Fibromialgia, síntomas, diagnóstico, tratamiento.

La fibromialgia es un conjunto de síntomas. ¿Cuáles son?

La fibromialgia es una enfermedad de causa desconocida y el síntoma principal es el dolor a la presión y palpación en localizaciones físicas específicas. 

El dolor suele ser difuso y persistente, quemante, punzante o penetrante. 

Involucra todo el cuerpo y el esqueleto axial (huesos que soportan el peso del cuerpo como la columna vertebral, tórax, pelvis, cuello y cabeza). Las zonas más frecuentemente afectadas son la lumbar, cervical, hombros, rodillas, muslos y brazos.

El dolor suele empeorar con el frío, infecciones, estrés y falta de sueño.

Otro de los síntomas asociados al dolor son el agotamiento o fatiga crónica, sin causa que lo justifique. Varía durante el día, desde una intensidad moderada a severa. 

Son frecuentes los trastornos del sueño, problemas para conciliar el sueño o interrupciones frecuentes del mismo durante la noche, resultando en un sueño no reparador. 

Otros síntomas asociados:

  • síndrome del colon irritable, 
  • síndrome de vejiga irritable, 
  • rigidez del cuerpo, generalmente matutina, 
  • cefaleas, 
  • malestar abdominal, 
  • parestesias, entumecimiento y 
  • mareos. 

La fibromialgia no es una enfermedad mental, aproximadamente el 30% de los enfermos cursan al mismo tiempo cuadros de ansiedad o depresión a veces preexistente, y muchas veces secundaria a la enfermedad. 

También encontramos trastornos cognitivos, como dificultad para concentrarse o para retener información (fibro-niebla).

Tratamiento de la fibromialgia

Es una enfermedad crónica, pero el pronóstico puede mejorar con un diagnóstico precoz, información correcta, y un tratamiento combinado adecuado al paciente. 

Hasta el momento no existe un tratamiento curativo, pero sí hay excelentes resultados con tratamientos interdisciplinarios. 
Dentro de las opciones de tratamiento se recomiendan: 
  • programas de ejercicios aeróbicos, 
  • ejercicios de fortalecimiento muscular y de 
  • estiramiento o flexibilidad, 
  • técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad, 
  • programas educativos que le ayuden a comprender y controlar la 

         fibromialgia. 

Con respecto al tratamiento farmacológico, hay varios medicamentos aprobados para la fibromialgia, que han resultado eficaces en el manejo de los síntomas.
Por: B. Cetina 
Información extraída de: 

Política de privacidad del uso de productos de Google

La Fibromialgia y las anormalidades en el corazón

Se dice mucho respecto al cerebro y los nervios de las personas con fibromialgia, también respecto a las hormonas, el sistema inmunológico y los problemas digestivos. 
De lo que no se oye mucho es del corazón y eso debe cambiar. 
Los investigadores han descubierto información sobre enfermedades cardíacas, y anormalidades cardíacas en la fibromialgia que todos debemos saber.

 

 

 
 
Fibromialgia y las enfermedades cardíacas
Que exista un mayor riesgo de tener un problema de salud, no significa que usted lo vaya a desarrollar. Conocer su riesgo es algo positivo, porque le brinda la oportunidad de realizar cambios saludables.
Las investigaciones sugieren que las mujeres con fibromialgia tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca que las mujeres sanas. 
Se ha realizado un estudio documentando, factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular que incluyen:
♣  Circunferencia de la cintura
♣  Porcentaje de grasa corporal
♣  Frecuencia cardíaca en reposo
♣  Presión sanguínea
♣  Aptitud cardiorrespiratoria
♣  Cigarrillos fumados por día
Al comparar los dos grupos, encontraron que las mujeres del grupo de fibromialgia:
♦  Tenían mayor circunferencia de cintura
♦  Tenían más grasa corporal
♦  Fumaron más cigarrillos
♦  Tenían niveles más bajos de aptitud cardiorrespiratoria
El sobrepeso y encontrarse fuera de forma es una consecuencia lógica de una enfermedad crónica, especialmente cuando su enfermedad hace que el esfuerzo físico sea extremadamente difícil para su cuerpo. Cuando moverse provoca dolor, las personas tienden a moverse menos.
También notaron que los participantes con fibromialgia que hacían menos ejercicio tenían factores de riesgo más altos, que aquellos que realizaban actividad física de moderada a vigorosa.
 
