Un examen específico puede ayudar a diagnosticar la Fibromialgia y calcular los espasmos musculares. Cuál es?


En un estudio reciente, encontraron que muchos pacientes con fibromialgia experimentan:
Una Alta Estimulación muscular
-La misma se caracteriza por calambres musculares y la incapacidad de controlar el movimiento– y esto puede estar asociado al malestar de los pacientes.

 

Las personas con fibromialgia tienden a tener sensibilidad y dolor generalizado puntos dolorosos en los músculos, tendones y articulaciones.

 

La fibromialgia pueden dar lugar a una calidad negativa de la vida de los pacientes.
Es difícil de diagnosticar debido a su amplia cantidad de síntomas y la falta de pruebas de diagnóstico bien definidas.

 

Entre las pruebas para evaluar los síntomas de la fibromialgia está:
La electromiografía, (muestra la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos), y puede determinar alteraciones en la actividad muscular y vincularlas a los síntomas de dolor del músculo.

 

 

Además, la prueba de isquemia-hiperpnea:
Se puede utilizar para determinar más específicamente los efectos de los calambres musculares y la incapacidad de controlar el movimiento muscular.
El estudio, «la prueba de isquemia-hiperpnea es útil para detectar pacientes con síndrome de fibromialgia«,  tuvo como objetivo determinar la frecuencia de las contracciones musculares en los pacientes de fibromialgia,   y así evaluar su utilidad como herramienta de diagnóstico.
Un total de 145 pacientes con fibromialgia se sometió a pruebas comunes de electromiografía, para descartar cualquier daño muscular o nervioso, y también para evaluar los efectos de los calambres musculares y la incapacidad de controlar el movimiento muscular.
Se evaluó la calidad de vida en general, las puntuaciones de dolor, grado de discapacidad, trastornos psicológicos, y la calidad del sueño.
De acuerdo con los resultados de la prueba de isquemia-hiperpnea los pacientes fueron divididos en tres grupos:
62,52% de los pacientes fueron positivos en la frecuencia de espasmos musculares, 22,76% resultaron negativos (no tenían espasmos musculares), y 11,72% estaban en el límite de tenerlos.
Estos resultados indican que la mayoría de los pacientes con fibromialgia sufren de contracciones musculares y movimientos musculares incontrolables.

Al comparar los tres grupos en relación con fibromialgia los investigadores observaron que los pacientes positivos en calambres musculares y la incapacidad de controlar el movimiento muscular, eran más jóvenes, un promedio de 52,55 años de edad.
En comparación con los 58 años de edad en el grupo negativo (no tenían espasmos musculares).
Los pacientes positivos también presentaron una energía física inferior, poca capacidad para realizar actividades sociales, gran fatiga, y una mala calidad de vida mental en general, comparado a los pacientes que tuvieron resultados negativos. 
Los calambres musculares y la incapacidad de controlar el movimiento muscular asociado el malestar de los pacientes, «está presente en la mayoría de los enfermos de fibromialgia y causan un sufrimiento mayor, dando lugar al deterioro de la calidad de vida».
El equipo cree que la prueba de isquemia-hiperpnea, podría ser una herramienta útil para el diagnóstico de la fibromialgia y para identificar a los pacientes con resultados que afectan su calidad de vida.
 
¡GRACIAS POR LEERNOS!
 

Por: Alice Melão
Información extraída de: 
Imagen de: 20Minutos

Fibromialgia en niños y adolescentes. Similitudes y diferencias con la condición en adultos.

Aunque la fibromialgia se asocia más con los adultos, también 

puede afectar a los niños y adolescentes, con la presentación de 
muchos síntomas iguales pero algunas trastornos asociados diferentes y, 
para las personas con fibromialgia juvenil hay pocas opciones de 
tratamiento. 
La fibromialgia en adultos ha sido objeto de una amplia investigación, pero las
preguntas de cómo la fibromialgia afecta a niños y adolescentes, especialmente a
las niñas, están siendo tratados y estudiados.
Los autores resumen las áreas de semejanzas y diferencias entre la 
fibromialgia juvenil y la adulta.
A pesar de que la aparición de la fibromialgia en adultos es 
diferente al inicio de la fibromialgia juvenil, los síntomas característicos de dolor
generalizado, dificultades para dormir, fatiga son
similares en ambos grupos. 
Los informes recientes sugieren que los trastornos psicológicos asociados son
menos severos en pacientes menores con fibromialgia, en comparación con los
adultos. 
Como consecuencia de ello, los pacientes más jóvenes pueden tener 
pronóstico general más positivo.
Los adolescentes con fibromialgia a menudo tienen laxitud o 
hipermovilidad articular 👈👈 una condición asociada que rara vez se 
menciona en los adultos. 
Un estudio reciente encontró que en alrededor del 40 por ciento de los 
pacientes con fibromialgia juvenil había puntuaciones elevadas en la Escala
de Beighton, una medida basada en el número de articulaciones hipermóviles.
Debido a que la fibromialgia juvenil progresa hasta la edad adulta 
afectando la calidad de vida el reconocimiento y tratamiento precoz 
es de inmensa importancia.

Los medicamentos que han demostrado ser beneficiosos en adultos también se han utilizado en niños y, en ocasiones, son eficaces. Algunas opciones frecuentes son las siguientes:

  • Antidepresivos. La duloxetina (Cymbalta, Drizalma) y el milnacipran (Savella) pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga. La amitriptilina puede ayudar a aliviar el dolor y promover el sueño. Otros antidepresivos pueden incluir fluoxetina (Prozac, Sarafem, otros), venlafaxina (Effexor XR) o bupropión (Wellbutrin SR, Contrave, otros).
  • Medicamentos anticonvulsivos. A menudo, los medicamentos diseñados para tratar la epilepsia ayudan a reducir ciertos tipos de dolor. La gabapentina (Neurontin, Gralise) y la pregabalina (Lyrica) a veces se recetan a los adolescentes para reducir el dolor de la fibromialgia. (Clínica Mayo)
La terapia 👉👉 cognitivo conductual es un tipo de terapia de conversación que se
ha estudiado bien en el tratamiento del dolor crónico en los niños. Se enfoca en
ayudarlos a controlar su dolor usando técnicas como tratamientos basados en la
relajación, distracción y detención del pensamiento. Estas técnicas pueden ayudar a
reducir la discapacidad y la depresión. (Clínica Mayo)
Un ensayo clínico aleatorio controlado demostró que los adolescentes a 
los que se les enseñó habilidades de comportamiento para afrontar al 
dolor, mostraron en un período de seguimiento de seis meses niveles 
significativamente más bajos de discapacidad en comparación con los 
pacientes del grupo de control. 
Los síntomas de la depresión disminuyeron 
significativamente, alcanzando niveles normales estándar para 
adolescentes sanos por el final del estudio. 
La terapia cognitivo-conductual mostró mejores resultados en los 
pacientes con fibromialgia juvenil, que en los adultos.
A pesar de las mejoras significativas en las pautas de diagnóstico y 
tratamientos adecuados a la edad, los autores hicieron hincapié en la 
necesidad de continuar la investigación de mejores opciones de terapia 
farmacológicas y no farmacológicas para la fibromialgia juvenil.
Loa hallazgos pueden permitir a los investigadores identificar los 
factores de riesgo tempranos y entender mejor cómo abordar 
actualmente, y a futuro estrategias terapéuticas para corregir estos 
riesgos, evitando posiblemente la progresión de la enfermedad en la edad 
adulta de manera efectiva.
¡Gracias por leernos!