar el interés en Mindfulness por los beneficios evidentes en toda persona que la cultiva disciplinadamente con intención, atención pura, paciencia y corazón