Insuficiencia cardíaca en la fibromialgia
Un estudio de 2017 sugiere que la fibromialgia es especialmente común en personas con insuficiencia cardíaca crónica. La fibromialgia se asoció con peores resultados en la insuficiencia cardíaca crónica.
De las 57 personas con insuficiencia cardíaca crónica que fueron estudiadas, 13 cumplieron con los criterios de diagnóstico para la fibromialgia. Eso es casi el 23 por ciento, que es considerablemente más alto que la tasa en la población general, que se estima entre el tres y el seis por ciento.
Las personas con fibromialgia también tenían más probabilidades de tener síndrome de sensibilidad central, especialmente Trastorno de la articulación témporomandibular, dolor de cabeza y vejiga irritable.
 
Más allá del peso y la forma física
Nuestro mayor riesgo de enfermedad cardíaca es atribuible a los niveles de peso y condición física? Probablemente no. La investigación también ha encontrado anomalías cardíacas relacionadas con la fibromialgia que no tienen nada que ver con ellos.
Un estudio del ejercicio que detalla varias anomalías en el grupo de fibromialgia incluye: 
•  Retraso en la recuperación de la frecuencia cardíaca
•  Incompetencia cronotrópica 
En este estudio, las pacientes y los grupos de control coincidieron con el índice de masa corporal y con la edad, por lo que los participantes con fibromialgia no tenían más sobrepeso que las mujeres sanas. La ‘incompetencia cronotrópica’ significa que el corazón no puede aumentar su frecuencia lo suficiente como para hacer frente a las demandas de la actividad. Se sabe que produce intolerancia al ejercicio y es común en personas con enfermedades cardiovasculares.
La intolerancia al ejercicio ha sido durante mucho tiempo una característica conocida de la fibromialgia, y esto podría ayudar a explicar por qué. 
Esto debería ofrecer cierta reivindicación a muchas personas con esta afección a quienes se les ha dicho que solo necesitan «hacer más ejercicio» y estarán bien, por quienes no entienden (o se niegan a considerar) que más ejercicio significa síntomas más severos.
Se cree que el sistema nervioso autónomo está desregulado en la fibromialgia. Éste controla muchas funciones automáticas del cuerpo, incluidas la frecuencia cardíaca y la presión arterial
Los investigadores analizaron las variaciones de los latidos del corazón de las personas con fibromialgia. Encontraron patrones que eran anormales y distintos de los de las personas sanas, lo que nuevamente sugiere problemas con el sistema nervioso autónomo y su control de la frecuencia cardíaca.
Se descubrió que el baroreflejo cardíaco tenía una participación más baja durante una prueba de estado activo en personas con fibromialgia, que en controles sanos. Cuanto menor fue la participación del baroreflejo más grave fue el caso de fibromialgia.
Un estudio encontró que la fibromialgia era especialmente frecuente en personas que se quejaban de palpitaciones cardíacas (latidos cardíacos rápidos)
Se analizó la respuesta de la frecuencia cardíaca durante el ejercicio de bajo nivel, en la fibromialgia y no se encontró diferencias entre las pacientes y los grupos de control. Con niveles de ejercicio más altos, los participantes con fibromialgia tuvieron más dificultades para alcanzar el consumo máximo de oxígeno, quizás debido a respuestas metabólicas anormales.
 
Posibles Tratamientos
Se están investigando algunos tratamientos para algunas de las anomalías cardíacas específicas relacionadas con la fibromialgia. Se examinaron los efectos de la respiración lenta en la fibromialgia, porque se demostró que es eficaz para moderar los síntomas. Durante la respiración normal, en comparación con los controles, el grupo de fibromialgia mostró diferencias en la frecuencia cardíaca.
Los participantes con fibromialgia mostraron una función autónoma mejorada durante la respiración lenta, y una mejora aún mayor con la respiración asistida mecánicamente. 
También se investigó si algo llamado Entrenamiento de Extinción Sistólica, era un tratamiento efectivo para las personas con fibromialgia que muestran una respuesta al estrés, elevando la presión arterial elevada.
Dicho entrenamiento combina cambios ambientales, de estilo de vida y de comportamiento. Informaron que el Entrenamiento de Extinción Sistólica provocó una remisión del dolor significativa y duradera y fue más efectiva que los otros tratamientos. 
 
Moderando su riesgo
Si le preocupan estos factores de riesgo, hable con su médico al respecto e intente realizar cambios lentos y graduales en lugar de saltar a una nueva dieta y régimen de ejercicios. Nuestros cuerpos no reaccionan bien a cambios repentinos y extremos.
La sabiduría convencional nos dice que podemos mejorar la salud de nuestro corazón al comer ciertos alimentos, perder peso y hacer ejercicio. Debido a que tiene fibromialgia, es probable que algunas de esas cosas sean más difíciles que para la mayoría de las personas, aunque perder peso también puede ayudar a aliviar los síntomas de la fibromialgia.
Si nos cuidamos, podremos aumentar gradualmente nuestros niveles de actividad, pero todo depende de cómo lo abordemos. Muchas personas con fibromialgia se benefician de ejercicios suaves, como yoga, Tai Chi,  Qigong y ejercicios en agua tibia.
 


Proyecto al-Andalus, publicado en la revista
Clinical and Experimental Rheumatology.
 

 

Fibromialgia: mareos, vértigo, caídas, caminar inestable. ¿Cómo los prevenimos y evitamos?

En la fibromialgia son quejas comunes, los mareos, el mal balance corporal y las caídas.

A algunos pacientes les ocurre muy de vez en cuando, en cambio hay otros casos en que es una molestia casi constante que puede ser severamente cansadora y causar lesiones por caídas.

Caerse, especialmente si ocurre frecuentemente, es un problema serio. Vivimos con dolor casi constante, lo último que necesitamos es caernos y lastimarnos y provocarnos aún más dolor. Las caídas reiteradas o el sentimiento, al ir caminando, de que nos estamos inclinando hacia un lado y que en cualquier momento nos caemos, puede llevarnos a tener temor a salir de nuestro hogar. Lo que nos lleva a ser inactivos que es muy contraproducente para nuestra salud física.
Según un estudio de Reumatología Clínica, el 73% de las personas con fibromialgia tienen miedo a la actividad física debido a los mareos y el temor a caerse y casi el 75% tienen problemas de equilibrio.
El hecho de caerse no es un síntoma sino una consecuencia de los síntomas, como mareos y desequilibrio. Los problemas de equilibrio también pueden relacionarse con cambios en la forma de caminar.
Por qué la fibromialgia implica estos problemas?
Qué podemos hacer con ellos?
Fibromialgia y los mareos
En la fibromialgia, el mareo suele suceder cuando uno se levanta rápido de la cama o de recoger algo del suelo. La aparición repentina de mareos puede hacer que sienta que se balancea, se tambalee, se golpee con las cosas, inclusive puede hacer que se caiga o se desmaye (hipotensión de origen neurológico).
Los mareos y desmayos en esta enfermedad pueden estar vinculados a un subgrupo de pacientes en particular que también presentó mayores niveles de dolor, así como una variedad de síntomas y condiciones independientes unos de otros, incluyendo disfunción cognitiva (fibro-niebla), vejiga irritable, vulvodinia y síndrome de piernas inquietas, de acuerdo con un estudio de 2017 publicado en el European Journal of Pain.
La investigación sugiere que este síntoma proviene de la disfunción del sistema nervioso autónomo llamada disautonomía.
El sistema nervioso autónomo está involucrado con una gran variedad de funciones críticas en su cuerpo, incluyendo la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal, el metabolismo y la digestión.
Los mareos resultantes de la disautonomía tienen una variedad de nombres, intolerancia ortostática, hipotensión de origen neurológico, o ‘síndrome de taquicardia ortostática postural’. Esto significa que el corazón y el cerebro no se comunican correctamente entre sí.
Lo normal es que cuando usted se levanta de una posición de agachado, acostado o sentado, el sistema nervioso autónomo aumente su presión arterial, para luchar contra la gravedad y mantener un suministro suficiente de sangre en su cerebro. Con disautonomía, esto no funciona como debería.
La presión arterial puede bajar imprevistamente cuando usted se levanta y resulta en mareos y/o aturdimiento, ver todo negro, sensación de desmayo y sensación de irrealidad.
En el síndrome de taquicardia ortostática postural, la frecuencia cardíaca se acelera a medida que disminuye la presión arterial.
O sea que el mareo puede estar acompañado con palpitaciones, visión borrosa, aumento de la frecuencia del pulso, dolor en el pecho, y un tipo de desmayo llamado síncope vasovagal (ver todo negro), la persona no llega a desvanecerse, simplemente no ve y a su alrededor todo  parece irreal, afortunadamente desaparece bastante rápido…
Por fortuna no a todas las personas que sufren de mareos relacionados a la fibromialgia, les ocurren las situaciones nombradas en el párrafo anterior.
Los investigadores encontraron que los mareos y palpitaciones eran más comunes que los ‘desmayos’ y demás síntomas.
También dicen que el síndrome de taquicardia ortostática postural fue uno de los síntomas de fibromialgia más comunes, que observaron durante las pruebas de la mesa inclinada, que mide la respuesta de su cuerpo y cerebro a los cambios de posición.
Balance corporal y problemas de marcha en la fibromialgia
Además de la posibilidad de caídas, las personas con fibromialgia caminan de manera diferente, anormal, que las personas sanas (seguramente el médico que lo diagnosticó lo hizo caminar unos pasos, verdad?).
En un estudio de 2017 sobre el rendimiento funcional, los investigadores dijeron que la marcha y el equilibrio estaban gravemente afectados en esta condición.
Las diferencias incluyeron:
– Paso considerablemente más corto
– Paso lento
– La forma en que el cuerpo se balancea al caminar
Los investigadores señalaron que las diferencias de marcha y equilibrio eran peores en las personas que tenían más dolor, rigidez, fatiga, ansiedad y depresión. Recomendaron que los médicos evaluaran la marcha y la postura de sus pacientes con fibromialgia, con el fin de encontrar el mejor tipo de rehabilitación y prevención de caídas.
Este estudio es parte de un creciente cuerpo de literatura científica que demuestra que el desequilibrio y los problemas de la marcha en esta enfermedad, pueden conducir a caídas. La evaluación y el tratamiento de estos síntomas puede no ser una prioridad para su médico.
Aliviar el mareo y riesgo de caídas en la fibromialgia
Cuanto más éxito tenga en el tratamiento de su fibromialgia, menos de estos síntomas deberían ser un problema. Si necesita más atención o no ha podido encontrar tratamientos eficaces, hay varias opciones.
Para el síndrome de taquicardia ortostática postural, hipotensión ortostática o hipotensión de origen neurológico, su médico puede recomendar medicamentos que ayuden a paliar los síntomas.
Estos pueden incluir:
Benzodiacepinas: (medicamentos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes).
Bloqueadores beta: (recetados por un Cardiólogo después de descartar otros problemas físicos).
Su médico también puede recomendarle una derivación a un Neurólogo especialista en Vértigo, este médico le hará una serie de evaluaciones físicas especiales y le indicará varios estudios para descartar otros problemas físicos. Luego, si los los resultados dan normales, le indicará un medicamento especial para el vértigo, doy fe de que con él estará bien.
Si usted fuma, las investigaciones sugieren que deje de fumar ya que puede ayudar a aliviar el desvanecimiento y otros varios síntomas de la fibromialgia.
También puede preguntarle a su médico si algo como yoga, tai chi, o Chi kung, prácticas que ayudan con el equilibrio, son seguros para usted.
Hasta que encuentre maneras de mejorar estos síntomas, debe tener cuidado. Los dispositivos de ayuda, como un bastón o un andador, pueden ayudarle a mantenerse de pie y caminar con mayor seguridad.
Los ejercicios en posición sentada pueden ser la opción más segura, son sin duda una mejor opción que ser menos activo de lo que debería ser.

Por: B. Cetina

Imagen de: News digitales

Política de privacidad del uso de productos de Google